la junta apunta a la empresa subcontratada

El padre de la muerta en un ascensor público, indignado con el PSOE: "No puedo oír más"

La consejera de Salud anuncia que la Junta se ha personado como acusación particular en el caso de la joven que este verano murió tras dar a la luz en el Hospital de Valme

Foto: El padre y el marido de Rocío Cortés, la joven fallecida en un ascensor del hospital sevillano de Virgen de Valme. (EFE)
El padre y el marido de Rocío Cortés, la joven fallecida en un ascensor del hospital sevillano de Virgen de Valme. (EFE)

"No puedo escuchar más. Perdonadme. Estoy muy caliente. Ahora mismo no puedo". El padre de la mujer de 26 años que este verano murió en el ascensor de un hospital público tras dar a luz abandonó este miércoles el pleno del Parlamento andaluz visiblemente conmocionado, arropado por varios familiares y entre gestos de impotencia y frustración.

Su salida coincidió con la intervención del diputado del PSOE andaluz Francisco Vargas, que se enzarzó en una discusión con el PP, acusando al principal partido de la oposición de querer sacar tajada política del accidente y minimizando la responsabilidad de la Junta. "Es mezquino y un sucio juego", dijo desde la tribuna.

La consejera de Salud de Andalucía, Marina Álvarez (d), y Silvia Calzón (c), gerente del Hospital de Valme.
La consejera de Salud de Andalucía, Marina Álvarez (d), y Silvia Calzón (c), gerente del Hospital de Valme.

Nada que ver el tono a la defensiva y bronco del portavoz socialista con el de la consejera de Salud, Marina Álvarez, que visiblemente conmovida y a ratos con problemas incluso para enhebrar su discurso anunció que la Junta se había personado como acusación particular en el caso para llegar hasta el final y exigir que se depuren responsabilidades. Aunque no especificó más, desde el Gobierno andaluz aclararon que no se trata de ir contra nadie sino de exigir que se esclarezca la verdad. Como los servicios jurídicos no van a ir contra el Servicio Andaluz de Salud, está claro que apuntan a la empresa subcontratada que tenía la responsabilidad del mantenimiento del ascensor. La investigación está abierta en un juzgado sevillano desde el día posterior al accidente.

Fotografía facilitada por la familia de Rocío Cortés.
Fotografía facilitada por la familia de Rocío Cortés.

El padre de Rocío Cortés, que murió guillotinada por un fallo en un ascensor tras dar a luz a su tercer hijo por cesárea en el Hospital de Valme, en Sevilla, el pasado 20 de agosto, tuvo que abandonar el pleno del Parlamento arropado por otros familiares en plena intervención del PSOE andaluz. Declinó hablar con los periodistas asegurando que en ese momento estaba "muy caliente". Su nieta, que quedó huérfana de madre a las pocas horas de nacer, ha sido intervenida por un problema cardíaco. La familia está personada en la causa judicial.

La diputada del PP andaluz Patricia del Pozo no dudó en su intervención en asegurar que está "abochornada" por la actitud del Gobierno andaluz. Fue el PP quien invitó a la familia al pleno del Parlamento. El líder de la oposición, Juanma Moreno, se acercó a saludar al padre de la víctima poco antes de que este se fuera indignado del pleno.

La diputada del PP lamentó que nadie de la dirección del Hospital de Valme estuviera en contacto con la familia tras el accidente. De hecho, según su relato, confirmado por el padre de la víctima, que asentía mientras esta intervenía, pasaron horas en la habitación tras oír el estruendo del accidente del ascensor sin que nadie acudiera a explicar qué había ocurrido. "Había cuatro denuncias por falta de seguridad y siete escritos alertando de fallos de funcionamiento", sostuvo Del Pozo (PP), que desveló también que desde 2013 las tareas diarias de mantenimiento del hospital que antes era responsabilidad de los trabajadores de la plantilla del SAS pasaron a ser una tarea de una empresa subcontratada. La oposición ligó en todo momento el fatal accidente con los recortes de los últimos años en la sanidad pública.


Un accidente de tráfico

"Cuando por fin se dirigieron a la familia, los responsables del hospital dijeron que se pensaran que había sido como un accidente de tráfico", narró la portavoz del PP. La consejera de Salud se mostró muy dolida con esas palabras, que desmintió en su turno de palabra, aunque ya la familia estaba fuera del hemiciclo. Contó Marina Álvarez que ella personalmente se trasladó al hospital, estuvo con los familiares y les dio su número de móvil, y que estos han contactado con ella de forma directa en alguna ocasión. Además, asegura que el hospital brindó apoyo psicológico a la familia. La titular de Salud pidió "no prejuzgar a nadie", dar tiempo a la investigación y dejar que el juez decida qué pasó aquel fatídico día de agosto. "Fue un día muy difícil para todos. ¿Se imaginan cómo lo pasaron los profesionales del hospital?", dijo la consejera. El padre de la víctima ya no pudo oírla.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios