manifestación en el campo de gibraltar

La 'guerra' contra los narcos: “Vivimos asustados; nos da miedo salir a la calle”

"¡Drogas no, trabajo sí!”, gritan más de 2.000 personas en Algeciras contra el aumento de las narcolanchas y tras las muerte de un niño este lunes

—Pepe, tú sigue con nosotros, no nos dejes.

La señora, de unos 50 años, anima al cura José Chamizo, defensor del pueblo andaluz durante 17 años, a que continúe en esta guerra al narcotráfico en la comarca del Campo de Gibraltar. “¡Drogas no, trabajo sí!”, acaban de gritar más de 2.000 personas, según la policía local, en la plaza Alta de Algeciras.

“Hemos perdido el tiempo y los narcos lo han sabido aprovechar”, admite Chamizo en su discurso cargado de mensajes de lucha contra “el blanqueo de dinero”. “La droga dejó de ser una prioridad para los políticos hacia la segunda mitad de la década de los noventa. Nacía un nuevo perfil. La cocaína, que lo cambió todo, se convirtió en la nueva reina”, lamentó. Y el hachís, por supuesto, con Marruecos, apenas a 14 kilómetros, como gran fábrica mundial.

En Algeciras, en el barrio de La Piñera, acaban de detener a dos personas. Dos armas cortas, un atrincherado. Ha sido un tiroteo. Mercedes y Mari Carmen son vecinas de este barrio humilde de Algeciras. “Han herido a un policía”, dicen. El alcalde algecireño, José Ignacio Landaluce, lo niega. “Es un bulo, tengamos mucho cuidado. Hay mucha alarma”.

Francisco Mena, de la coordinadora antidroga.
Francisco Mena, de la coordinadora antidroga.

“Cuando pasaba, vi los tiroteos, nos quitamos todos de en medio y empezamos a decirles cosas y venían los brigadillas. Aquello lo tenían todo rodeado. Es horroroso”, dice Mercedes. Esto no se arreglará nunca. No se ha visto nunca a Algeciras como está ahora. No podemos ir por la calle tranquilas ni salir por las noches porque te dan un navajazo, un tiro, y no hay ni vergüenza ni educación”.

Una pistola, “como en el Oeste”

Mari Carmen cree que ya lo único que le falta “es llevar una pistola, como en el Oeste”. “Yo nunca salgo. Lo de hoy ha sido una excepción. A las 10 de la noche tengo ya las puertas cerradas y mis ventanas. Allí no se puede salir. Lo único que se ve son gente mala y te provocan”. Mari Carmen vive “en la entradita” de La Piñera. “Arriba está más ‘chunga’ la cosa. Por allí pasan y están todo el día metiéndose con la gente. Aquello ya es la ciudad sin ley”.La vecina del barrio algecireño iba ayer por la tarde caminando por el barrio junto a su hija, su nuera y su nieta. Estaba esperando el autobús para ir a la plaza Alta.

Aún quedan un par de minutos para la lectura del comunicado de Francisco Mena, responsable de la coordinadora antidrogas del Campo de Gibraltar, y de Chamizo. En la primera fila, portando la pancarta, está la parlamentaria Teófila Martínez, exalcaldesa de Cádiz, y los primeros ediles de toda la zona. El público sigue criticando la situación.

“Hemos venido aquí a defender nuestra honra, honor y dignidad”. Otro hombre cree que lo importante es que las drogas se legalicen

La señora dice que lleva 30 años en la lucha contra la droga. “Tienen que vigilar todo lo que hay. Estamos solos. Tenemos que luchar por los niños chicos y fíjate lo que ha pasado con Manuel, el pequeño que murió el otro día. ¡Qué lástima!”. Un señor, de unos 80 años, interpela: “Usted tiene que comprender que todo esto nos afecta a toda Algeciras. Hemos venido aquí a defender nuestra honra, honor y dignidad”. Otro hombre, algo más joven, cree que lo importante es que las drogas se legalicen.

Landaluce está volcado en que se hable bien de Algeciras. Claro que reconoce que existe un problema grave con el narcotráfico, pero enseguida comenta que La Piñera es un barrio donde “vive gente magnífica y estupenda”. El alcalde insiste en el problema de los bulos. Un transformador de energía eléctrica empezó a dar chispazos y enseguida la gente avisó a la policía que había tiros. Y al mismo tiempo había una pelea de niñas a la salida de un colegio y empezaba a decir que había pelea de bandas.

Las “bondades” de Algeciras

“Hay que estar más tranquilos, pero es verdad que se han juntado la muerte de Manuel y la agresión a los guardias civiles. Ya me gustaría que los medios de comunicación hablaran de las bondades de nuestro municipio y el Campo de Gibraltar”. Para Landaluce, comprar un piso en Algeciras es “una buena inversión porque está creciendo”. ¿Tres o cuatro bondades de Algeciras? 1: “Estamos en la mitad de dos parques naturales espectaculares y la única reserva intercontinental del mundo”. 2: “A 20 minutos de coche tiene las actividades lúdicas y de ocio que usted quiera, en una zona muy divertida y con mucha participación”.

Una imagen de la concentración en la plaza Alta de Algeciras.
Una imagen de la concentración en la plaza Alta de Algeciras.

Este es el punto 3: “Las casetas de nuestra feria están abiertas a la gente, no están cerradas. Todo el mundo puede entrar”. Y el 4: “Aquí crece el empleo más que en otras partes de Andalucía, con la renta per cápita de la provincia de Cádiz”. Argumenta el alcalde que el paro en Algeciras se sitúa ya en niveles de 2011, el 30% (“es todavía una tasa insoportable, pero estamos bajando”).

La secretaria general del SUP (Sindicato Unificado de Policía) en la provincia de Cádiz, Carmen Belayos, alerta de una “calma tensa bastante preocupante y peligrosa”. “Los acontecimientos que han ocurrido últimamente demuestran que el narcotráfico es un gran problema y que hay que implantar medidas de modo urgente para que se pueda revertir la situación. Primero hay que reforzar las plantillas y dotar de medios a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado”.

Sí, nos hemos relajado. Pensábamos que estaba superado. Ellos se han hecho fuertes, pero son muy pocos

Empieza el minuto de silencio en honor de Manuel, también denominado 'el pescaíto', como Gabriel, el niño de Almería. Al acabar, hay aplausos. Interviene Francisco Mena: “Fuimos capaces de demostrar al mundo que no nos íbamos a resignar. Ahora nos hemos relajado. Sí, nos hemos relajado. Pensábamos que estaba superado. Ellos se han hecho fuertes, pero son muy pocos. Aquí estamos la gente honrada, trabajadora, la gente que se levanta por la mañana a buscar trabajo y empleo para su familia”.

Caridad, en el centro de la imagen, en la concentración en Algeciras.
Caridad, en el centro de la imagen, en la concentración en Algeciras.

Mena tiene claro que se trata de un momento clave. En esta “guerra”, como la ha definido el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, “tenemos que ganar porque si no lo hacemos, los narcos se irán también a las costas de Huelva, de Málaga y de Almería”, advirtió este luchador social. “Somos la mayor frontera en la lucha contra la droga de toda la Unión Europea. Tenemos Marruecos muy cerca y la frontera mafiosa ahí está, pero tenemos que dar una oportunidad a los jóvenes”.

La familia de Caridad

En la segunda fila, medio escondida, llora una mujer. Se llama Caridad y tiene 63 años. Tiene dos hijos. Los hermanos de unos vecinos suyos murieron por la droga. La maldita heroína. “Eso fue hace un montón de años. Lo que duele es lo que le han hecho a Manuel, de nueve años”. Enseguida cuenta su vida. Ahora sufre invalidez permanente y no trabaja. Lo hizo en una fábrica que ya cerró. “Todavía no hemos cogido un duro y se han muerto ya seis compañeros”.

Su hijo trabaja en la construcción. Ha estado parado siete años y ahora ha entrado a trabajar en la empresa de su mujer. Tiene una hija con un niño de 13 años, y la despidieron cuando apenas llevaba un mes en una empresa. Su yerno ha trabajado en la jardinería por su cuenta y cuando llega el invierno no gana nada. “Es una pena que se mueran tantas criaturas por la droga. Vivimos asustados, nos da miedo salir a la calle”, confiesa nada más terminar el acto. Hay aplausos y Caridad se despide entre lágrimas. "No vamos a bajar la guardia", avanza Mena.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios