Los empresarios cercan al "tripartito"

Marbella se indigna ante la proliferación de un turismo "incívico a lo Magaluf"

Los últimos actos vandálicos acontecidos en la ciudad han despertado la indignación de los ciudadanos, que piden más agentes policiales y una regulación más estricta

Foto: Composición de imágenes de turistas descalzos y acostados en bancos por las calles de Marbella.
Composición de imágenes de turistas descalzos y acostados en bancos por las calles de Marbella.

Marcus y Liam, los dos británicos que causaron el terror el pasado fin de semana en Marbella, han asestado un duro golpe a la imagen del destino cinco estrellas. El peligro que entraña este tipo de turismo ha abierto la caja de los truenos en la ciudad costasoleña hasta el punto de enfrentar, una vez más, a políticos, empresarios y ciudadanos sobre el modelo de ciudad que se está creando. Gonzalo Divar, titular del Juzgado de Instrucción 3, decretó el miércoles el ingreso en prisión de los dos jóvenes por presuntos delitos de tentativa de homicidio, contra la seguridad vial y lesiones.

Tanto Marcus como Liam dieron positivo en el test de drogas que les practicaron los agentes de la Policía Local: uno por cocaína y otro por cannabis. Ambos tenían antecedentes penales. Uno de ellos ya está en la calle tras pagar la fianza de 25.000 euros. "Y ¿ahora qué? Los dejan en libertad, como ocurrió con los últimos detenidos acusados de la desparacion de una joven ucraniana en la discoteca Aqwa Mist, que cuando salieron de la cárcel se emborracharon y atropellaron a una pobre mujer que salía de su trabajo. No, no podemos dejar que esto siga así. El verano solo acaba de empezar y lo que ha pasado es solo un aviso”, comenta a este medio uno de los muchos empresarios que han firmado contra el turismo basura, en una página cursada por el empresario Enrique Moncada, que será el encargado de entregar en el Ayuntamiento la misiva.

Recogida de firmas en Change.org contra el turismo basura en Marbella.
Recogida de firmas en Change.org contra el turismo basura en Marbella.

El lema es: “No más turismo basura”, así, esta plataforma pretende que se inicien los trámites para aprobar las normas necesarias para “proteger nuestro municipio, y su principal fuente de ingresos, de especuladores nacionales y/o extranjeros, en beneficio de todos los residentes, vecinos y turistas tradicionales que aman y desean proteger esta ciudad”.

Dos turistas en traje de baño tumbados en el suelo junto a un centro comercial de Marbella. (A. G.)
Dos turistas en traje de baño tumbados en el suelo junto a un centro comercial de Marbella. (A. G.)

Así reza la petición, en la argumentación de que la imagen del municipio está decayendo y ello afecta al modelo de ciudad. La campaña, que en 4 días ha conseguido superar las 2.000 firmas, pretende llamar la atención sobre la necesidad de poner coto al tipo de turismo que se quiere –y al que no se desea– para el municipio.

Marbella Luxuri

La polémica del caos de la ciudad ha vuelto a la calle en un fin de semana donde, precisamente, se está celebrando el Marbella Luxury Weekend con marcas de lujo en Puerto Banús. El responsable de este evento, que también fue presidente del CIT, Miguel Gómez y Molina, está sufriendo de cerca, en su joyería, el problema de la zona: “Gente con una falta de civismo total y falta de control –cuenta a El Confidencial– han sido el resultado de los hechos de este fin de semana: gente caminando sin camiseta por Puerto Banús, chicos semidesnudos bebidos, drogados… ¡Eso lo que vemos! No hay ningún control. Hay que tomar medidas drásticas y tener tolerancia cero para que esas estampas no sean lo común sino hechos aislados. Pedimos una ordenanza municipal, como se ha hecho en Barcelona, donde se prohíban conductas obscenas así como caminar por el casco antiguo de Marbella y Puerto Banus sin camisa, por poner solo un ejemplo”.

Otro empresario de los firmantes en la petición urge al Ayuntamiento a tomar medidas: “No se puede prohibir que venga gente sino exigir una serie de medidas que deben cumplir los establecimientos. Y si hay que pagar unas tasas para esos eventos, ¡que lo hagan!”.

'Marbeluf' o la decadencia de un destino

Diego Skalona, un joven que en su página de Facebook "Marbella se queja" ha conseguido aunar el sentir de más de 22.902 vecinos de la ciudad, informa a El Confidencial que estos actos “están hundiendo Marbella", una ciudad a la que según Skalona ya llaman "la Marbella cutre de antes de Gil". Y añade que lo del atropello va unido a otros acontemientos, como el robo de un coche con un bebé dentro u otro acto vandálico en el que han atracado a un señor justo delante del joven. "Estamos perdiendo esa calidad de vida que tenía esta ciudad”, sentencia.

Oferta de vacaciones 'low cost' en Marbella.
Oferta de vacaciones 'low cost' en Marbella.

En "Marbella se queja" su promotor, Diego, expresa los prejuicios que sufre la ciudad por el turismo de baja calidad: “Marbella está sufriendo el caos por el turismo bajo que viene principalmente de Inglaterra, lugar donde hemos visto al alcalde José Bernal, del Tripartito, en la Word Travel Market acompañado por el dueño de La Sala Banús (establecimiento frecuentado por ingleses en su mayoría), donde los turoperadores de 'low cost' consiguen por 145£ billetes de avión, alojamiento en el PYR Apartahotel y barra libre en bares que son propiedad de este señor”.

Además, el promotor opina que sería beneficioso para la ciudad incrementar el número de agentes de seguridad y más videovigilancia: “Hay que dotar a Puerto Banús de una comisaría, e implicar a la Policía Nacional y al gobierno central, aprovechado que tenemos en el senado a Ángeles Muñoz, que debería mirar por los intereses de los marbellíes y poner la videovigilancia… Aunque, bien mirado, lo de la comisaría es de prioridad máxima. Normativas, ordenanzas y retirar a los turoperadores la licencia… aunque, sin presencia policial es un trabajo baldío”.

Precisamente, gracias a la hazaña del guardia civil Salvador Gálvez, fueron detenidos los causantes de los atropellos. Él solo se enfrentó al británico y lo tumbó en el suelo. En Marbella ya le conocen como "el héroe".

Miedo a que se desate la anglofobia

La situación está afectando especialmente a Puerto Banús, donde cada vez se hace más usual la imagen de turistas en estado de embriaguez y semidesnudos campando por el recinto y con comportamientos incívicos. En la página "Pisses puertobanus" pueden verse verdaderas atrocidades de turismo barato, gente orinando en los escaparates, tirándose al mar en calzoncillos entre los barcos o escupiendo. Nadie en Marbella quiere que se hable de anglofobia.

Varios ingleses se pasean en bikini por Puerto Banús. (A. G.)
Varios ingleses se pasean en bikini por Puerto Banús. (A. G.)

Precisamente, gran parte del turismo que acude al recinto portuario de Banús es inglés. Locales de público eminentemente británico como los que critican en "Marbella se queja", están en alerta. Luis Quiroga empresario de La sala –establecimiento que hace cajas millonarias con el turismo inglés– destaca a El Confidencial: “Me preocupa, y mucho, la anglofobia. Me parece una barbaridad. El turista inglés es educado y encantador. Locos lo hay en todos los sitios. Que los marbellíes nos auto flagelemos no es de recibo. Criminalizar me parece una barbaridad. Yo empezaría por hacer un bando, como hay en otras ciudades, para regular. Esto no es la Marbella de hace 40 años, pero tampoco llegamos al nivel de Magaluf. Solo hay dos o tres hoteles así, pero el resto nada tiene que ver con esa infraestructura”.

Hay rotativos en Inglaterra que hablan de la decadencia de Puerto Banús con reportajes devastadores sobre la inseguridad del recinto haciendo un repaso por todos los problemas que, a su juicio, se concentran allí. “Timadores, carteristas y prostitutas de bajo precio dominan el puerto de Banús después del atardecer”, relatan en el texto, que insiste en que la crisis de consumo ha hecho que el territorio esté en manos de bandas criminales, como la banda de Birmingham que rivaliza en Marbella con otros grupos mafiosos por el narcotráfico entre el público de mayor nivel adquisitivo.

La marea de Banús que llega al casco urbano

Luis Quiroga abunda en que el turismo hay que cuidarlo porque "el pueblo marbellí vive de este sector". Pero el interés de los vecinos de Marbella no siempre coincide con el de estos empresarios.

Según Diego Skalona, marbellí de toda la vida, “ahora los buitres de los Beach Club de 'low cost' se han fijado en los chiringuitos del casco urbano, y no será raro ver a 'guiris' borrachas y semidesnudas también por el casco antiguo y por el paseo marítimo, cargándonos ya también el turismo residencial del centro de Marbella. El empresario de los paquetes 'low cost' y amigo íntimo del alcalde va a abrir en el paseo marítimo un nuevo antro del todo incluido, y ya te digo que si no le ponemos freno, este será el primero de muchos”. “Marbella está viviendo una escalada de turismo de bajo nivel ('low cost') que pone en peligro decenas de sectores empresariales, inversiones públicas y la habitabilidad de nuestra ciudad y municipio, y eso tiene que terminar. Los ciudadanos de Marbella se quejan porque han perdido calidad de vida con la proliferación de establecimientos que han copado las playas de Marbella desde el arco de entrada a Puerto Banús", opina el marbellí.

"Es verdad que empieza a haber problemas de convivencia. Esto debe resolverlo la Administración antes de que surjan movimientos más agresivos"

Para la presidenta del Casco Antiguo, Carola Herrero, es necesaria una regulación: “La policía tiene que exigir al turismo –explica a este medio–, parece como si al turista hubiera que perdonarle todo, pero no. Igual que los ciudadanos respetamos la norma y se nos exige mucho en una ciudad como Marbella, con una vida muy cara, donde pagamos altos impuestos, pues también exigimos que las autoridades impongan unas normas de convivencia al que llega”. “Es verdad que empieza a haber problemas de convivencia. Esto se debe canalizar desde la Administración antes de que surjan movimientos más agresivos. El turismo invade nuestras ciudades, incluso el de calidad no deja convivir. Estamos muy desasistidos y eso hace que se desaten movimientos de 'turismofobia'. El problema en Marbella no es que sea caro o barato, es que se ha masificado”.

La guerra política y la vuelta del PP a la ciudad

El lamentable suceso de los “atropellos masivos” ha servido para desatar una guerra sin piedad entre los distintos sectores políticos de la ciudad. El alcalde José Bernal acusa al presidente del PP, Elías Bendodo, de haber trasladado una imagen "deleznable de Marbella que es rotundamente falsa", por lo que el socialista le ha instado a pedir perdón "a cada uno de los ciudadanos de este municipio cuyo principal sustento económico es el turismo". "Desde el amor por nuestra ciudad, nunca en el PSOE en la oposición ni en el Gobierno ponemos en duda cuestiones que puedan generar inestabilidad a la economía de Marbella. Y lo podríamos hacer si habláramos de la falta de la Policía Nacional, de la situación de las playas y de otros aspectos que son competencia del Gobierno central", ha apuntado Bernal.

El alcalde ha asegurado que no compartirá "que ataque a la ciudad". Pero la oposición popular no se da por vencida y, aprovechando “el caos de la ciudad”, organizó un acto con Juan Manuel Moreno instando a una moción de censura. El líder popular subrayó la necesidad de un cambio de gobierno en Marbella para que el municipio "retome el impulso que nunca debió haber perdido". Añadió que la ciudad "está peor que hace dos años", pero se trata de una "situación reversible" porque se dan las condiciones para que el PP "afronte el reto del Gobierno". El alcalde de Marbella ha amenazado con salirse del Patronato de Turismo si los populares no rectifican las califaciones que han hecho del municipio de Marbella.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios