El vicepresidente supera la prueba de los ERE en 15 minutos y sin preguntas del fiscal
  1. España
  2. Andalucía
juicio por corrupción

El vicepresidente supera la prueba de los ERE en 15 minutos y sin preguntas del fiscal

El número dos de Susana Díaz asegura que es "infame" que el PP lo haya sentado como testigo para conseguir que alguien del actual Gobierno andaluz hiciera "el paseíllo"

Foto: l vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios. (EFE)
l vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios. (EFE)

El juicio de la pieza política los ERE sigue su curso en la Audiencia de Sevilla con menos expectación de la que se esperaba. Este miércoles comparecieron la exconsejera de Presidencia, Mar Moreno, y el actual vicepresidente del Gobierno andaluz, Manuel Jiménez Barrios, ambos como testigos. El número dos de Susana Díaz tuvo una comparecencia exprés. Estuvo sentado en la sala poco más de quince minutos en los que sólo se enfrentó a las preguntas del abogado del PP. Ni siquiera el ministerio fiscal preguntó y todas las defensas de los acusados aseguraron no tener preguntas.

Jiménez Barrios compareció, a petición del PP, para responder por una ayuda de 24.000 euros que se otorgó al Ayuntamiento de Chiclana de la Frontera (Cádiz), donde él era alcalde, con cargo al fondo de los ERE y para financiar parte de una feria de muestras de empleo y comercio en el municipio. Este asunto quedó archivado por estar prescrito como pieza de los ERE. Los hechos se remontan a hace 15 años. Jiménez Barrios envió una carta a la delegación de empleo de la Junta en Chiclana pidiendo financiación para esa feria, según explicó, como lo hizo “a los bancos, la Diputación y a otras muchas instituciones”. La ayuda se pagó en noviembre de 2003 y la feria se había celebrado en mayo. Se da la circunstancia además de que el siguiente alcalde del municipio, del PP, ganó un contencioso sobre esta ayuda a la Junta de Andalucía.

El abogado del PP, Luis García Navarro, se llevó durante la jornada varias amonestaciones del juez de los ERE, Juan Antonio Calle. Tanto en su interrogatorio a la exconsejera de Presidencia, Mar Moreno, como al vicepresidente andaluz. En el primer caso, el magistrado le recriminó que la estuviera interrogando como acusada y no como testigo. En el segundo fue advertido porque la línea de preguntas era “irrelevante” para la causa o “impertinente” cuando preguntó por la decisión de los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía de retirarse como acusación en la pieza política.

"Querían el paseíllo"

El número dos de Susana Díaz defendió que no sabía “en absoluto” que había una línea de ayudas específica para los ayuntamientos dentro de los ERE y que se limitó a pedir crédito para esa feria de muestras “a múltiples instancias”. Recordó además que los hechos habían sucedido hacía 15 años. Defendió además, en otra de las tandas de preguntas del PP, que los diputados andaluces tienen plena capacidad y conocimiento sobre lo que aprueban en el Parlamento.

A la salida del juzgado, Jiménez Barrios consideró que su presencia como testigo en el juicio de los ERE solo pretendía que alguien del Gobierno andaluz pasara por la Audiencia de Sevilla. “Es una estrategia política no jurídica y es infame por parte del PP”, destacó, llamando la atención sobre que ni siquiera la Fiscalía Anticorrupción le había preguntado y recordando que su comparecencia en la fase de instrucción por esta ayuda duró apenas tres minutos y entonces el PP ni le preguntó. Esa pieza quedó archivada prescrita por remontarse los hechos a 15 años atrás.

El Gobierno andaluz negó que le preocupe que el juicio de los ERE coincida con la campaña electoral si Susana Díaz decide adelantar a otoño

El PP también reclamó la comparecencia como testigo de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, pero el juez no la admitió a trámite. “No es de recibo hacernos pasar por esto simplemente por una estrategia partidaria, porque querían que alguien del Gobierno pasara por aquí, es infame”, recalcó el vicepresidente andaluz. “Me han traído a hacer el paseíllo”, se quejó.

El vicepresidenta andaluz eludió responder sobre si temen que el juicio de los ERE, que todo apunta a que se alargara hasta noviembre, coincida con las elecciones autonómicas en caso de un adelanto electoral. “Hay que dejar que el juicio se celebre y que sea lo más rápido posible”, sostuvo.

"Aflorar" el fraude

Por su parte, la exconsejera de Presidencia y portavoz del Gobierno con José Antonio Griñán, Mar Moreno, aseguró que desde que estalló el escándalo en 2011 la Junta hizo “todo lo posible porque aflorara el fraude” y que el entonces presidente, hoy sentado en el banquillo acusado de prevaricación y malversación, no pensó nunca que le afectaría personalmente. Moreno estuvo imputada en la causa mientras fue senadora pero el Supremo archivó su caso.

placeholder La exconsejera de la Junta de Andalucía, Mar Moreno. (EFE)
La exconsejera de la Junta de Andalucía, Mar Moreno. (EFE)

El juez de los ERE, Juan Antonio Calle, lleva los interrogatorios con mano dura y sin dar margen a que se pierda el tiempo cuando ya empieza a asumir que el juicio durará dos meses más de lo previsto, se podría prorrogar hasta noviembre o diciembre, y que la sentencia no estará antes de un año desde que culmine.

En la pieza política de los ERE se sientan como acusado una veintena de exaltos cargos junto a dos expresidentes del Gobierno andaluz acusados de malversación y prevaricación y el juicio deberá determinar si el procedimiento por el que se concideron unos 850 millones de euros en ayudas laborales a prejubiliados y empresas en crisis era legal. Este miércoles, sin embargo, las cámaras de televisión que estaban apostadas en los juzgados sevillanos no esperaban nada de este juicio sino de la comparecencia de los cinco condenados de La Manada y todos los focos iban a 'El Prenda' mientras retaba a pagar mil euros a quien sacara una foto suya en Ibiza, como se ha publicado.

Partido Popular (PP) Junta de Andalucía Susana Díaz Corrupción ERE
El redactor recomienda