Caso Gabriel Cruz: Ana Julia cayó en la trampa: así mostró a los agentes la finca en donde estaba el cadáver. Noticias de Andalucía
la autopsia confirma que murió por estrangulamiento

Ana Julia cayó en la trampa: así mostró a los agentes la finca en donde estaba el cadáver

La pareja del padre de Gabriel Cruz ha sido detenida después de hallarse el cadáver del menor en su coche. Se trata de Ana Julia Quezada, mujer que participó desde el principio en la búsqueda

Foto: La pareja del padre de Gabriel, Ana Julia Quezada, le abraza en un acto de apoyo a la familia. (EFE)
La pareja del padre de Gabriel, Ana Julia Quezada, le abraza en un acto de apoyo a la familia. (EFE)

"¡No he sido yo! He cogido el coche esta mañana". Con la cara sobre el capó del vehículo y un agente esposándole las manos a su espalda, Ana Julia Quezada pronunciaba estas palabras en un último intento de parecer inocente. "Cállate de una vez", le respondía a su vez uno de los guardias civiles, sabedor de lo que la mujer transportaba en el maletero de su coche: el cadáver de Gabriel Cruz Ramírez, el niño de ocho años desaparecido en la barriada almeriense de Las Hortichuelas el pasado 27 de febrero.

La escena se produjo en torno a la una de la tarde de este domingo frente a la casa de Ana Julia en La Puebla de Vícar, donde coches camuflados de la Guardia Civil esperaban la llegada de la novia del padre de Gabriel en la calle Horacio. Tras toda una mañana siguiendo sus pasos, los agentes habían visto a la mujer sacar de una finca lo que parecía ser el cadáver del niño y meterlo en su coche, lo que precipitó su arresto. "Hay fotografías en las que se ve cómo lo saca del pozo esta mañana. Después la han seguido hasta Vícar y la han detenido", explicaban fuentes de la Guardia Civil a El Confidencial este domingo, señalando en este sentido que dicho pozo se encontraría en una finca del Valle de Rodalquilar que pertenece a la familia paterna del pequeño.

Los investigadores sospechaban de Ana Julia desde la pasada semana, cuando ella les aseguró haber extraviado el móvil hasta en dos ocasiones después de que se lo solicitaran para las pesquisas. Ante las evasivas de la mujer, los agentes decidieron entonces interrogarla el viernes, momento en el que le habrían hablado de una serie de grabaciones de cámaras de seguridad relacionadas con el caso. Aunque por el momento no ha trascendido el contenido de estos vídeos, los agentes los habrían utilizado para ver si la sospechosa se sentía amenazada y cometía un error, objetivo que finalmente se cumplió la mañana del domingo.

[La ruta de la muerte de Gabriel, 'el pescaíto']

"Ella se ha puesto nerviosa y ha ido a sacar al niño del pozo", explican desde la Guardia Civil, cuyos agentes de paisano se encargaron de vigilar a la mujer hasta que cayó en la trampa. Las fuerzas de seguridad cuentan ahora con 72 horas para interrogarla, tiempo en el que tratarán de averiguar si actuó sola o contó con algún cómplice. Por el momento, la autopsia ya ha confirmado que Gabriel murió por estrangulamiento.

La "muerte accidental" de su hija en 1996

Fuentes cercanas a la investigación confirman además a este diario que se ha comenzado a indagar en la "muerte accidental" de la hija de Ana Julia Quezada en Burgos en 1996, un año después de que llegara a esta ciudad desde República Dominicana. Aunque la mujer no fue detenida hasta el domingo por su implicación en la muerte de Gabriel, estas mismas fuentes aseguran que se pusieron en contacto con la Guardia Civil de Burgos el pasado jueves para pedirles toda la información disponible sobre ella. Tras revisar su paso por Burgos, el instituto armado se dio entonces de bruces con la trágica muerte de su hija de cuatro años, que habría fallecido al caer desde la ventana de su casa en esta ciudad.

En un intento de esclarecer los hechos, los agentes están recabando en estos momentos la mayor información posible sobre la vida de Quezada en Burgos, donde en la actualidad también reside una hija suya de unos 20 años que ha tenido que ser ingresada este lunes tras conocer la noticia.

De la sospecha a la detención

Ana Julia, de 43 años y origen dominicano, mantenía desde hace alrededor de un año una relación sentimental con el padre de Gabriel, al que conoció en Níjar. Aunque no hacía mucho que había abandonado Burgos, la detenida trabajó recientemente en un bar de la pedanía almeriense de Las Negras, por lo que conocía bien la zona en la que desapareció el menor. A esto se suma el hecho de que la mujer se encontrara en la casa de la abuela de Gabriel el pasado 27 de febrero, cuando se perdió el rastro del niño, lo que hizo que se convirtiera en una de las principales sospechosas desde que se puso la denuncia.

En este sentido, cabe señalar que Ana Julia fue una de las primeras en sumarse al dispositivo de búsqueda, labores a las que acudía vestida con una camiseta en la que se podía ver una fotografía del menor. La pareja del padre de Gabriel atendió incluso a los medios de comunicación en nombre de la familia en los últimos días, situaciones en las que se mostraba compungida. ​"Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo le dijimos: 'Tú si ves un desconocido, corre, eh, no te pares'. Y mira por donde, ese mismo día desapareció el niño", aseguraba Ana Julia al programa 'La mañana', de TVE, el pasado 1 de marzo. De todos modos, mientras ella aparecía frente a las cámaras con lágrimas en los ojos, los agentes fueron estrechando el cerco en torno a la mujer sin que se diera cuenta.

Uno de los principales hallazgos que llevó a la Guardia Civil a confirmar sus sospechas se remonta al pasado 3 de marzo, cuando la propia Ana Julia encontró una camiseta con ADN del niño a unos cuatro kilómetros de Las Hortichuelas. La prenda apareció en el Barranco de las Águilas, en Las Negras, una zona que tanto voluntarios como agentes habían peinado en repetidas ocasiones durante los primeros días de búsqueda y que la mujer conocía bien, ya que había trabajado en un bar cercano. "Una cosa es que tenga ADN del niño y otra que fuera una de las prendas que vestía el martes. Tampoco se sabe con seguridad que sea suya, puesto que con habérsela puesto una vez ya habría quedado impregnada con su ADN", advertían en este sentido desde la Guardia Civil el pasado lunes, dejando así en el aire la posibilidad de que alguien hubiera colocado la prenda en la zona. A falta de confirmación oficial, ahora todo apunta a que la propia Ana Julia habría dejado la camiseta en este lugar para despistar a los agentes.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se puso en contacto este domingo con los padres del niño de ocho años para trasmitirles "su profundo dolor y conmoción" tras el hallazgo del cadáver. Zoido pidió además que "no se divulgue ningún tipo de bulo" y que "se deje trabajar a la Guardia Civil", ya que se trata de "horas clave" para el caso y por el momento no descartan que haya más implicados. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compartió a su vez un mensaje en Twitter lamentando la muerte del pequeño. "Comparto con todos los españoles el dolor por la pérdida de Gabriel. Descanse en paz", escribió en esta red social.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios