"Aquí entra quien quiere y cuando quiere"

El hospital (sin ley) de La Línea: un paciente agrede "a rodillazos" a una enfermera

El pasado 7 de febrero, 20 encapuchados irrumpieron en el hospital para liberar a un narcotraficante. Los trabajadores aseguran "tener miedo" y piden que las autoridades tomen medidas

Foto: Fachada del Hospital de La Línea de la Concepción. (Google Street View)
Fachada del Hospital de La Línea de la Concepción. (Google Street View)

"El hombre llegó a urgencias con una herida en la cara en torno a las tres de la tarde y mientras le atendíamos nos enteramos de que la persona con la que había tenido la pelea también estaba en el hospital. Para evitar que se encontraran, los de seguridad decidieron trasladar al primero a otro lugar mientras esperaba a los resultados de la radiografía, y ahí se quedó hasta que a las siete de la tarde una compañera fue a preguntarle cómo se encontraba. Sin mediar palabra, el hombre se abalanzó sobre ella, la agarró del pelo y la tiró al suelo mientras le daba rodillazos, patadas y puñetazos".

Así resumen fuentes sanitarias lo ocurrido la tarde de este martes en el Hospital de La Línea de la Concepción, en Cádiz, donde una enfermera sufrió una agresión a manos de un paciente. Según explican desde la Policía Nacional, el hombre en cuestión se presentó en urgencias después de robar "de forma violenta" a una familia en las inmediaciones del hospital, víctimas con las que después coincidió en el centro. Tras advertir que "no estaba en sus cabales" y que el encontronazo entre ambas partes podía provocar una nueva pelea, los trabajadores del centro optaron entonces por trasladarlo a un lugar apartado en el que se produjo la agresión.

Aunque la enfermera agredida no sufrió ninguna fractura, este miércoles está de baja "porque psicológicamente y físicamente no está bien, ya que tiene todo el cuerpo lleno de magulladuras". En lo que se refiere al agresor, fuentes sanitarias explican a El Confidencial que se trata de un hombre "bastante mayor" y de origen danés, mientras que desde la Policía Nacional confirman que fue detenido por robo con violencia, atentado contra un funcionario público y un delito de lesiones. De todos modos, estas mismas fuentes apuntan a que "habrá que esperar a las próximas horas para ver si es imputable, pues todavía no se sabe si sufre algún tipo de enfermedad mental".

A falta de que avance la investigación, trabajadores del Hospital de La Línea se han concentrado este miércoles a las nueve y media de la mañana frente a las puertas del centro para protestar por lo ocurrido, y es que consideran que no se trata de un hecho aislado. De hecho, el pasado 7 de febrero ya organizaron una movilización similar cuando al menos 20 encapuchados irrumpieron en el hospital para liberar a un narcotraficante que había sufrido una serie de heridas durante su detención. Después de varios forcejeos y agresiones con los policías, los asaltantes lograron llevarse al sospechoso por la fuerza ante la mirada estupefacta de los trabajadores que se encontraban presentes.

Los trabajadores del hospital tienen miedo porque no se sienten seguros en el día a día. Aquí entra quien quiere, como quiere y cuando quiere

"Yo ya no sé cómo se lo voy a decir a Rajoy y al ministro Zoido. Les hemos dicho en numerosas ocasiones que la situación de inseguridad que se está viviendo en el Campo de Gibraltar no es de recibo", aseguró en aquella ocasión la presidenta andaluza, Susana Díaz. En declaraciones a los periodistas antes de participar en un acto en un hospital de Sevilla, la socialista exigió una mayor presencia de los cuerpos de seguridad en el Campo de Gibraltar, porque "no es de recibo" que ocurran casos como el del hospital de La Línea. Asimismo, el propio Zoido aseguró que los agentes se volcarían en localizar a los encapuchados, pasando así la noticia de nivel local a autonómico y, finalmente, nacional.

Fuentes del hospital confirman a este diario que en las dos últimas semanas se ha contratado nuevo personal de seguridad, pasando de dos vigilantes a seis. Sin embargo, tanto desde la Plataforma Cívica en Defensa del Hospital y la Salud como desde el Sindicato de Enfermería (Satse), organizaciones presentes en el centro, insisten en que la agresión de este martes demuestra que dicha medida no es suficiente: "Los trabajadores tienen miedo porque no se sienten seguros. Aquí entra quien quiere, como quiere y cuando quiere. Más allá de aumentar el personal de seguridad, lo que hace falta es establecer unos protocolos de actuación y dejar claro las funciones que tiene cada uno".

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios