pacto ante el 28-F

El PP se une al frente de izquierdas de Susana Díaz por la financiación y Cs se aísla

Sorpresa en las alianzas para llevar una voz única andaluza en el debate nacional: adhesión del PP al pacto de izquierdas y salida de los socios de Susana Díaz por la ordinalidad

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder del PP, Juanma Moreno. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el líder del PP, Juanma Moreno. (EFE)

Golpe de efecto en el Parlamento andaluz a horas del 28-F, Día de Andalucía. El Partido Popular ha roto los esquemas iniciales y se suma al bloque de izquierdas cerrado para defender una postura común en el debate de financiación autonómica. El PSOE y Susana Díaz estaban encantados con ese frente común, que dejaba a un lado a “las derechas”, PP y Ciudadanos, e integraba al resto de partidos en una alianza política inédita, que hasta ahora no se había dado en Andalucía en toda la legislatura y que permitía a Díaz quitarse esa etiqueta de que gobierna con Cs y está “a la derecha” del PSOE. Contra pronóstico, el PP ha dado la vuelta al mapa de alianzas y ha anunciado que se suma al acuerdo.

Ahora fuera y aislado solo queda Cs, el partido que da estabilidad a Díaz y al que las encuestas sitúan en la cresta de la ola. Si hace pocos días el pacto de PSOE, Podemos e IU hizo a Cs tener un ataque de celos, ahora deben estar haciendo cálculos sobre el coste de aparecer como el único partido que no es capaz de tener una voz en Andalucía por encima de los intereses nacionales y del discurso único que marca la cúpula de Albert Rivera.

Desde el PP andaluz aseguran que no se trata de un quiebro o una carambola de última hora, ni de una jugada en corto para sacar rédito. Insisten en que el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, dejó claro a Susana Díaz su voluntad de que el partido estuviera en ese frente común por la financiación autonómica soslayando las diferencias que tienen con el documento final, nacido de un grupo de trabajo en sede parlamentaria e inspirado en un documento síntesis de la Consejería de Hacienda. “Juanma le dejó claro a Susana que tenía más posibilidades de cerrar un acuerdo con el PP Andalucía que de tejer alianzas dentro de su partido con otras comunidades del PSOE, y aquí está”, defendieron desde la dirección popular. “La voz de Andalucía tiene más fuerza con consenso”, defendió la portavoz del PP, Carmen Crespo.

La ordinalidad margina a Cs

Este es el segundo gran acuerdo cerrado entre PSOE y PP en Andalucía después de que en días pasados ambos partidos se pusieran de acuerdo para desbloquear el presupuesto en el Ayuntamiento de Sevilla, que lidera el alcalde socialista Juan Espadas. Se reforzaba así la idea de un PP capaz de llegar a acuerdos, lo que viene haciendo Cs en todo el mandato municipal y la legislatura andaluza, con gran rédito si se atiende a lo que dicen las últimas encuestas.

El portavoz y presidente de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, Juan Marín. (EFE)
El portavoz y presidente de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, Juan Marín. (EFE)

Durante todo el día, y antes de que el PP se sumara y votara a favor de las conclusiones del grupo de trabajo de financiación, los socialistas se han mostrado convencidos de que Cs entraría y serían los populares lo que se quedarían aislados. El portavoz de Cs, Juan Marín, dejó clara este martes por la mañana la posición de su partido en contra, y así lo ha mantenido. Eso sí, también dejó claro que nada tenía que ver su rechazo a este acuerdo con que sigan manteniendo vigente el pacto de investidura que da estabilidad a Susana Díaz.

Fuentes de la negociación aseguran que Cs se cae “exclusivamente del acuerdo” por no querer abandonar el principio de ordinalidad, que garantiza que reciban más ingresos quienes más aporten o recauden dejando de lado el principio básico de que no tributan los territorios sino las personas. Ese principio de ordinalidad estaba recogido en el documento que Cs registró en el Parlamento, puntos 1 y 3, y se ha convertido en innegociable. “Han preferido respetar el documento que les han hecho desde Madrid que adoptar una posición andaluza”, aseguran fuentes de la negociación. Ese documento de Cs también abogaba por “armonizar” el impuesto de sucesiones pero no por suprimirlo, con lo que hasta ahora han hecho bandera en el partido naranja. Igualmente defienden eliminar el concierto vasco, que llaman 'cuponazo'.

A pesar de Rajoy y Montoro

El PP se adhiere al frente común en Andalucía por la financiación autonómica, pese a que se ha votado en contra de las 14 enmiendas que han presentado y cuando el Gobierno de Mariano Rajoy no para de dar largas a una reforma del modelo que lleva caducado desde 2013, generando importantes diferencias en los ingresos que reciben las comunidades autónomas. El PP se desmarca por ejemplo de las cifras que incluye el documento, que marca que el nuevo modelo necesita que el Estado ponga otros 16.000 millones de euros sobre la mesa, 4.000 millones más para Andalucía.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, aprovechó el mitin del pasado sábado 24 de febrero, en la antesala del Día de Andalucía, para dejar claro que el partido que no se sumara al acuerdo iba a pagarlo en términos electorales y ante los andaluces. Posiblemente pensaba en el PP, que creían que no iba a adherirse por defender la posición del Gobierno central, la sorpresa es que han sido sus socios de Cs los que deberán reflexionar sobre si habrá castigo electoral, aunque las encuestas solo auguran viento a favor.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios