descarrilamiento

El desastroso estado de las vías cuestiona por qué se abrió el tráfico antes del accidente

Varios pasajeros aseguran que el supervisor les avisó de un transbordo por culpa de la lluvia y fueron informados de que acabarían el trayecto en autobús hasta Sevilla

Hay una gran pregunta que ni el Ministerio de Fomento, ni Adif ni Renfe pueden responder todavía sobre el accidente de tren de este miércoles, aunque hay ya una investigación abierta y se espera un primer informe en las próximas horas. Piden tiempo para hacer bien las cosas. Mientras, las imágenes hablan por sí solas. Los testimonios de los pasajeros también. ¿Quién y por qué dio la orden de reabrir al tráfico esta vía ferroviaria apenas media hora antes del descarrilamiento en la ruta de media distancia Málaga-Sevilla?

Un lodazal, mucho fango, piscinas de agua, vías enterradas en lodo e incluso destrozadas en algunos tramos por desprendimientos de tierra... Esto muestran las fotos enviadas por los propios pasajeros del tren Málaga-Sevilla que descarriló la mañana del miércoles dejando 35 heridos, dos de ellos de gravedad, que permanecen ingresados en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

El desastroso estado de las vías cuestiona por qué se abrió el tráfico antes del accidente

Desde el Ministerio de Fomento hablan de circunstancias “impredecibles” o “imprevisibles” por las fuertes lluvias. Fuentes del Gobierno constataron que hubo una primera incidencia previa, con un tren anterior en la misma ruta Málaga-Sevilla. Se cerró la vía al tráfico y un tiempo después, este mismo convoy que había estado parado pudo pasar y constató que el camino estaba expedito. Minutos más tarde, el segundo tren que discurre por ese punto es el que descarrila.

Desbordamiento del Guadaíra

Esa pregunta la lanzó la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que advirtió de que no parará hasta recibir explicaciones. “Exijo que Adif explique por qué decidió reabrir la línea en esas condiciones”, señaló. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, le reprochó el tono y apuntó al desbordamiento del Guadaíra como primera hipótesis del accidente.

Adif informó en sus redes sociales a las 8:41 de la mañana de que se encontraba “suspendido el servicio entre las estaciones de El Sorbito y Arahal por condiciones meteorológicas adversas, afectando a las relaciones de media distancia que circulan entre Sevilla, Málaga y Almería”. A las 10 de la mañana, Adif colgó otro mensaje: “9:25 h. Solucionada la incidencia, se restablece la circulación”. Solo 13 minutos más tarde, a las 10:13, el servicio de Emergencias 112 tiene registrados dos avisos en paralelo. La propia Adif y un pasajero del tren descarrilado llaman a la vez para pedir ayuda sanitaria e informar del accidente.

En un comunicado conjunto de Adif, Renfe y el Ministerio de Fomento, se explica que el accidente no se produjo en el tramo que había estado cortado al tráfico “por los efectos de las lluvias” sino “a unos seis kilómetros” de distancia, más cerca de la estación de Arahal (Sevilla). La ruta es la misma.

Aviso del supervisor

Según los testimonios recabados por este periódico, varios pasajeros que viajaban en los vagones dos y tres del convoy accidentado, que transportaba a unos 70 pasajeros, aseguran que fue el propio supervisor quien comunicó que debido al estado de la vía por las fuertes lluvias registradas en la zona el trayecto iba a terminarse en autobús. Renfe no confirma esta información. Ese transbordo nunca se produjo.

Entre los pasajeros estaba el diputado andaluz de Ciudadanos Carlos Hernández White, que llegó al Parlamento pasadas las cuatro de la tarde para intervenir en el debate de Presupuestos tras un viaje con muchos sobresaltos. El tren partió de Málaga a las 7:40 y descarriló cerca de las 10 de la mañana. Su testimonio coincide con el que otros pasajeros han trasladado a El Confidencial. Él viajaba en el primer vagón y el mayor impacto se produjo en el tercero. Al salir de Málaga llovía algo, pero no hubo una tromba de agua importante.

La mayor tromba de agua se registró de madrugada, con 110 litros por metro cuadrado en Arahal

La mayor descarga se dio de madrugada, con una brutal marca de hasta 110 litros por metro cuadrado en el casco urbano de Arahal, informó el alcalde de la localidad atendiendo al pluviómetro municipal. Esto provocó el desbordamiento de varios arroyos “en el entorno de Arahal” y cortes de carreteras, informó a primera hora de la mañana el alcalde de esta localidad sevillana, Miguel Ángel Márquez. Aún no se había producido el accidente.

La Consejería andaluza de Fomento confirmó a El Confidencial que habían tenido que actuar de urgencia para evacuar agua de la autovía A-92 a la altura del tramo donde se produjo el descarrilamiento del tren. Una zona complicada, por su propia morfología, considerada un tramo negro para el tráfico de vehículos y trenes. El acceso a la A-92 a la altura de El Coronil estuvo cortado tres horas. En materia ferroviaria, la competencia es exclusiva del Estado.

"Pericia" del maquinista

“A otros pasajeros, el supervisor les dijo que posiblemente se pararía el tren pero eso no ocurrió en ningún momento”, narra Hernández White, que asegura que “la pericia del maquinista evitó una grave tragedia” y que se vivieron “minutos muy angustiosos”, porque “el tren estuvo frenando casi 200 metros”, en una especie de efecto de ‘aquaplanning’. El agua cubría las vías. Fue complicado bajar del tren y el tercer vagón estaba inclinado y clavado sobre uno de los lados. Afortunadamente, no volcó.

El tren estuvo frenando más de 200 metros y el buen hacer del maquinista evitó una tragedia mucho peor, cuentan los pasajeros

Para desalojar a los pasajeros se utilizaron escaleras especiales, fue todo muy dificultoso. “Estábamos en medio de la nada, en mitad del campo, solo se veían bolsas de agua”, cuenta el diputado de Ciudadanos. Cuando comenzaron a bajar, ya había un helicóptero del 061 sobrevolando la zona que también tuvo dificultades, debido al mal estado del suelo, para encontrar un lugar donde aterrizar. A los pasajeros, la Guardia Civil les pidió los datos personales y les comunicó la apertura de diligencias para investigar lo ocurrido.

Otra incidencia más

Los pasajeros que no estaban heridos subieron a otro tren, que fue enviado desde Dos Hermanas (Sevilla), pero que al volver, minutos más tarde, no pudo pasar por las vías que acababa de cruzar. Eso motivó que terminaran finalmente su viaje hasta la estación sevillana de Santa Justa en autobús. El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, aludió a esta circunstancia para explicar que las “filtraciones de agua” son “imprevisibles”.

Varios tractoristas acudieron a auxiliar a las primeras ambulancias, que quedaron atrapadas en el barro

Emergencias 112 informó de que se movilizaron todos los medios disponibles de servicios sanitarios, bomberos, Guardia Civil, Protección Civil, y se informó a los ayuntamientos de la zona. Las dificultades del terreno impidieron llegar a las primeras ambulancias, y además quedaron atrapadas por el barro, por lo que el Ayuntamiento de Arahal reclamó varios tractores a propietarios privados, que inmediatamente acudieron a prestar ayuda.

Desde el servicio de emergencias de Andalucía aclaran que no fueron ellos quienes solicitaron esta ayuda, puesto que de inmediato pusieron en marcha un plan B, enviando el helicóptero del 061 y varias ambulancias todoterreno. También se dirigió a la zona un helicóptero de la unidad de montaña de la Guardia Civil que se dio la vuelta porque los heridos de mayor gravedad ya estaban atendidos.

El desastroso estado de las vías cuestiona por qué se abrió el tráfico antes del accidente

El herido más grave se trasladó en helicóptero al Hospital Virgen del Rocío, donde permanece ingresado con diversos traumatismos. Una mujer fue trasladada también en helicóptero al mismo centro hospitalario sin tanta gravedad, pero sus golpes desaconsejaban el viaje por carretera. El resto de heridos, hasta 35, fueron atendidos por contusiones leves y crisis de ansiedad.

Fomento asegura que en las próximas horas la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios podrá arrojar luz sobre las preguntas sin respuesta. Fuentes del Gobierno andaluz deslizan que llevan ya meses recibiendo “quejas de los trabajadores de Renfe por la falta de inversión en seguridad y mantenimiento en la red ferroviaria de Andalucía" y avisan de que no cejarán hasta tener toda la información. El PSOE ya ha pedido en el Congreso la comparecencia del presidente de Adif.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios