debate territorial

Susana Díaz alerta de “graves consecuencias” si Rajoy no presenta ya la financiación

La presidenta de Andalucía trata de volver al foco nacional para marcar discurso propio y de confrontación con el PP, reivindica su espacio y elude el enfrentamiento directo con Sánchez

Foto: La presidenta andaluza, Susana Díaz, durante su rueda de prensa en Sevilla este 28 de noviembre. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz, durante su rueda de prensa en Sevilla este 28 de noviembre. (EFE)

Susana Díaz advirtió al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que si no afronta pronto la reforma de la financiación autonómica, “las consecuencias van a ser muy graves”. La presidenta de Andalucía compareció de forma inusual este martes al término del Consejo de Gobierno para levantar la voz contra el PP, remarcar su discurso propio en la financiación autonómica tras la aprobación del cupo vasco, con el visto bueno del PSOE, y revestir de máximo rango institucional la celebración de los 40 años del 4 de diciembre en Andalucía.

La presidenta andaluza lleva días advirtiendo de que Andalucía tiene que volver a ser “un actor principal” en el debate territorial, pero está encontrando dificultades para elevar la voz en el panorama nacional sin que todo se lea en clave interna y de confrontación con su secretario general, Pedro Sánchez. Es la factura que sigue pagando tras su fallida apuesta por liderar el partido y, sobre todo, porque mantiene una relación con Ferraz que sigue muy lejos de la normalidad.

Su puesta en escena fue medida. Abordó varios asuntos, pero básicamente dejó claro que la reforma de la Constitución no será posible por la negativa de PP y Podemos a reformar la Carta Magna, y apostó por concentrar los esfuerzos en el modelo de financiación autonómica. Insistió en que “respeta de la primera a la última la letra de la Constitución” y que no cuestiona el cupo vasco ni quiere entrar en enfrentamientos entre territorios, pero sí atizó al Gobierno de Rajoy por haberlo aprobado sin interés por reformar el modelo para el resto de comunidades. El PSOE votó sí a tramitar un cupo muy beneficioso para el País Vasco sin debate y por lectura única. Díaz no entró en esa estrategia de los socialistas, aunque fuentes de su Gobierno y del PSOE andaluz admiten que han estado en desacuerdo y no era la mejor fórmula.

Medidas electoralistas

“El Gobierno tiene una actitud evasiva. Quiere ganar tiempo porque quiere ganar el 2018”, señaló Díaz. Acusó al presidente del Gobierno de dilatar la propuesta de un modelo de financiación con fines electoralistas, para suplir el próximo año el “excesivo déficit” del Estado a costa del superávit de los ayuntamientos y de la “asfixia” de la sanidad, la educación y la dependencia que gestionan las comunidades autónomas. “Está incumpliendo la Lofca, que es una ley que hay que cumplir como las demás y [Rajoy] está violentando su propia palabra”, señaló la presidenta de Andalucía. El actual modelo caducó en 2013 y la Conferencia de Presidentes, celebrada en enero de este año, se comprometió a presentar nuevo modelo en 2017.

Susana Díaz insistió en no querer entrar en guerra con otras comunidades y alabó que el lendakari vasco haya hecho su trabajo, pero sí habló de “un déficit estructural” y atacó a los ejecutivos, “sean del color que sean”, por ofrecer inversiones o aprobar con urgencia el cupo vasco “en subasta” por interés “según el Gobierno de turno”. “Quieren dejar pasar 2018 y luego vendrá Montoro con regalitos electorales”, vaticinó. Si Rajoy quiere “alimentar un proyecto colectivo de país”, censuró Díaz, no es posible que se mantengan diferencias de 818 euros entre un andaluz y un ciudadano de otras comunidades mejor financiadas.

"Solo voy a trazar una línea roja, la igualdad", advirtió Díaz en el debate territorial

La presidenta de Andalucía aprovechó los 40 años del 4 de diciembre, fecha que conmemora que miles de andaluces salieron a la calle a pedir la autonomía, para insistir en que Andalucía piensa estar en cabeza del debate territorial y que cogerá “la bandera de la igualdad” con el resto de territorios. Es nuevo que los socialistas festejen esta efeméride, siempre han preferido el 28-F, fecha del referéndum andaluz. “Solo voy a trazar una línea roja, la igualdad”, señaló Díaz, sin entrar en la posibilidad de que se negocie un cupo para Cataluña que aplaque los ánimos independentistas.

Susana Díaz alerta de “graves consecuencias” si Rajoy no presenta ya la financiación

No habrá reforma de la Constitución

El PSOE de Pedro Sánchez ha trasladado su malestar porque pese a su apoyo al 155, el Gobierno del PP haya enfriado la reforma de la Constitución, una de las prioridades que fijaron los socialistas y que pidieron abordar desde ya en la comisión territorial del Congreso. Susana Díaz consideró la reforma de la Constitución “necesaria y urgente”, pero dijo ser “realista” y admitió que para eso es necesario un gran consenso en el que no cree que vayan a participar ni PP ni Podemos. Consideró que “no es probable” que en esta legislatura se lleve a cabo.

Por eso, su foco político está en la reforma de la financiación autonómica, que admitió que generará tirones dentro del PSOE entre las distintas comunidades, como ya hay presidentes del PP que se suman a las tesis de Andalucía. Díaz dejó claro que esa reforma hay que verla en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, algo que remarcó tras varios intentos del PP de que se pacte por arriba en el Congreso entre los principales partidos. Según dijo, eso quedó claro en una reciente conversación telefónica con Pedro Sánchez. “Nos corresponde a las comunidades autónomas hacerlo en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Tuve una conversación con Pedro Sánchez donde con claridad me dijo que estaba totalmente de acuerdo con los planteamientos de los presidentes socialistas y ya hay presidentes del PP que están diciendo lo mismo”, agregó señalando a Juan Vicente Herrera, de Castilla y León.

Díaz quiere volver a estar en el foco nacional, en el 'tú a tú' con Rajoy, pero lo tiene difícil por los roces que siguen existiendo con Ferraz y Pedro Sánchez

Susana Díaz quiere volver a tener el foco nacional en debates como el territorial o el de la financiación, pero ahora lo tiene mucho más difícil aunque se empeñe en repetir que es su obligación como presidenta de Andalucía. Aunque Díaz, a la defensiva, lo achaca “a malas interpretaciones periodísticas”, la realidad es que su relación con Ferraz sigue siendo muy tensa y tiene dificultades para elevar la voz sin que haya roces con la cúpula de Pedro Sánchez.

Ambos líderes conversaron la pasada semana sobre la financiación autonómica, pero poco más, y hay gestos claros que demuestran la falta de normalidad. Dos detalles: Susana Díaz participa el próximo lunes en unas jornadas sobre el 4-D organizadas por la SER y, a diferencia de los líderes de otros partidos, no ha elegido como conversador a Pedro Sánchez sino al expresidente Rafael Escuredo. Y otro apunte: ella misma confirmó al término de la rueda de prensa que no pisará Cataluña en campaña porque el PSC no la ha convocado. Tampoco quiso valorar el veto a Ciudadanos o los duros ataques de su partido a la formación de Albert Rivera cuando su Gobierno va a sacar adelante esta semana los Presupuestos andaluces gracias a este partido, que le dio la presidencia.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios