HAN PASADO POR SUS AULAS Más de 700 alumnos

Una de las mejores escuelas de oradores del mundo está en Málaga: así ganan los debates

La Fundación Cánovas acoge desde 2012 una formación en oratoria desde Primaria a Universidad. Ya son campeones del planeta y tienen sedes en Madrid y Roma

Foto: Un grupo de 'debatientes' de la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).
Un grupo de 'debatientes' de la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).

— ¿De qué vais a debatir?

Hay dudas.

— ¿Del cambio de horario, por ejemplo?

No están muy convencidos.

—¿Y por qué no de la tesis de Pedro Sánchez?

El tema no puede ser de más actualidad. Se animan.

Debate del miércoles en la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).
Debate del miércoles en la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).

¿Se debería acceder en abierto a la tesis doctoral del presidente del Gobierno? [Desde el viernes por la mañana es un hecho, pero en el momento de realizar el reportaje (miércoles por la tarde) aún no se podía].

No han leído mucho. Se tienen que documentar. Utilizan sus móviles y leen la prensa digital. Se dividen en dos grupos. Y ahora toca empaparse de los datos, preparar las argumentaciones, las refutaciones, las conclusiones.

De Pedro Sánchez o de adaptarnos al horario de invierno o verano. O el calentamiento global de la Tierra. En la Fundación Cánovas preparan desde cuarto de Primaria a Universidad cómo hablar en público, las reglas de la oratoria y se entrenan en los debates. Este verano han sido campeones del mundo. Ya hay 700 jóvenes que se han formado aquí. Desde Málaga organizan la liga nacional y la asociación de debate escolar.

Habilidades de liderazgo

La fundación, presidida por el senador del PP Joaquín Ramírez, dirigida por el ex parlamentario popular Miguel Ángel Ruiz, alma mater de la iniciativa, y con Guillermo Díaz, diputado de Ciudadanos en el Congreso, que es el vicepresidente, quiere dejar muy claro que en ningún caso son un satélite del PP o una cantera de Nuevas Generaciones. Rechazan ser una cantera de políticos. Su función, precisan, se basa en lograr que los chicos logren unas habilidades de liderazgo que les sirva “para volcarlas en la mejora de la sociedad”. Valoran el mérito, el esfuerzo y la implicación de los alumnos.

Miguel Ángel Ruiz, director general de la Fundación Cánovas, junto a los estudiantes (Toñi Guerrero).
Miguel Ángel Ruiz, director general de la Fundación Cánovas, junto a los estudiantes (Toñi Guerrero).

“Aquí hay jóvenes de Podemos y de Juventudes Socialistas, de Ciudadanos, y muchos que no tienen significancia política”, dice Ruiz. “A nadie se le pregunta su ideología. Enseñamos unos valores en los que lo educativo, el respetar al adversario en los debates, y por ejemplo abrazarse cuando terminan, es más importante que la competición. Creemos en la competitividad sana. Pero, ojo, no preparamos el abrazo”.

Fue en 2012 cuando Ruiz implantó en el Colegio San Estanislao de Kostka, de los jesuitas de Málaga, en el barrio de El Palo, la asignatura de oratoria en horario escolar de Bachillerato. “Fuimos unos de los primeros sitios de España en iniciarla en un centro educativo”. En el ejercicio 2016-2017, la fundación obtuvo un beneficio de 1,502,78 euros. Su patrimonio fundacional es de 36.648,23 euros, según las cuentas que aporta en la web.

El próximo reto de la campeona del mundo es experimentar en el formato europeo, en inglés. “Me apetece mucho”

María García Ribeiro estudia tercero de Derecho en Madrid, en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. Este fin de semana está en Málaga. Acaba de tener una entrevista para un trabajo temporal en un colegio para enseñar a los niños a aprender a hablar en público. María ha conseguido este verano, junto a su compañera Carmen Vallecillo, estudiante de Medicina en la UMA, proclamarse en Chile campeona del mundo del debate en español. El próximo reto es experimentar en el formato europeo, en inglés. “Me apetece mucho”.

¿Cuáles son los cinco secretos para ganar a otro equipo? Responde la vencedora:

  1. “Es muy importante estar informado de la actualidad. Se nota mucho la diferencia de los equipos que trabajan un tema y los que no trabajan sobre información”.
  2. “Ser muy estructurado. No hay que irse por las ramas, porque si no se pierde la atención y el mensaje no llega”.
  3. “En vez de decir tu idea de siempre, ponerte en la piel del otro. En un debate que puede parecer tópico sobre si aborto sí o no, no hay centrarse en lo habitual. Hay que buscar otros puntos de vista”.
  4. “Estar muy compenetrado con tu pareja, tener mucha complicidad. Centrarse en los argumentos que se te dan mejor. Cuando trabajas mucho con tu pareja de debate, es recomendable no cambiarla”.
  5. “Conocer la sala donde se organice el debate. No es lo mismo una sala solo con hombres que otra solo de mujeres. Dicen que eso no cuenta porque la gente es súper objetiva, pero eso es mentira. Al final la subjetividad siempre cuenta. Y saber cómo son los jueces es muy importante para poder transmitir el mensaje”.

María cree que la Fundación Cánovas ha conseguido situarse entre las mejores escuelas de debate precisamente porque no se dedica en exclusiva al debate, sino que fomenta la formación en conjunto, una visión 360 del liderazgo. De hecho, Ruiz organiza un máster y un experto en liderazgo y comunicación de la UMA.

El valor de la humildad

“Lo primero que aprendí en Cánovas, y fue gracias a Miguel Ángel, fue el valor de la humildad. Vieron que yo podría dar buenos resultados, pero él siempre procuró meterme en equipos de gente que no tenía ni idea. Ahí fue donde aprendí que para ser bueno tienes que dar lo mejor de ti y eso fue una gran experiencia. Si no, a las primeras de cambio que ganas algo te vuelves muy subida y se te va la cabeza”.

Daniel Quijano es el nuevo subdirector general de la fundación. Es profesor de Historia en un instituto de la Costa del Sol Oriental. “Este un proyecto que seduce desde un primer momento cuando ves cómo desarrollan todo su potencial en relativamente poco tiempo gracias al enganche que empieza con el debate. Aquí no se forman a políticos, sino a personas. Y luego cada persona en función de lo que quiera hacer en el futuro decidirá si es político, empresario o profesor. Yo no tengo ningún cargo político y ningún tipo de militancia”.

Un momento del debate con las ideas apuntadas en un folio y el móvil en modo cronómetro (Toñi Guerrero).
Un momento del debate con las ideas apuntadas en un folio y el móvil en modo cronómetro (Toñi Guerrero).

Rodrigo Soriano y Ana Somavilla son estudiantes de segundo de Periodismo de la UMA. En una de las salas de la fundación, en pleno barrio de Pedregalejo, analizan junto a Pablo Sánchez-Molina, que define como “proyecto de constitucionalista” y es miembro del equipo de directivos de esta escuela de oradores, ‘El Debatiente’, la web donde difunden el trabajo realizado por Cánovas. Una entrevista ha quedado muy larga. Hay que pedir una crónica. ¿Y por qué no un perfil? Son algunas de las frases de la mesa de redacción.

“Cuando entré aquí”, relata Rodrigo, simpatizante de Podemos, “pensé que esto no era para mí. Yo antes no me quería juntar con gente que no fuera como yo, pero me gusta porque hay gente diferente a mí. No me podía imaginar que podría estar al lado de alguien de derechas. Aquí existe un ambiente de respeto y trabajo”.

"Soy espontánea y descubrí que me encanta. Lo bueno es que aprendes a expresarte persona a persona. Somos gente joven con inquietudes"

Ana se apuntó al debate cuando cursaba primero de Bachillerato en los jesuitas de Málaga. Miguel Ángel Ruiz se pasó por las clases preguntando si alguien tenía problemas de hablar en público. “Yo no lo tenía, al revés. Soy espontánea y descubrí que me encanta. Lo bueno es que aprendes a expresarte persona a persona. Somos gente joven con inquietudes”.

La estudiante de Comunicación no tiene ningún modelo de referencia oratoria. Dice que lo que más le gusta es aprender de cada contrincante, sobre todo, de gente mejor que ella. “Me falta mucho camino, lo sé, y estoy en todo este proceso de aprendizaje. Estoy segura que me puede aportar mucho para ser periodista, no solo para hablar, sino para escribir. Tener una estructura de ideas, argumentar, ver con perspectiva un tema y contar con visión crítica. Ayuda al crecimiento personal”.

Trofeos y fotos de recuerdo de la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).
Trofeos y fotos de recuerdo de la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).

Raquel Meco, Andrea Alonso, Beatriz Picardo, Antonio de la Cruz, Alejandro Pena, Jacobo Gross, Almudena Cordero y Ariana López ya están preparando el debate sobre la tesis de Pedro Sánchez. Cuidado, que aquí no hay segundones. Raquel fue campeona del torneo de debate municipal; Beatriz y Antonio han sido semifinalistas del campeonato del mundo universitario; Alejandro es campeón nacional de debate jurídico. Jacobo ha sido el mejor orador de la liga nacional 2018. Almudena es campeona de debate jurídico nacional. Ariana fue campeona nacional de debate escolar.

Raquel, estudiante de segundo de Bachillerato, estuvo la semana pasada hablando con Albert Rivera en un mitin en Málaga. “Le dije que había sido campeona de debate y que me gustan sus ideas, pero no voy a militar. Sería marcarme el camino. Ya veré qué hago según lo que estudie”. A Antonio le gusta mucho la política, pero está descontento de la inercia que van tomando. “Se asciende por un cúmulo de favores”.

"Es fundamental que no caigan en los vicios de los políticos. Algunos van sobrados y hay que cortarles las alas. Les enseñamos que no vale la palabrería"

Francisco Castillo es geógrafo, tiene 42 años y es profesor de debate en ocho colegios e institutos de Málaga. “Es fundamental que no caigan en los vicios de los políticos. Algunos van sobrados y hay que cortarles las alas. Les enseñamos que no vale la palabrería. Esto no se trata de hablar por hablar, que cuando se diga una cosa se respalde con datos y acudiendo a la fuente primaria”.

Castillo resalta la importancia de llevar ejemplos a la práctica, de efectuar comparaciones y analogías con algo sencillo que les sirva a los jueces, tras abordar las líneas argumentales, exponer el resumen de argumentos del equipo contrario para resaltar sus carencias. En los grandes torneos la labor de investigación es clave. El tema del debate se conoce un mes antes. Los equipos llegan con una carpeta llena de evidencias que se convierten en pruebas. No se trata en exclusiva de retórica, sino de que las afirmaciones se puedan demostrar.

Francisco Castillo, formador y juez en el debate del pasado miércoles (Toñi Guerrero).
Francisco Castillo, formador y juez en el debate del pasado miércoles (Toñi Guerrero).

Más claves: la velocidad (sin atropellarse), el volumen (sin estridencias), la comunicación no verbal, las miradas. “Hay que intentar machacar el argumento del rival, pero respetando a la persona. Es una pena que en España no se ha cultivado lo de hablar en público. En Estados Unidos lo consideran fundamental. Hacerlo bien es como una obligación. Claro, aquí hemos tenido (y todavía tenemos) mucho miedo a hacer el ridículo, eso de que se van a reír de mí, un miedo atroz a hablar delante de compañeros. No hay que tener miedo a expresar tu propia opinión”, explica este formador que se define como una persona que era “timidísima”, el típico alumno que se sentaba en las filas de atrás del aula. Con 14 años pensó que tenía que evolucionar y lo hizo.

Ismael Sánchez, natural de Sevilla, tiene 28 años. Tras tres años trabajando en Madrid, regresó hace cuatro meses a la capital andaluza. Ahora es técnico jurídico del Parlamento de Andalucía, la institución precisamente en la que la Fundación Cánovas organiza una simulación para debatir en la propia cámara autonómica.

“Lo mejor de cada uno”

“La red de contactos de la fundación es amplia y cuenta con formadores muy buenos como Francisco Valiente, de la Universidad de Comillas. Hay grandes preparadores y buen ambiente. No se penalizan los fallos y no son estrictos cuando te equivocas, saben hacerte sacar lo mejor de cada uno”.

Un momento del debate en la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).
Un momento del debate en la Fundación Cánovas (Toñi Guerrero).

Por cierto, ganó por la mínima que Sánchez tenía que difundir su tesis doctoral. Debatieron de pie, frente a un atril, con un cronómetro y apuntes para sus ideas. El debate seguía abierto, otra tarde más, en esta escuela de campeones. “Terminar bien es vital”, resalta Castillo. Y lo hace Carmen Vallecillo, número 1 del mundo. Estudia quinto de Medicina. Quiere ser cirujana. “Una de las claves del éxito de la fundación es cómo nos hemos adaptado a nuevos formatos de debate, como los que simulan el Parlamento británico. En mi caso lo más importante ha sido escuchar. No es cosa de dos semanas y eso cuesta mucho aprenderlo”.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios