Primarias del PP

Arenas, el incombustible del PP, postula a Antonio Sanz como número tres en Génova

El líder del centro derecha asume que no volverá a ser vicesecretario general, pero postula a su más fiel escudero, lo que le permitiría seguir teniendo poder a distancia en Génova

Foto: El vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas (d), y Antonio Sanz. (EFE)
El vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas (d), y Antonio Sanz. (EFE)

Javier Arenas aparece de vez en cuando por los pasillos del Parlamento andaluz. Forma parte del paisaje. Los diputados entran en el pleno y saben si está o no. "Hoy está Javier. He saludado a su conductor". Dejó su escaño andaluz en 2015 para dedicarse en exclusiva a su cargo de senador, pero nunca dejó de estar en las Cinco Llagas, sede de la Cámara autonómica. Es vicesecretario del PP y nunca se ha ido de Andalucía.

Cuando María Dolores de Cospedal lo quitó como presidente del PP andaluz, 2012, y puso al entonces alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, Arenas desalojó su despacho de la sede regional pero montó su cuartel general en el Parlamento. Hace unos días, cuando las primarias aún no habían librado la primera batalla y él aún no había dado la cara públicamente por Soraya Sáenz de Santamaría, se cruzó con un par de periodistas pero no quiso hablar demasiado. Solo contó como anécdota que Ramón Espinar le había interpelado con mucho arte en el Senado para decirle que el PP "cada vez se parecía más a Podemos".

A Arenas no le gustan las primarias. Es algo que comparte con muchos otros políticos de su quinta. Pero él, como el gran político que ha demostrado ser, siempre ha sabido adaptarse a los tiempos. Y si toca manejarse en una contienda interna, demuestra que sigue maniobrando en los vericuetos del PP como nadie.

En el puente de mando

Su mano derecha, Antonio Sanz, su secretario general desde 1999 a 2004, el hombre que siempre le llevó el partido en Andalucía y le guardó la silla mientras él era ministro en Madrid, fue designado coordinador de la campaña de Soraya Sáenz de Santamaría pero no se hizo público hasta más tarde. Preferían que Sanz manejara los hilos en la sombra. Arenas sabe que será imposible que repita como vicesecretario general del PP y ha maniobrado inteligentemente para situar a Sanz en el puente de mando, analizan algunos en sus filas.

Fuentes del PP de la máxima solvencia aseguran que si gana Sáenz de Santamaría, que tiene poco interés en dedicarse en cuerpo y alma al partido, nombrará a Alfonso Alonso o Íñigo de la Serna como número dos y a Sanz como vicesecretario general, como número tres. Esto permitiría a Arenas seguir conservando espacios de poder y controlar Génova con el mando a distancia, como lleva tiempo haciendo en Andalucía.

Es difícil encontrar a alguien en el Parlamento andaluz que no hable de Arenas con admiración, pero hay voces en el PP que cargan contra Sanz

Preguntando este miércoles en el Parlamento andaluz por Arenas es muy difícil encontrar a alguien que hable mal de él. La mayoría está ahí gracias a él. Hay una mezcla de admiración, cariño y respeto que se repite en todos los comentarios, incluso en políticos de fuera del partido. Sí que es fácil encontrar a gente que muestre todo su cariño a Arenas pero señale a continuación que debería saber retirarse. Hay malestar en algunos sectores con esta supuesta operación para aupar a Sanz en Madrid. Por algo el político gaditano, actual presidente del PP de Cádiz, se ha encargado de la parte más fea del aparato mientras Arenas era presidente de Andalucía. Él se encargaba de laminar a quienes se resistieran a admitir el poder del eterno líder del centro derecha andaluz. Eran los tiempos del 'o conmigo, o contra mi'.

El escudero de Arenas

Sanz fue nombrado delegado del Gobierno en Andalucía en 2015 y contra pronóstico ha jugado un papel muy destacable. Hasta el Gobierno andaluz admite su lealtad y su buen hacer en clave institucional. Se supo reconvertir de fontanero del partido a cargo institucional de forma asombrosa, y con la misma agilidad y destreza, Sanz ha vuelto a convertirse en la mano derecha de Arenas, en el ejecutor limpio y aplicado que siempre fue con su jefe y amigo.

Sanz llegó a la Delegación del Gobierno e hizo un buen papel institucional. Con la misma rapidez ha vuelto a ser un fontanero eficaz en el PP andaluz

A la dirección del PP andaluz no le gusta que se siga hablando de Arenas como quien manda en Andalucía, aunque le reconocen "su liderazgo, su inteligencia política y gran capacidad de trabajo". Fuentes próximas al actual dirigente andaluz, Juanma Moreno, aseguran que es él y no Arenas quien propuso a Sanz como coordinador de la campaña de Sáenz de Santamaría. El ámbito de influencia de Arenas, aseguran, se limita a Sevilla.

Quemando equipos

A Arenas le atribuyen una frase a la que recurría mucho en su etapa como líder del PP: "Vente, que esto no es para teléfono". Ha salido indemne de los casos de corrupción pese a su papel fundamental en todas las ejecutivas. Fuentes muy próximas a Cospedal cuentan ya sin tapujos que fue él quien tras reunirse con Bárcenas en un restaurante de Sevilla, vecino de la sede regional de la calle San Fernando, se dirigió a Mariano Rajoy y le propuso que escribiera el conocido SMS "Luis, sé fuerte". Arenas admitió ese almuerzo cuando en junio de 2017 declaró como testigo en el juicio de la Gürtel.

Desde el entorno de Cospedal, aseguran que fue Javier Arenas quien animó a Mariano Rajoy a mandar el SMS 'maldito' a Bárcenas

El presidente de honor del PP andaluz supo hacerse imprescindible en el equipo de Aznar y después en el de Rajoy, jugando un papel fundamental en el congreso de Valencia de 2008. Ahora ha sabido hacerse clave en estas primarias, sumando desde Andalucía los suficientes votos para que Sáenz de Santamaría sepa que le debe mucho. "Es algo natural. Arenas y Sanz son los que tienen la agenda. Los que conocen a los concejales. Los que se saben los nombres de pila de los militantes. Son ellos quienes pueden descolgar teléfonos y pedir apoyos, y a eso se están dedicando", admiten desde el PP.

"Hasta aquí hemos llegado"

"Es un político hábil, simpático, brillante, con capacidad de oratoria. Sabe tener una palabra cómplice con todo el mundo. Y sí, Susana [Díaz] es igual, y si me apuras Felipe González", asegura un asesor con muchos trienios. Cuando ganó las elecciones andaluzas de 2012 y cosechó su más amargo fracaso, quedándose a las puertas de la mayoría absoluta, pronunció aquella célebre frase: "Hasta aquí hemos llegado". No fue verdad. Se resistió a irse.

Hasta ahora siempre ha practicado el 'primus inter pares', nombrando siempre a dos personas para el mismo cargo, lo que le garantizaba aparecer al final como el salvador. Así sigue trabajando. Ahora, opina alguien que le conoce bien, juega a dos bandas con Moreno y Sanz. Otro detalle: tras salir de la Delegación del Gobierno, el PP andaluz ha nombrado al coordinador de la campaña de Sáenz de Santamaría senador por la comunidad autónoma. "Ha sido llegar y ya está propuesto como portavoz adjunto y presidente de una comisión. Lo primero permitiría a Sanz estar en las reuniones del grupo y tener toda la información. Lo segundo supone un plus económico muy importante", comenta un exdirigente del PP. Sanz ocupará los mismos cargos en Madrid que dejó al renunciar a su escaño para ser delegado del Gobierno, aclaran desde el partido. Al menos, por ahora.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios