CON LA SANGRE SE REALIZAN TRASPLANTES

Así funciona el banco de cordón umbilical de Málaga, el tercero más grande del mundo

Es centro de referencia internacional acreditado. Creado en 1995, alberga 29.000 unidades conservadas a una temperatura de -196 grados centígrados

Foto: Mari Carmen Hernández, responsable del banco de córdon umbilical de Málaga. (Agustín Rivera)
Mari Carmen Hernández, responsable del banco de córdon umbilical de Málaga. (Agustín Rivera)

Lucía estaba más que contenta. Feliz.

—Mamá, ¿podré entonces salvar una vida? —preguntó la pequeña de siete años.

—Jo, mamá, ¡yo también quiero! ¿Por qué Lucía sí y yo no? —reclamaba Dalmacio, su hermano, de 11.

Carmen Rueda, de 42 años, recibió una llamada a su móvil la mañana del 26 de septiembre. Estaba en el trabajo, en una entrevista. La llamaban del Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Málaga. Le iban a dar una buena noticia. La sangre del cordón umbilical de su hija Lucía, nacida en 2009, era compatible con un niño (o niña) para un trasplante de médula. No pudo evitar llorar. Se lo empezó a contar a todos sus compañeros de la ONG de inmigración (CEAR) donde ejerce como abogada.

La emoción alcanzó su cenit (lo cuenta ahora y enseña su brazo, con la piel de gallina) cuando se lo dijo a su marido y a sus hijos, que no paraban de preguntar quién era el receptor. Si era niño o niña. De qué país. Qué edad. Ninguno de esos datos, confidenciales al 100%, se puede saber. Tampoco si la operación se ha realizado ya o no. Solo saben de esa compatibilidad y se sienten útiles.

“Yo no me esperaba que esa llamada se produjera nunca. Nos sentimos unos elegidos”, explica Carmen a este diario, que llega al encuentro de El Confidencial acompañada de su madre, que se llama Gemma, tiene 68 años y es hematóloga. Está jubilada de la sanidad pública (ha trabajado en los hospitales Carlos de Haya y Clínico) y ahora ejerce su profesión en el centro hospitalario Quirón Málaga.

El cordón umbilical de Lucía forma parte de una de los 29.000 unidades que se conservan en el banco de Málaga, el mayor de España y el segundo de Europa. Creado en 1995, es el tercero más importante del mundo, solo por detrás del de Nueva York (Estados Unidos) y Durham (Reino Unido). El 13 de octubre, se supo que la sangre del cordón umbilical de un bebé nacido en Sevilla permitirá que su hermano de 10 años sobreviva a una enfermedad genética. La sangre de este bebé también se encuentra en Málaga.

Acceso al banco de cordón umbilical de Málaga.
Acceso al banco de cordón umbilical de Málaga.

¿Cuáles son los requisitos para donar? La madre debe haber tenido un embarazo controlado, ningún problema en su historial médico y familiar. Y un embarazo a término (no menos de 34 semanas). Antes de la expulsión de la placenta, en el cordón umbilical, que se ha cortado y separado del niño que acaba de nacer, se recogen los restos de sangre que quedan en la placenta. La recogida se efectúa por gravedad en una bolsa similar a la de donación normal. Se trata de una sangre rica en células madre de la sangre adulta. Con esas células madre se pueden hacer trasplantes de progenitores.

Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia

El fundamento del cordón es almacenar células madre en la sangre adulta para poder realizar trasplantes de médula ósea enferma. Y Málaga concentra no solo los cordones umbilicales donados de toda Andalucía, sino de las comunidades de Castilla-La Mancha y Murcia. En total, son 63 maternidades (el 10%, de la sanidad privada; el resto, de la pública). Hay otros seis bancos en España (en Cataluña, el pionero, y en las comunidades de Madrid, Valencia, País Vasco, Galicia y Canarias).

El crecimiento del banco de Málaga se debió al impulso de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que en 2006 invirtió un millón de euros en modernizar la infraestructura para acoger más unidades. Hasta ese momento, las madres que no eran de la ciudad andaluza no podían donar la sangre del cordón. Desde ese año, Málaga se convirtió en la gran referencia nacional. La demanda social de donación, el 'boom' mediático de las células madre y el cordón de la princesa Leonor guardado en un banco de sangre de Tucson (Arizona, Estados Unidos) se convirtieron en otros factores que explicaron el desarrollo del banco.

Contenedores del banco de cordón umbilical.
Contenedores del banco de cordón umbilical.

Un sistema de transporte diario recoge en contenedores isotérmicos las donaciones en las maternidades de los hospitales hasta llegar al banco malagueño. La bolsa donde está el cordón viene acompañada de tubos para el control de calidad y la compatibilidad HLA (del inglés ‘human leukocyte antigen’, que significa 'antígenos leucocitarios humanos'), una especie de ‘matrícula’ del tejido para averiguar la compatibilidad de una unidad para un paciente. En la HLA figura la documentación, en un 'pack' individual, con el consentimiento de la madre y todos los antecedentes médicos.

En 2010, consiguió la acreditación de la asociación Netcord International, que certificó la calidad del centro con auditores de Estados Unidos

Isidro Prat, de 68 años, es el director de Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Málaga (CRTS), ubicado en el Hospital Civil de Málaga, dependiente del Hospital Carlos Haya, y que funciona desde 1988. Su capacidad de gestión ha logrado la proyección internacional del banco de cordones umbilicales “tras conseguir la acreditación en 2010 de la asociación Netcord International, que certificó la calidad del centro con auditores de Estados Unidos que analizan las maternidades, el conocimiento de los ginecólogos y si el almacenamiento en el hospital es el adecuado”, explica Prat. “A partir de 2010, nos posicionarnos en la ‘pomada’, y eso suponía que nuestro banco de cordón no solo acogía sangre destinada a pacientes de España o Europa, sino de todo el mundo. De hecho, el mayor número de trasplantes se demanda de Estados Unidos”.

Cuando el médico tiene un paciente que necesita una unidad de cordón umbilical, mira su HLA y busca en todos los bancos disponibles para saber qué unidades son más compatibles. El número de trasplantes que se consiguen realizar tomando el centro de Málaga como referencia se eleva a unos 80 o 90 diarios en el planeta. “Hasta Australia se ha desplazado sangre de cordón en cuatro ocasiones”, señala el director.

Disponibilidad inmediata

Las unidades están criopreservadas a -196 grados centígrados. Hay que mantener la temperatura no solo en el almacenamiento, sino durante el transporte y hasta la infusión en el paciente. Los contenedores contienen nitrógeno líquido para que pueda ser absorbido y no pueda peligrar la unidad durante el vuelo. También constan de un microchip que informa si la temperatura se ha mantenido, un elemento crucial para que el trasplante se pueda formalizar.

La gran ventaja de disponer de un cordón umbilical compatible es que se trata de un trasplante rápido con disponibilidad inmediata. Se conoce la cantidad de células de las que consta el cordón umbilical, las características, si está libre o no de enfermedades contagiosas. En un plazo de 48 horas se puede confirmar el trasplante y trasladar esa unidad a cualquier lugar. Cuando se trata de un donante de médula ósea, hay que localizar al donante y ver los análisis en el sistema de compatibilidad, comprobar que la analítica es negativa, que no tiene ninguna enfermedad infecto-contagiosa y que es el apto para la donación. Esto retrasa la infusión de estas células un mes o mes y medio.

El tejido del cordón también alberga otras células llamadas mesenquimales, con gran recorrido de investigación

La edad de la donante no es obstáculo. No hay límite. Eso sí, por legislación, debe haber cumplido los 18 años. La madre puede donar, pero luego las células madre no pueden ser las adecuadas. Esa sangre se puede destinar para usos no destinados al trasplante, como el colirio en los tratamientos de los ojos. “El tejido del cordón también alberga otras células llamadas mesenquimales, con gran recorrido de investigación, y que cuentan con la capacidad de poseer tres tipos de células distintas que influyen en nuestro sistema inmune”, narra María del Carmen Hernández, de 64 años, responsable técnica del banco de tejidos del CRTS, que agrupa el de cordón umbilical.

Mari Carmen Hernández, posando en el banco de cordón umbilical de Malaga.
Mari Carmen Hernández, posando en el banco de cordón umbilical de Malaga.

Cada año se procesan 1.000 unidades, el 25% de las unidades donadas. No se albergan más por no reunir las características de calidad para un trasplante. De las unidades más antiguas (las de 1995), quedan un millar en el banco. Todas están crionizadas. El almacenamiento es indefinido. De por vida. En los últimos años, a la embarazada no solo se le practica un chequeo de enfermedad de transmisión sexual, venéreas (sífilis, sida) o hepatitis sino también su historial de viajes. Preocupa mucho el desarrollo de enfermedades emergentes como el zica.

El Plan Nacional contabiliza en toda España 60.000 unidades de cordón umbilical, una cantidad suficiente, según Prat, para abastecer los requerimientos mundiales. “Ahora mismo tenemos un equilibro entre las unidades que salen y las que llegan. Eso sí, hay que buscar HLA específicos. España es un tesoro. Al haber sufrido tantas invasiones, se han producido muchas mezclas. Desde el crecimiento de la inmigración, tenemos bolsas de posibles donantes muy interesantes, con HLA complicados, difíciles de encontrar. Ahora estamos trasplantando mucho en Sudamérica. Justo en este momento tenemos cuatro unidades en reserva para enviar a Colombia de trasplante de médula ósea”.

Los contenedores cuentan con una capacidad de 3.400 unidades de sangre de cordón umbilical y se componen de nitrógeno y de gas

En el banco en sí trabajan media docena de hematólogos (el 90% es personal femenino) más personal administrativo. Hay tres turnos de trabajo. Los contenedores cuentan con una capacidad de 3.400 unidades de sangre de cordón umbilical y se componen de nitrógeno y de gas. Disponen de congeladores programables con los que se logra un descenso de la temperatura de forma programada para que el proceso de congelación no llegue a ser nocivo. El objetivo de la descongelación de las células es que estas sigan siendo útiles.

Anonimato

Carmen Rueda, la madre de Lucía, no sabe de qué país procede el receptor de su donación de cordón umbilical. “Tiene que permanecer en el más estricto de los anonimatos. Por una parte, pienso que me gustaría saberlo, y por otra parte creo que no. Si el resultado es positivo, la alegría se completa, pero en el caso de que tuviera noticia de que ese niño o niña no hubiera superado la enfermedad, yo creo que me afectaría, porque una cosa es que se haga compatible y otra que salga bien”.

Dos doctoras del banco no dejan de llamar por teléfono. A familias y maternidades. Atienden correos electrónicos. Quizá justo en este momento han localizado la compatibilidad de un HLA. El cordón umbilical de una madre puede salvar otra vida. En cualquier rincón del planeta.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios