la investigación sigue en marcha

La Guardia Civil y la autopsia confirman la muerte de la niña Lucía por accidente

La pequeña presentaba heridas, hematomas leves en las piernas y manchas de grasa. No se descartan al cien por cien otras posibilidades. La AUGC resalta la escasa luminosidad en la zona

Foto: El tren de Cercanías Málaga-Álora, entrando en la estación de Pizarra. (Agustín Rivera)
El tren de Cercanías Málaga-Álora, entrando en la estación de Pizarra. (Agustín Rivera)

La Guardia Civil y la autopsia han confirmado, por el momento, la muerte por accidente de la niña Lucía Vivar, que desapareció el 26 de julio en Málaga. “A día de hoy no hay nada que indique que no fue un accidente, aun así, los investigadores tienen abiertas todas las líneas de investigación para no descartar al cien por cien otras posibilidades”, confirmaron este jueves a El Confidencial fuentes oficiales del Instituto Armado.

La autopsia revela que la niña, que murió debido a un traumatismo craneoencefálico severo, tenía erosiones, hematomas leves en las piernas y manchas de grasa, como confirma este jueves el diario ‘Sur’. Lucía tampoco sufría heridas ni en las manos ni en la cara. Los investigadores sostienen que la pequeña falleció por el “traumatismo de alta energía” provocado por el tren, aunque no la arrolló.

La hora de la muerte también era clave para establecer qué pasó con la niña. Según los forenses, Lucía perdió la vida entre las 5:00 y 7:00 horas, a 4,2 kilómetros de la estación de Pizarra, donde se le perdió el rastro. El maquinista del tren de Cercanías Málaga-Álora observó alrededor de las 6:45 "un bulto” en la vía. El informe del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses del Departamento de Sevilla destacó que la pequeña no presentaba signos de agresión sexual ni había ADN masculino en el cuerpo de la menor.

Un portavoz de la AUGC (Asociación Unificada de la Guardia Civil) consultado por El Confidencial expone sus dudas sobre la falta de heridas de Lucía en la mano. “Tuvo que caerse muchas veces por el tipo de terreno y al poner repetidas veces las manos entre piedras se tenía que haber afectado alguna uña”, indicaron fuentes de la AUGC.

Bar de la estación de Pizarra donde se perdió la niña el pasado 26 de julio. (Agustín Rivera)
Bar de la estación de Pizarra donde se perdió la niña el pasado 26 de julio. (Agustín Rivera)

Estas mismas fuentes también se plantean otras opciones. “El accidente es una de las posibilidades que hay que consolidar con pruebas contundentes para atribuírselas, al igual que pudiera ocurrir con una persona presunta autora del asesinato. No vale decir que es un accidente mientras se cuestionan las circunstancias que deben darse para tal desenlace”, señaló a este diario el portavoz del sindicato de la Guardia Civil.

Escasa luminosidad

Otro de los factores que hay que tener en cuenta en la investigación, según indican a El Confidencial desde la AUGC, es que la luminosidad en la noche de desaparición era de apenas un 8%, por la que la niña presuntamente atravesaría la vía durante toda la noche con escasa visión.

La familia ha solicitado que sigan abiertas todas las líneas de investigación sobre la muerte de la pequeña el pasado mes de julio, en el bar de la estación de Pizarra (Málaga). Los padres de Lucía, en un comunicado de prensa, manifiestan que no existen “pruebas concluyentes sobre lo sucedido, dado que lo hasta ahora existente no resulta en modo alguno relevante para que ninguna alternativa sea abandonada”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios