HITO SANIDAD ANDALUZA

Nace el tercer ‘bebé medicamento’: salvará a su hermano con un trasplante de médula

La niña nacida el miércoles en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla permitirá a su hermano de diez años sobrevivir a una enfermedad genética muy rara que afecta a su sangre

Foto: Este bebé salvará a su hermano gracias a un trasplante de médula.
Este bebé salvará a su hermano gracias a un trasplante de médula.

Javier, Andrés, Estrella, Antonio y, con suerte, en pocos meses habrá otro dos nombres más en esa lista, otra niña y otro niño. Ella nació el miércoles en una cesárea programada en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Es el tercer 'bebé medicamento' nacido en la sanidad pública andaluza y el cuarto de España. Es niña y salvará a su hermano, de diez años, de una enfermedad hematológica grave que amenaza su vida. Sus padres, a diferencia de los casos anteriores, han pedido que se salvaguarde su identidad y se haga todo en la más estricta intimidad. No quieren cámaras ni fotos, pero están a punto de sumar a su hijo a la lista de “supervivientes inesperados” que atesora el equipo de Genética, Reproducción y Medicina Fetal que dirige Guillermo Antiñolo.

El hermano mayor no sabe de la gravedad de su enfermedad, llamada síndrome de Shwachman-Diamond. No sabía que estaba volviendo a nacer cuando el miércoles sus padres se fueron al hospital. Ni en su entorno familiar menos cercano, ni la mayoría de compañeros de su colegio, conocen que está muy enfermo y que tendrá su oportunidad cuando en los próximos meses se someta a un trasplante de sangre de cordón umbilical de su hermana. Si se resuelve con éxito posiblemente saldrá del anonimato, prometen los padres. Si se cura, sería el segundo caso en el mundo en el que un paciente afectado por este rarísimo síndrome se salva con un trasplante de estas características.

El 'dream team' de Antiñolo

El éxito es del equipo de Guillermo Antiñolo, que lidera a unas cinco personas en un grupo que crece hasta los doce profesionales, en un caso como este en el que se implican muchos departamentos del hospital público. La bebé nació hace menos de 48 horas tras un embarazo muy vigilado y tenso pero lleno de esperanza. El primer hito fue una fecundación 'in vitro' en la que, mediante la técnica del diagnóstico genético preimplantatorio, ya se sabía que el embrión estaba libre de la enfermedad hematológica que sufre su hermano. Además, en su caso se dio un paso más, al asegurarse de que su perfil de histocompatibilidad (HLA) la convertía en la donante de médula idónea para su hermano. Debía tener el mismo grupo sanguíneo y el mismo sistema de defensas para reducir al mínimo el rechazo.

El investigador Guillermo Antiñolo explicó que a los tres días de conseguir el embrión se toma una célula que permite mediante un análisis genético saber si está libre de la enfermedad y su antígeno, que mide el grado de compatibilidad con el paciente que va a recibir el trasplante. En este caso, se dio con un embrión cien por cien compatible y eso es casi prácticamente imposible. Casi un milagro, con permiso de la ciencia.

"Todo llega". El pasado miércoles se programó la césarea con el embarazo a término y el cordón umbilical está ya en un banco público en Málaga

“Esta es una de esas historias que vivimos que tiene mucho de viaje”, explicó Antiñolo. No solo hay que conseguir el embrión y el embarazo. Después, este tiene que llegar a buen término “en condiciones muy exigentes” y solo cuando el bebé alcance el peso adecuado se puede programar la cesárea para garantizar la extracción más segura del cordón umbilical, otro momento clave, cuyas células permitirán a su hermano contar con una nueva médula.

“Pero todo llega”, narró el especialista. Fue el día 11 de octubre por la mañana y sobre las seis y media de la tarde todos, el equipo médico y la familia, por fin pudieron respirar tranquilos después de meses de mucha tensión. “A esa hora tuvimos los resultados y todos nos relajamos un poco”, contó Antiñolo. Ese bebé salvará a su hermano cuando en unos meses, la intervención aún no está programada, se haga el trasplante. Mientras tanto, la sangre de su cordón umbilical está ya en el banco público de Málaga. Este banco andaluz es el primero nacional y el tercero mundial en cuanto a cordones almacenados y procesados, por detrás de Nueva York (EEUU) y Durham (Inglaterra).

72 niños libres de enfermedad genética

En 2008 ya este equipo del Hospital Virgen del Rocío logró el nacimiento de Javier y de su hermano Andrés. En 2012, nació Estrella que también curó a su hermano Antonio. El tercer nacimiento consagra a este equipo médico. Han tenido en sus manos a diez parejas en estas circunstancias y tres tienen hijos sanos en casa. Este índice de casos resueltos supone, según los profesionales, un porcentaje muy elevado en casos de esta complejidad. “Un 30% de éxito en este tipo de tratamientos es muy alto”, defendió Antiñolo, que mostró su orgullo y su agradecimiento por trabajar en la sanidad pública andaluza. La consejera de Salud, Marina Álvarez, también defendió el hito en un momento en el que las mareas blancas siguen fuertes en Andalucía reclamando más calidad en el servicio público.

El equipo médico responsable del nacimiento de este bebé.
El equipo médico responsable del nacimiento de este bebé.

En 2005, Andalucía fue la primera comunidad autónoma en incorporar el diagnóstico genético preimplantatorio, la salvación para familias que quieren tener hijos pero corren el riesgo de transmitir graves enfermedades a sus hijos. Se obtienen preembriones por técnicas de fecundación 'in vitro' y se hace un análisis genético que permita transferir al útero de la madre aquellos libres de enfermedad. Hasta ahora 72 niños han nacido en Andalucía libres de enfermedades por esta técnica y hay otros ocho embarazos en curso.

Un año más tarde, en 2006, la Ley de Reproducción Asistida permitió dar un paso más y añadir que esos bebés nacidos sin enfermedad pudieran salvar a un hermano que sí la tuviera. Es lo que se llamó el Diagnóstico Genético Preimplantatorio con fin terapéutico, apodado coloquialmente como los ‘bebés milagro’ o ‘bebés medicamento’, aunque los científicos renieguen de ese tipo de acepciones. Este procedimiento es mucho más complejo que el anterior. Hay que conseguir también que el preembrión sea compatible 100% para un futuro transplante.

Esta técnica está especialmente recomendada para enfermedades hematológicas que no son leucemias pero que amenazan gravemente la vida de los pacientes, para anemias y fallos medulares congénitos.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios