"una mafia"

La ‘guerra del taxi’ en Sevilla: casi dos décadas a huevazos, pinchazos y pintadas

Las codiciadas plazas del aeropuerto enfrentan a la asociación mayoritaria de taxistas en Sevilla con otros grupos que denuncian agresiones y exigen el fin de un monopolio ilegal

Foto: Taxistas andaluces. (EFE)
Taxistas andaluces. (EFE)

Estación de Santa Justa un medio día del pasado 15 de diciembre. Una pareja extranjera asistió estupefacta a la pelea a gritos y empujones de dos compañeros taxistas que discutían con mucha agresividad y malos modos por llevarse el servicio. El resto de la cola miraba hacia otro lado como si fuera lo normal. Por desgracia, en Sevilla no es tan extraña esa bienvenida a sus visitantes. El mal viene del aeropuerto, donde un grupo maneja la plaza más codiciada y con más beneficios de la ciudad, pero la cizaña se extiende. La pareja trató de evitar el vehículo que le habían asignado, desconfiados por el espectáculo previo, pero casi fueron invitados a empujones a tomar asiento.

Días atrás, durante la jornada de los Premios Forqué, en la misma estación se vivió otro pico de tensión con una pelea de los taxistas contra conductores de Cabify y Uber. En Sevilla, las guerras están cruzadas. Los taxistas exigen vigilancia contra el "intrusismo" y que se garantice que estos servicios alternativos se prestan con todas las licencias. Lo peculiar es que, dentro del propio gremio, hay una lucha sin cuartel aún más dura. Una asociación mayoritaria, Asociación Solidaridad del Taxi, y otra menor, Unión Sevillana del Taxi, llevan la voz cantante en las negociaciones con el ayuntamiento dentro del instituto municipal que regula el sector. "Es una mafia y una vergüenza", denuncia una taxista de 37 años y cuatro al volante que pide anonimato. “O comulgas y pagas o te sabotean”, afirma con rotundidad. “Si acudes al aeropuerto”, explica, “y no eres de los suyos, te pinchan las ruedas, te amenazan, te tiran huevos, te acorralan con volantazos”.

Dentro del propio gremio, hay una lucha sin cuartel aún más dura. (EFE)
Dentro del propio gremio, hay una lucha sin cuartel aún más dura. (EFE)

Asalto a su vivienda

"Ahora mismo no puedo atenderte, voy camino de la policía a poner una denuncia", explica al otro lado del teléfono Juan Martín Caparrós, presidente del Foro Taxi Libre, la organización en pie de guerra contra 'los que mandan' y que reúne a 217 taxistas. "Han asaltado mi casa", explica. ¿Pero tiene algo que ver con el conflicto del taxi? "¿Usted que cree? Lo dirá la policía”, asegura. Esta asociación ha organizado una concentración el próximo 13 de febrero para explicar al gremio su reclamación de que se haga una consulta popular, como la que se hizo sobre la Feria de Sevilla, sobre la posibilidad de fijar turnos rotatorios en el aeropuerto que acaben con la situación actual. Exigen además que se ponga en marcha una 'app' que facilite y mejore el servicio, acabe con los monopolios y permita competir con herramientas tecnológicas con los nuevos servicios. Este mismo día, el Constitucional ha dado luz verde a Blablacar.

Un poco más tarde, El Confidencial recibió imágenes y una copia de la denuncia que este representante de los taxistas sevillanos presentó ante la policía. La mañana del viernes, una vecina llamó a la puerta de su domicilio. Al abrir, se percató de que el rellano de su casa y todo el pasillo estaba lleno de excrementos. Su familia está asustada. La denuncia atestigua que los hecho ocurrieron un día después de que esta asociación se reuniera con Ciudadanos para presentarle su plan integral para la prestación del servicio de taxi en el aeropuerto de San Pablo. El atestado policial destaca el conflicto que vive la ciudad y asume que el acto vandálico podría estar realizado por el mismo gremio. “Esto es una trama mafiosa”, señala Martín Caparrós, que denuncia "la complicidad por omisión" del Ayuntamiento de Sevilla. “Aquí hay mucho dinero de por medio y muchas coacciones, y estos señores actúan con total impunidad”, sostiene el presidente de Foro Taxi Libre.

Tarifa única desde 2001

La guerra del taxi sevillano, que indigna a muchos de los trabajadores, quejosos de que se generalice una mala imagen que creen injusta, se remonta a casi 20 años atrás, año 2001, sin que el Ayuntamiento de Sevilla haya dado con una solución. Con el taxi hemos topado. Pese a que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de 2002 avaló la posibilidad de que se repartan en turnos los taxis en la parada del aeropuerto, esta nunca se ha aplicado. El consistorio decidió pactar con el sector y fijó una tarifa fija que ha dado lugar a muchos abusos. La voz cantante la lleva la Asociación Solidaridad del Taxi, que agrupa —según su vicepresidente, Antonio Velarde— a 670 taxistas de los más de 2.000 con licencia en Sevilla capital. Unos 300 son los que prestan servicio en el aeropuerto. Curiosamente, esta asociación tiene su sede en las dependencias de Aena.

En lo foros de viajeros, hay alertas continuas sobre los abusos de los taxistas del aeropuerto y se recomiendan servicios alternativos

Si consultas algunos de los foros de viajeros más visitados, hay recomendaciones de evitar el taxi del aeropuerto por los altos precios y "abusos". Se narran continuos engaños. Los participantes recomiendan sin cesar empresas alternativas o el autobús que comunica por cuatro euros el aeropuerto con el Prado de San Sebastián. El taxi al aeropuerto tiene un tarifa cerrada que va desde los 22,20 euros de días laborables hasta los 30,93 euros durante Semana Santa y Feria, más suplementos por maletas o vísperas de festivos. "Esa tarifa plana independientemente del recorrido es un abuso", denuncia Enrique Piñero, abogado de Facua. "Está muy por encima de lo que marcaría el taxímetro en la mayoría de los casos", insiste, y cree además que está en el origen del conflicto sevillano porque "hace que la parada del aeropuerto sea la más golosa".

"Combatir el intrusismo"

“Ahora mismo, conflicto no hay ninguno”, sostiene el portavoz de la Asociación Solidaridad del Taxi. "Estamos negociando con el ayuntamiento una mayor presencia de Policía Local para combatir el intrusismo", señala. "Aquí llega gente muy desaliñada a recoger pasajeros con coches en mal estado, y eso es lo que combatimos", asegura. Velarde niega que haya ataques o amenazas a otros compañeros taxistas que no pertenecen a su asociación y acuden a prestar servicios concertados de forma previa. "Nosotros no nos podemos responsabilizar de gente que ni pertenece a la asociación ni tiene nada que ver con nosotros. Estamos hartos de pedir controles de alcoholemia y todo lo que sea necesario para que se dé el mejor servicio posible", señala.

Imagen de archivo de una protesta de  taxistas contra el intrusismo. (EFE)
Imagen de archivo de una protesta de taxistas contra el intrusismo. (EFE)

¿Es verdad que a quien no pertenece a la asociación no le dejan estar en la parada oficial del aeropuerto? "Eso lo dice un periódico y es mentira. Aquí hay turnos. A nosotros nos ponen como los malos de la película porque nos enfrentamos a la autoridad. Tenemos el sambenito", dice aludiendo al conflicto que vivieron con el ayuntamiento en 2001. Acto seguido, sus denuncias se centran en el presidente del Foro Taxi Libre, que perteneció en los noventa a la directiva de la asociación mayoritaria. Da a entender que Martín Caparrós ajusta cuentas personales con el presidente de esta asociación mayoritaria, Enrique Filgueras.

El Ayuntamiento de Sevilla está investigando al líder de los taxistas, Enrique Filgueras, por un presunto cobro abusivo realizado a dos turistas de origen italiano, según avanzó el 'Diario de Sevilla'. Este representante del sector tiene abierto un expediente en el Instituto del Taxi, al que los dos turistas enviaron su denuncia por vía telemática después de que se sintieran estafados en un trayecto. El expediente tiene fecha de 22 de diciembre de 2016. En 2014, un juez archivó una denuncia del Foro Taxi Libre que alertaba de coacciones y amenazas en el aeropuerto para controlar la actividad. La mayoría de los denunciantes se echaron para atrás. Hubo nueve imputados, entre ellos Filgueras, pero la Justicia no vio indicios de que existiera una mafia. El Ayuntamiento de Sevilla ha rehusado dar su versión a El Confidencial sobre este conflicto.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios