el festival village, balón de oxígeno para la ciudad

Seis días, 10.000 adolescentes y 4 millones para Huelva: la deseada invasión portuguesa

La playa de Punta Umbría habla portugués estos días, miles de jóvenes se desplazan a esta zona en la tercera edición de un festival de música que deja en seis días cuatro millones de euros

Foto: Festival Village Resort Edition 2017. (Vimeo)
Festival Village Resort Edition 2017. (Vimeo)

Una semana de fiesta, jóvenes que se despiden del Bachillerato, muchos aún menores, y un viaje al sur de España. Podría ser una cóctel explosivo pero, de momento, es un balón de oxígeno para la costa de Huelva hasta que empiece la temporada alta de verano. Las administraciones se entregan al festival, los hoteles levantan la mano para sumarse, los bares y comercios cogen impulso hasta que llegue el verano y en el pueblo, de momento, no hay quejas.

Más de 10.000 preuniversitarios portugueses han tomado la localidad onubense de Punta Umbría para celebrar su salto a la universidad. Con una edad entre 17 y 18 años, muchos deben presentar autorización de sus padres o tutores para inscribirse en la fiesta. Así viene exigido en una especie de contrato que firman para acudir al evento. Acuden al Festival Village, un formato lanzado por la empresa portuguesa Xtravel Pure Fun y que tiene detrás al creativo Joao Rosa. Una máquina de hacer dinero que ha puesto de moda entre los chicos portugueses despedirse del curso en un recinto con vistas al mar. Es la tercera edición en la localidad onubense y nadie está descontento.

“Puedes hacer todo el ruido que quieras que nadie va a quejarse, a no ser que tengas unos amigos a los que les guste acostarse temprano”, dice la publicidad de la empresa organizadora del evento. Todo es en un recinto cerrado, cinco escenarios y menos de 10 minutos para ir de un lugar a otro, explican. Hay también excursiones, con visita guiada de un día a Sevilla por 25 euros, o actividades deportivas.

Comercios, hosteleros, las grandes cadenas hoteleras y los responsables de los alojamientos más punteros de la zona aplauden el desembarco de miles de jóvenes. Aquí nadie habla de turismo de borrachera ni de destrozos o problemas en la imagen de la localidad por la llegada de miles de jóvenes con muchas ganas de fiesta. Rafael Barba, secretario general del Círculo de Turismo de Huelva, admite que el primer año, 2015, sí tuvieron ciertas dudas. “Estábamos un poquito asustados, lo normal, la gente no sabía bien a qué nos enfrentábamos, pero el comportamiento de los jóvenes fue ejemplar y todo transcurrió con absoluta normalidad. Hay que decir que la organización del festival es modélica, brillante”, señala Barba. El primer año, los incidentes más sonados se debieron a jóvenes que trataron de colarse al evento musical sin entradas, lo que en ediciones anteriores, aseguran, se cortó de raíz.

1.500 contrataciones

En condiciones normales, en una localidad como Punta Umbría, los hoteles de la zona tendrían de alta una plantilla de unos 300 o 400 trabajadores. Con motivo del festival, se llega a las 1.500 contrataciones. “El evento ha permitido que se cuadrupliquen las contrataciones y este año es aún más importante, después de una Semana Santa como esta”, dice el portavoz del Círculo de Turismo. La temporada no ha sido boyante, con mal tiempo, bajas temperaturas y muchas reservas canceladas por los efectos del temporal que azotó la costa atlántica semanas atrás.

Los números que ofrece el responsable de la Asociación de Turismo de Huelva son espectaculares. El impacto directo en el sector hotelero es de 1,9 millones de euros. Con una media de 35 euros de gasto al día por persona, los portugueses se dejan en los comercios y bares de la localidad casi otros dos millones de euros, señala Barba. Los proveedores de bebidas y alimentos hacen también su particular agosto en abril. “Hay también otro impacto más intangible, que es la promoción que se hace de la zona en Portugal. En estos días, en ese país somos ‘trending topic’, la visibilidad que nos da en las redes sociales es increíble. Se podría calcular que en campañas de publicidad nos estamos ahorrando otros dos millones y medio de euros cada año”, sostiene Barba.

Los números que da el Círculo de Turismo son incontestables. Calculan cuatro millones de euros de impacto directo en menos de una semana

“Estamos a vuestra espera. Buen viaje”, fue el último mensaje que lanzó la empresa organizadora en Twitter con una foto de cientos de jóvenes con las manos en alto. Son chicos al borde de la mayoría de edad que terminan sus estudios antes de entrar en la universidad, como si aquí fuera costumbre un macroviaje fin de curso tras las pruebas de selectividad.

400 euros, un cuatro estrellas, seis noches

La oferta económica no está nada mal. Los establecimientos hosteleros tiran sus precios para colgar el cartel de completo. Entre el 2 y el 8 de abril, seis noches, hay paquetes entre 320 y 370 euros, con media pensión, para los apartamentos Leo, y de 420 euros a 460 euros en los hoteles Pato Amarillo, Precise Club Resort y Barceló Beach Resort, que sigue siendo el centro de la organización. Como novedad, este año la oferta se extiende a otros hoteles, hostales y albergues de todo el municipio costero y la oferta llega hasta el municipio de Cartaya.

La oferta del festival se completa con un atractivo cartel de conciertos, música electrónica, hip hop y afamados Djs internacionales. Todo en un recinto cerrado que permite mayor control de estos miles de jóvenes 'finalistas', como se denominan en la lengua lusa. El primer año fue en 2015 y se celebró en Calpe (Alicante). Después se trasladó a Punta Umbría. Aquí no hay debate como los que se abrieron en localidades como Magaluf, Gandía, Lloret de Mar o Salou, destinos que los jóvenes extranjeros eligen para celebrar su mayoría de edad o más bien ahogarla en alcohol. Nadie dice haber visto comas etílicos, jóvenes haciendo el cafre de borrachera, tórridas escenas de sexo en la playa aún con luz ni peleas en la calle. O los portugueses beben mejor que los ingleses y alemanes o, como defiende el Círculo de Turismo, todo está mucho más controlado.

En Punta Umbría no hay imágenes de jóvenes borrachos haciendo el cafre, sexo en la playa o peleas. Todo se restringe a una zona cerrada

La alcaldesa de Punta Umbría, la socialista Aurora Águedo, insistió este martes tras visitar las instalaciones donde se celebrará el evento que esta visita masiva de preuniversitarios portugueses es “un balón de oxígeno en temporada baja”. El ayuntamiento colabora con la logística, la seguridad, la limpieza de la zona y las infraestructuras deportivas. También colaboran la Subdelegación del Gobierno y la Junta de Andalucía.

Durante estos días se cuenta con un dispositivo especial de seguridad integrado por Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local. Se suman vigilantes locales y la propia seguridad privada del evento. ¿Y eso no tiene un coste muy elevado? Las administraciones aseguran que compensa con creces. Se refuerzan los agentes en la zona como si se estuviera en la temporada más alta, cuando se triplica la población del municipio, o en dispositivos especiales como la romería de El Rocío, explican desde la patronal turística. Se suma también un retén de bomberos y voluntarios de la Cruz Roja portuguesa y de Protección Civil de Punta Umbría. Y se corta una carretera, la A-5050, en un tramo, los días que dura el evento. 'Bem-vindo à festa'.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios