los efectos de la crisis migratoria que asola españa

200 km a pie y en estado "deplorable": así 'huyen' los menores inmigrantes

Andalucía reclama solidaridad a otras comunidades y avisa de que solo en julio se ha acogido ya a 1.347 menores extranjeros. Hay problemas, pese a 700 plazas de refuerzo

Foto: Menores no acompañados, llegando a aguas andaluzas. (EFE)
Menores no acompañados, llegando a aguas andaluzas. (EFE)

Esta es la historia de un grupo de 19 menores extranjeros que estaban en el centro de acogida de Marchena (Sevilla), donde habían logrado asentarse. Es uno de los dos públicos que hay en Sevilla, el otro está en Carmona y el resto son concertados. Pero llegó la orden de la Consejería de Igualdad y Asuntos Sociales de trasladarlos a Granada. Los chicos se niegan a irse. Algunos se plantan y se quedan en la puerta del centro. Acampan a las puertas. Pasaron varias noches durmiendo en la calle. Son más bien adolescentes, pero la edad la aporta el chico cuando llega y no se sabe si dicen la verdad. Ni pruebas ni nada. El colapso no permite pruebas osométricas para todos. Al final, se los llevaron y la mayoría se escapó. Se fugaron del centro granadino.

Solo uno se quedó. Los demás se fugaron y la Policía dio con ellos. Salvo con uno que echó a andar. Durante 40 horas, más de 200 kilómetros, por la A-92 desde Granada a Marchena (Sevilla). Para alguien que quizá se había llevado medio año cruzando el continente africano hasta llegar al norte y embarcar en una patera, quizá no era ninguna locura. No hablaba el idioma pero llegó. A pie. Al parecer se aprendió el nombre, Marchena y fue preguntando. “Llegó en un estado muy lamentable, insolación, deshidratación, con la boca que daba pena vérsela", cuenta Mari Paz Vargas, secretaria general de CCOO Sevilla.

El sindicato dio la voz de alarma sobre la situación en estos dos centros de acogida. "Este año está más recrudecido el problema, pero llega cada verano", aseguran desde CCOO. Exigen un plan de choque, que se contrate inmediatamente personal, traductores, limpieza, cocina y personal de refuerzo educativo, psicólogos, monitores, educadores, vigilancia. Hay personal de vacaciones y otros de baja por la situación de estrés de las últimas semanas. Están "bajo mínimos".

1.347 menores no acompañados en julio

Los menores inmigrantes que llegan a las saturadas costas andaluzas quedan inmediatamente bajo la tutela de la Junta. Este julio, las cifras son de récord: 1.347 menores no acompañados, y sin terminar aún el mes. A los menores los tienen un máximo de días en un centro de acogida y los van moviendo de un lugar a otro. "Los bajan de las pateras, los examinan los sanitarios, les hace la ficha policial y los trasladan. Llegan con las mantas de Cruz Roja a los centros y no los entiende nadie. No hay traductores. Solo saben árabe o francés. Tienen mucho miedo", explica Vargas.

200 km a pie y en estado "deplorable": así 'huyen' los menores inmigrantes

El Gobierno andaluz tendrá un encuentro “informal” con el Ejecutivo de Pedro Sánchez la próxima semana para pedir auxilio ante la llegada de menores inmigrantes a las costas andaluzas. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, pedirá al Gobierno de la nación que coordine el reparto de estos menores entre todas las comunidades de España e invocará la “solidaridad” entre regiones para afrontar esta situación.

Un refuerzo de 700 plazas

En pleno colapso migratorio y con los servicios de atención desbordados, los extranjeros hacinados en comisarías y pabellones deportivos municipales en los 'puntos calientes' de las costas, las cifras han obligado al Gobierno andaluz a actuar de forma inmediata. En lo que va de año, Andalucía ha recibido 3.273 menores no acompañados en las costas andaluzas. El récord máximo se registra este julio, con 1.347 menores en lo que llevamos de mes.

La Junta acoge a los menores sin distinguir si son o no extranjeros y sufraga en total 3.500 plazas en centros de acogida. La llegada de pateras obligó a reforzar plazas en los centros de provincias costeras y hace unos días contrató 400 más, que se unen a las 300 ampliadas hace unos meses. En total, son ya 700 plazas extraordinarias para el acogimiento de menores extranjeros no acompañados en Almería, Cádiz y Granada.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha invocado la cooperación entre comunidades autónomas para resolver con urgencia la situación en Andalucía. Esas medidas, advierten desde el Ejecutivo andaluz, las tiene que arbitrar y coordinar el Gobierno central. Díaz comunicó a Sánchez que esta debe ser una “responsabilidad compartida” y los inmigrantes “no tienen que quedarse todos en Andalucía” sino que se tienen que compartir con España y con Europa.

Tensión con Cataluña

Frente a lo ocurrido cuando el presidente Pedro Sánchez ofreció el puerto de Valencia para acoger el Aquarius y varias comunidades se ofrecieron para acoger a sus pasajeros, Andalucía no ha tenido solidaridad de otras regiones con los menores inmigrantes. Es más, en los últimos años ha recibido acusaciones de otras comunidades como Cataluña, que han arremetido contra la Junta acusándola de pagar a los menores extranjeros billetes de autobús para desplazarlos a otros puntos de España. El Gobierno andaluz siempre lo ha negado.

La primera gran crisis en este sentido se dio en 2002. Entonces, Cataluña acusó a Andalucía de enviar a los menores inmigrantes no acompañados a esta comunidad con “falsas promesas”. Fue el entonces consejero de Agricultura, Josep Grau, quien acusó al Gobierno andaluz de promover un “efecto llamada” y señalar que en la comunidad catalana había más demanda de mano de obra inmigrante.

Un total de 14 años después, en 2016, la tensión institucional entre Andalucía y Cataluña por este motivo se reactivó al denunciar la entonces consejera catalana de Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa (ERC), que los niños que esnifan cola en Barcelona “vienen de Andalucía”. Acusó al Gobierno andaluz de “mirar hacia otro lado”, provocando una airada respuesta de su homóloga andaluza. La denuncia de la consejera de ERC se producía en mitad de un debate con Ciudadanos sobre un fenómeno que asolaba un barrio de la capital catalana. La entonces consejera andaluza, María José Sánchez Rubio, plantó cara y el PSOE promovió una declaración institucional en el Parlamento andaluz.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios