el juez no permitirá maniobras dilatorias

Los alegatos finales del juicio de los ERE darán la salida a la campaña de las andaluzas

El juez que dictará sentencia impone un nuevo plan de trabajo tras reprender a los letrados por perder el tiempo y reiterar cuestiones. El juicio, advirtió, acabará en noviembre

Foto: El magistrado presidente del tribunal que enjuicia la pieza política del caso ERE, Juan Antonio Calle. (EFE)
El magistrado presidente del tribunal que enjuicia la pieza política del caso ERE, Juan Antonio Calle. (EFE)

El juez Juan Antonio Calle, al frente del tribunal de la Audiencia de Sevilla que dictará sentencia del caso ERE, tomó la palabra, una vez conocidas las elecciones el próximo día 2 de diciembre, y dejó muy claro que no permitirá ni maniobras dilatorias, ni pérdidas de tiempo, ni circunloquios ni preguntas absurdas que amenacen el calendario previsto. Nada hará que el juicio se prolongue en el tiempo y si es necesario, advirtió, se harán sesiones extra vespertinas y se habilitarán días no previstos para cumplir la fecha estimada para el final, en noviembre. Si hace falta, advirtió a los abogados, la mayoría desplazados desde Madrid, “hasta los sábados”.

Dicho y hecho. Tras advertirlo muy claro, lo hizo. El nuevo calendario de trabajo aprobado, difundido por EFE, incluye sesiones todos los días del 16 al 26 de octubre y sesiones de tarde dos días entre semana (martes y miércoles). “En sus manos está”, señaló a las defensas, conocedor de que la mayoría de los letrados tienen repartido su tiempo en otros casos y que no tienen disponibilidad en sus agendas. Antes de acabar la jornada, ya había elaborado un nuevo 'planning' de trabajo que trasladó a las partes.

El motivo de las advertencias fue claro. Estaban reiterando preguntas ya sabidas “hasta la saciedad” a los peritos que comparecen en la actual fase del juicio, enredada en aspectos técnicos y con las versiones de los técnicos del Estado enfrentadas a las de los peritos buscados por las defensas. “Se está extendiendo mucho más de lo que era de prever y de lo deseable, porque se están reiterando cuestiones no una, no dos, no tres sino no sé ya cuántas veces”, señaló el magistrado Calle. El juez toma pocas veces la palabra, pero cuando lo hace, huye de rodeos y circunloquios.

Vuelta al banquillo

Su plan es acabar en noviembre y está determinado a hacerlo. Este era el calendario judicial previsto y será inevitable que se solape con el electoral. El 16 de noviembre empieza la campaña electoral. Posiblemente en esa fecha los 22 ex altos cargos imputados en la causa, incluidos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, habrán tenido que volver a sentarse en el banquillo con el consiguiente paseíllo y la potente imagen que arroja ver a los pilares del socialismo andaluz en la última década acusados de prevaricación y en algunos casos malversación. En esta fase de testigos, los exdirigentes políticos se ausentan. Los socialistas saben que esa imagen será utilizada por la oposición para erosionar la candidatura de Susana Díaz, que el 8 de noviembre está citada en el Senado por el PP en una comisión de investigación sobre financiación ilegal de los partidos políticos.

La sentencia de los ERE no se conocerá hasta verano y el juicio quedará cerrado antes de que arranque la campaña electoral

La sentencia de los ERE no se conocerá, como mínimo, hasta seis meses después de que finalice el juicio. Las partes calculan el inicio del verano. No será un problema en la campaña electoral, aun cuando no se hubieran adelantado las elecciones y siguieran siendo en marzo. Tampoco amenaza este fallo la constitución del Gobierno ni la política de alianzas. Ciudadanos admite en privado que tendría muy difícil entrar en un Gobierno socialista con una losa como la de los ERE encima y se jacta de haberse cobrado las cabezas de los expresidentes en el primer pacto de investidura. Si para cuando salga la sentencia no se ha formado Gobierno, un escenario extremo, ya los tiempos habrán corrido hacia atrás marcando la repetición de elecciones en Andalucía. Los tiempos no coincidían, así que no se puede justificar el anticipo por temor a ese fallo que puede ser, como ocurrió con Mariano Rajoy y Gürtel, un mazazo para el partido en el Gobierno en Andalucía.

Drogas y prostitutas, la campaña del PP

Pero no todo es la sentencia. Si se cumplen las estimaciones del juez, cuando arranque la campaña electoral el juicio ya estará cerrado. Se habrán oído los alegatos finales de las defensas, los acusados tendrán la última oportunidad de tomar la palabra y el ministerio público de rectificar las penas solicitadas para los imputados. El cierre del juicio será potente tras sesiones muy tediosas. Si en algún momento los responsables del Gobierno andaluz pensaron que todo esto se aplazaría para después de las elecciones por el paso de tortuga a que iba el juicio, se equivocaron. Si las defensas tuvieron en algún momento intención de hacer los tiempos judiciales más cómodos a favor del calendario electoral previsto por los socialistas, como algunos letrados creen que estaba pasando, también pincharon en hueso.

Casado volvió a dejar muy claro que irán a degüello con Susana Díaz por los casos de corrupción que enturbian la gestión de sus antecesores

El tono de la campaña va a ser muy duro. El presidente del PP, Pablo Casado, dio buena muestra en la sesión de control al Gobierno en el Congreso. Aseguró que Susana Díaz no dice a los andaluces “que tampoco merecen 1.000 millones de ayudas malversadas que acaban en mariscadas, en cocaína, en juergas y en prostitutas”. Esa cantidad defraudada no sale ni dando por bueno todo lo que pueda haberse malversado del fondo de los ERE y los cursos de formación. En los ERE se juzga el diseño político de un fondo de 850 millones de euros en 10 años, 741,6 según Fiscalía y 1.200 según el PP, pero hay más de 6.000 prejubilados que han cobrado correctamente sus pólizas o siguen percibiendo las ayudas.

El trazo es grueso y los mensajes muy duros. Tanto, que Díaz pidió al líder del PP que cesen el ruido y el “encanallamiento” de la política. No hay que olvidar que el candidato popular, Juanma Moreno, comenzó la campaña a las puertas de un prostíbulo en Sevilla con un atestado de la Guardia Civil en la mano que da cuenta de 32.000 euros de dinero público gastado en “bacanales” por directivos de la extinta fundación de Empleo Faffe entre 2004 y 2009. Este jueves, el principal señalado, el exdirectivo Fernando Villén, volverá a declarar a los juzgados del Prado. Aunque forma parte del pasado y Susana Díaz no estaba en esos años en la Junta, el escándalo es tan duro que ensombrece su campaña.

“No podemos seguir a este ritmo”, advirtió ya el magistrado el pasado mayo, cuando recordó que había más de 100 testigos previstos y pidió a los letrados que aparcaran las cuestiones “no relevantes”. Unos días antes tampoco dudó en pedir “compostura” a los imputados, pidiéndoles que se sentaran bien y recordaran “la solemnidad del juicio”. “Decidir sobre la culpabilidad de una persona no es ninguna broma ni una tontería”, dejó dicho entonces. Y piensa terminar en fecha. Haya o no elecciones el 2 de diciembre. Porque "los tiempos de la Justicia", advertían en privado fuentes del caso, "ya no los marcan la política ni los políticos".

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios