crisis interna

El PP pagó con fondos municipales la defensa del edil salpicado en el chantaje a Cs

El partido cree que es legal, pese a la campaña para impedir el pago de letrados en los ERE. La guerra interna en Sevilla se aviva con expulsiones y el calendario electoral en marcha

Foto: El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas (c), y la coordinadora general del PP de Sevilla, Virginia Pérez (d). (EFE)
El vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas (c), y la coordinadora general del PP de Sevilla, Virginia Pérez (d). (EFE)

La guerra del PP de Sevilla, lejos de amainar, se recrudece casi un año después de que Virginia Pérez, con el aval de Javier Arenas, ganara por 24 votos la presidencia del partido a Juan Bueno, de la corriente de Juan Ignacio Zoido y María Dolores de Cospedal. El último capítulo, uno de los más cruentos, se está librando en Dos Hermanas (Sevilla), entre las 12 ciudades andaluzas con más habitantes y superando a ciudades como Tarragona o León, una plaza fundamental para las elecciones autonómicas.

En esta ciudad clave, que gobierna el PSOE desde las primeras municipales con Francisco Toscano como alcalde, el PP se desintegra. Lleva dos años en manos de una gestora —los estatutos indican que el máximo son seis meses—, que preside la propia presidenta provincial, Virginia Pérez, otra anomalía. Allí es edil su mano derecha, el expresidente de Nuevas Generaciones y actual vicesecretario del PP de Sevilla, Luis Paniagua, que saltó a la fama nacional con un vídeo en el que animaba a “votar ar tito Rajoy” porque “va a venir el de la coleta y se os va a llevar todo lo que tenéis”. El vídeo está retirado de YouTube.

El asesor de más confianza de la presidenta tiene varios frentes judiciales abiertos. Fue desimputado en la demanda por chantaje a quien fuera candidato de Ciudadanos, Manuel Varela. Este se retiró horas antes de que se abrieran las urnas denunciando una extorsión y amenazas con la difusión de un vídeo en el que aparecía consumiendo estupefacientes. El que fuera dirigente del PP de Dos Hermanas Manuel Alcocer sigue imputado.

Paniagua fue desimputado en la vía penal por falta de pruebas sobre su presunta relación en el chantaje al candidato de Ciudadanos. Sin embargo, Varela lo volvió a denunciar por injurias y derecho al honor en la vía civil. Al salir de declarar como imputado, Paniagua calificó a su adversario político, exmilitante del PP, de “ladrón” y “drogadicto”. El aludido lo demandó y el pasado 21 de febrero quedó visto para sentencia. Varela exige 120.000 euros y el fiscal estimó 90.000 euros.

El prestigioso Baena Bocanegra

La asistencia legal a esta demanda por la vía civil es lo que Luis Paniagua pagó con fondos del grupo municipal de Dos Hermanas. En concreto, se ordenó una transferencia de 1.452 euros para el pago de servicios jurídicos del prestigioso penalista sevillano Francisco Baena Bocanegra, que lidera uno de los bufetes más importantes de la ciudad. La transferencia se produjo el pasado diciembre, según consta en el extracto al que ha podido acceder El Confidencial.

Paniagua aseguró a este periódico que todo es “absolutamente legal” y que entregó factura al grupo municipal de Dos Hermanas para su fiscalización por parte del interventor. El ayuntamiento no ha podido constatar ese extremo. El dirigente del PP de Sevilla asegura que el pago de su defensa en una demanda por injurias entra dentro del artículo 73.3 de la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local (Loreg). Ese artículo recoge la asignación de fondos públicos a los grupos políticos “sin que puedan destinarse al pago de remuneraciones de personal de cualquier tipo al servicio de la corporación o a la adquisición de bienes que puedan constituir activos fijos de carácter patrimonial”. La Ley de Financiación de los Partidos Políticos también pone límites al destino de estos fondos. Los expertos admiten que el destino de las asignaciones municipales sigue siendo un pozo oscuro. Es el partido quien debería haber abonado esa factura, explican.

El PP andaluz pregunta a Susana Díaz en el Parlamento si paga con fondos públicos abogados de los imputados del caso ERE

El PP andaluz ha llevado a cabo una intensa campaña para impedir que ningún imputado en los ERE pudiera pagar su defensa con fondos públicos, eso a pesar de que hay una denuncia ante el Tribunal de Cuentas por el supuesto pago con dinero público de las defensas del caso Gürtel en Valencia. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha dictaminado que debe abonarse la defensa de los cargos públicos imputados en el caso, aunque de momento la Junta elude pronunciarse por temor a las consecuencias políticas de ese paso. El PP andaluz ha registrado una pregunta en el Parlamento regional interrogando al Gobierno sobre si paga con fondos públicos las defensas de los ERE. “Los andaluces tienen derecho a saber quién paga esos bufetes de abogados”, sostuvo la portavoz del PP-A, Carmen Crespo.

Fuera del pleno

El dirigente del PP sevillano y edil de Dos Hermanas Luis Paniagua insiste en que su denuncia fue contra él como cargo público. “Soy edil las 24 horas del día, no puedo dejar de serlo”, recalcó a este periódico. La parte denunciante asegura que la demanda va contra él como persona y no por nada que hubiera dicho como concejal o en el transcurso del pleno. De hecho, las declaraciones que provocaron la denuncia se realizaron a las puertas de los juzgados. La demanda, a la que ha tenido acceso El Confidencial, sí que señala que por su condición de cargo público sus declaraciones alcanzan mayor repercusión en los medios de comunicación.

Esta no es la única demanda que enfrenta Paniagua. Su desimputación en el caso de chantaje a Cs ha sido recurrida en la vía penal. También se enfrenta a una denuncia por acoso y “maltrato verbal y violencia psicológica” de quien fue candidata del PP al Ayuntamiento de Dos Hermanas en las últimas municipales, Cristina Alonso, ahora en el grupo mixto y testigo en el caso del chantaje al candidato de Cs. Uno de los principales apoyos del PP en Dos Hermanas, Emilio Maya, apareció muerto hace pocos meses en su lugar de trabajo.

Arenas vuelve a pastorear a un PP de Sevilla dividido y convencido de que será él junto a Rajoy quien decida el próximo candidato en la capital

Junto a quien fuera candidata desembarcará en el próximo pleno en el grupo no adscrito otro edil del PP, Luis Gómez, que ha sido expulsado dentro de las 14 bajas tramitadas el pasado sábado por el PP de Sevilla en una reunión interna trasladada a la sede regional del partido y donde Javier Arenas actuó como jefe del partido y maestro de ceremonias. El vicesecretario nacional del PP vuelve a dirigir el PP sevillano, convencido de que su influencia será definitiva para designar al próximo candidato a la alcaldía de Sevilla capital. El aparato puja por Beltrán Pérez, pero ni Génova ni el PP andaluz aún lo dan por hecho. Incluso quienes acumulan muchos trienios en las filas populares advierten de que Arenas puede dar un giro inesperado y postular en el último minuto a otra persona de su total confianza que no está en las quinielas.

El PP pasó de nueve a cuatro concejales en Dos Hermanas en las últimas municipales, después de que el candidato de Cs se retirara denunciando ser víctima de una extorsión. Le quedan dos. La situación del PP en el principal municipio de Sevilla tras la capital y una ciudad clave para las elecciones autonómicas es para muchos dentro del partido el mejor ejemplo de en qué situación está el partido anfitrión de la convención nacional del PP que Mariano Rajoy traerá a Sevilla el próximo abril. Cuando muchos se preguntan cómo tras 36 años el PP no ha sido capaz de llegar al Gobierno, animan a mirar a las filas populares en la provincia sevillana, corazón del PSOE andaluz. “El PP es en muchos sitios un partido institucionalizado en la oposición, en guerra interna para agarrarse a los sillones, sin ganas ni ánimo de gobernar”, explica alguien que ha tenido importantes responsabilidades en el partido y que muestra una honda preocupación por la actual situación.

El “exterminio” y los 37 votos perdidos

Las últimas expulsiones en el PP sevillano han hecho que vuelvan a circular las palabras de la actual presidenta, Virginia Pérez, grabada en un audio el pasado abril asegurando que no iba a integrar en su ejecutiva a los afines a Juan Bueno por más que fuera una “imposición” de la dirección regional. Ella misma aseguraba que si ganaba, su rival no iba a formar parte de su dirección: “Antes me corto una mano”. Tras las últimas expulsiones, algunos de los militantes a los que han dado de baja anuncian que acudirán al Comité de Derechos y Garantías y niegan “doble militancia”, como alegó el aparato, denunciando “una caza de brujas” contra quienes apoyaron al candidato de Zoido y Cospedal en las primarias.

Se sienten “expulsados sin derecho a réplica” en un momento en que las encuestas dicen que el PP andaluz se desangra y Cs los adelanta como segunda fuerza en Andalucía. Dos Hermanas funciona con una gestora desde hace dos años y la presidenta de esa gestora es Virginia Pérez. Ahora ella designará al candidato a las municipales, antes de mayo, pero fuentes del PP de Sevilla aseguran que “no habrá aún congreso local”, porque quieren "hacer bien las cosas”. Algunos de los militantes expulsados se han dirigido a Virginia Pérez para reprocharle que “eche tan alegremente de este partido a afiliados con más años de militancia que edad tiene usted” y denunciando que se está “implantando una dictadura en el partido”. “¿Así es como quiere engrandecer el PP, con prepotencia y desprecio hacia los afiliados?”, le preguntan.

Dos Hermanas fue una plaza clave en las primarias del pasado abril que Pérez ganó por 24 votos, ya que los afines a su adversario denunciaron que entre la militancia de esta localidad sevillana habían “desaparecido 37 votos” que podrían haber cambiado el destino del PP en la provincia y que, de momento, no han aparecido.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios