encuestas apuntan a que sea el que más crezca

Cs insiste en que no harán presidenta a Díaz aunque haya que repetir elecciones

La formación naranja copia la campaña de Arrimadas: apela a "la mayoría silenciosa" de Andalucía contra "40 años" de PSOE

Foto: La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante un desayuno-coloquio organizado por la Cámara de Comercio en Sevilla, en el que ha presentado al líder andaluz del partido, Juan Marín. (EFE)
La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, durante un desayuno-coloquio organizado por la Cámara de Comercio en Sevilla, en el que ha presentado al líder andaluz del partido, Juan Marín. (EFE)

Inés Arrimadas viste de verde, como Susana Díaz, defiende sus orígenes andaluces, saluda a sus profesores de la Universidad de Sevilla y sueña en voz alta con otra Andalucía para sus sobrinos. Su campaña suena muy parecida a la que le llevó a ganar en Cataluña. Incluso en los mensajes de ilusión y cambio. Algo tendrá porque al PSOE andaluz les preocupa.

En un desayuno en Sevilla, donde presentó al candidato Juan Marín, Cs apeló a "la mayoría silenciosa" de Andalucía para acabar con "40 años" de PSOE. Es el mensaje central de una campaña coral donde los naranjas van a ir a por todas con Albert Rivera, Arrimadas y Marín en una especie de trío electoral. Arrimadas comparó "el discurso patrimonialista" del PSOE andaluz con el que hacen los partidos nacionalistas catalanes y tras la intervención de Marín volvió a subir a la tribuna para contestar preguntas sobre Cataluña.

En realidad, Arrimadas acaparó mucho más protagonismo que el candidato andaluz y sus respuestas criticando las visitas a Oriol Junqueras en la cárcel o los avisos sobre el apoyo de los nacionalistas a los PGE de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias despertaron mucho más interés que cualquier otro mensaje. Y no sólo entre los periodistas. Muchos empresarios reunidos en este coloquio siguen con atención los efectos de la crisis catalana y del protagonismo de los independentistas en los Presupuestos del Estado y temen sus consecuencias en la economía española y un posible maltrato a Andalucía para beneficiar a Cataluña. Las andaluzas se lirban en clave nacional y todo esto está en el debate.

Cs insiste en que no harán presidenta a Díaz aunque haya que repetir elecciones

Aunque los expertos advierten de que el 'sucursalismo' político nunca ha funcionado en Andalucía, donde los votantes supuestamente castigan la falta de autonomía de los partidos de Madrid, los sondeos sonríen al partido de Rivera. Las encuestas dicen que el partido que más va a subir en las próximas andaluzas es Ciudadanos, que podría incluso triplicar sus 9 escaños de 2015 y que según algunas encuestas, que el PP no cree, podría adelantar a los populares para convertirse en el principal partido de la oposición. No se sabe si se cumplirán las expectativas, de momento a Marín la estrategia de compartir candidatura le gusta porque está convencido de que tanto Arrimadas como Rivera les "suma" muchísimo. "Me atrevería a pedirles que se quedaran aquí conmigo hasta el 2 de diciembre", aseguró Marín.

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, este martes en Sevilla. (EFE)
La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, este martes en Sevilla. (EFE)

En el desayuno, organizado por la Cámara de Comercio de Sevilla en el hotel Alfonso XIII, el candidato de Cs se mostró convencido de que el 2 de diciembre es "una gran oportunidad", un día en el que Andalucía tiene "una oportunidad única". Insistió en que los votos de su formación, a diferencia de lo que ocurrió en 2015, no servirán para investir a Susana Díaz. ¿Aunque eso suponga repetir elecciones? "Ya no puedo decirlo más claro, no podemos apoyar a Susana Díaz porque incumplió su palabra". Un mensaje tan contundente que parece difícil que puedan dar marcha atrás cuando llegue el momento, aunque en 2015 también dijeron que apoyar al PSOE sería "traicionar la ilusión" de los votantes y luego votaron la investidura de la socialista. Pero el tono ahora va más allá y la decisión final dependerá de Rivera.

En la campaña de las andaluzas se juegan muchas batallas secundarias para todos los partidos y Rivera sabe que su liderazgo puede recibir un impulso importante y clave para unas próximas generales. Por eso, y porque las encuestas dicen que Cs tiene una oportunidad para dar un 'sorpasso' al PP que acabe con el llamado 'efecto Casado', en estas autonómicas los naranjas llevan semanas dándolo todo. Y lo que queda, advierten.

Marín insistió en desmarcarse del PSOE llamando al cambio tras "40 años", atacando los casos de corrupción, con los ERE y la presunta malversación en la Fundación de Empleo Faffe, donde se muestra convencido de que lo que ha salido, el pago con dinero público en prostíbulos, es sólo "la punta del iceberg". También marcó distancias del PP, un partido en la oposición dedicado a "la vida contemplativa" y que no ha logrado nada para Andalucía en cuatro décadas, según expuso, contraponiendo esto a las rebajas fiscales arrancadas por Cs en estos tres años de pacto con Susana Díaz y apuntándose también como un tanto la salida de los expresidentes Chaves y Griñán.

"Los constitucionalistas ganamos en votos y en escaños en Cataluña cuando decían que era imposible", insistió Arrimadas, "y evitamos que los nacionalistas puedan pasearse por Europa diciendo que los catalanes eran independentistas". "Lo mismo que conseguimos en Cataluña lo podemos conseguir en Andalucía", concluyó la dirigente jerezana. Ese es el mensaje. Cs repetirá en Andalucía su campaña catalana porque ellos pueden decir lo mismo "en Barcelona, en Bilbao o en Sevilla".

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios