pendientes de los cambios

La limitación de cargos que ordena Génova abre la batalla en el congreso del PP andaluz

Cuatro presidencias provinciales deberán decidirse tras el congreso de febrero con la nueva fórmula de doble vuelta que abre la elección de los dirigentes a la militancia

Foto: Mariano Rajoy junto al líder del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y otros miembros del partido, en el XIV Congreso Regional del PP andaluz. (EFE)
Mariano Rajoy junto al líder del PP de Andalucía, Juan Manuel Moreno, y otros miembros del partido, en el XIV Congreso Regional del PP andaluz. (EFE)

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, está entre los que con más firmeza ha defendido la máxima de “una persona, un cargo”. En la conferencia política que el PP celebró en Madrid en el verano de 2015 abanderó esa propuesta, que muchos entendieron como un aviso a navegantes y un intento de renovar las estructuras del partido en Andalucía, aún ancladas en la etapa de Javier Arenas. Ahora se vuelve a abrir este melón y se adivina una batalla dura.

En la cena de Navidad que el pasado martes celebró en Madrid el clan andaluz, el anuncio de que el partido iba a promover la doble vuelta para elegir a sus dirigentes no generó grandes rechazos. Sí hubo sorpresa, admiten fuentes del PP. Esa fórmula se aplicará de forma inmediata en los congresos regionales y provinciales que se celebrarán tras el cónclave nacional del próximo febrero. Esto permitiría a cualquiera, con apenas cien firmas, optar a dirigir el partido.

Mariano Rajoy posa junto al presidente del PP andaluz en la tradicional Copa de Navidad de Córdoba. (EFE)
Mariano Rajoy posa junto al presidente del PP andaluz en la tradicional Copa de Navidad de Córdoba. (EFE)

Los dirigentes del PP andaluz consultados consideran que este sistema de doble vuelta con afiliados y compromisarios da idea de una mayor apertura aunque por, el propio mecanismo interno y la férrea disciplina que impera en el partido, creen que en el fondo cambiará poco el escenario. La gran batalla, admiten, está en la limitación de cargos. El líder andaluz, Juan Manuel Moreno, ha defendido que no se acumulen cargos institucionales y orgánicos. Los estatutos del partido ya recogen algunas limitaciones, como la de alcalde y parlamentario o presidente de Diputación y presidente provincial del PP, que se ignoran en muchos casos.

Dedicación y exclusividad

Fuentes del PP andaluz aseguran que Moreno no va a cambiar su posición y defenderá “dedicación y exclusividad”. No será él posiblemente, aclaran, quien lleve esa enmienda a los estatutos pero están convencidos de que cualquier militante o compromisario abordará este debate y dejan claro que la cúpula andaluza no va a cambiar en sus posiciones. Esta norma afectaría directamente a tres presidentes provinciales. Antonio Sanz es delegado del Gobierno y presidente del PP de Cádiz. José Antonio Nieto, secretario de Estado de Seguridad y presidente del PP de Córdoba. José Enrique Fernández de Moya, secretario de Estado de Hacienda y presidente del PP de Jaén. Ambos altos cargos del Gobierno de Mariano Rajoy renunciaron a sus escaños en el Congreso para tomar posesión de sus carteras. Ninguno de los tres dirigentes del PP están dispuestos a renunciar a sus tareas orgánicas.

Éste es el nuevo pulso que deberá librar el presidente del PP andaluz y, según varios dirigentes populares consultados por este periódico, tiene todas las de perder de nuevo. Hasta ahora Moreno ha evitado los enfrentamientos directos, lo que algunos entienden como una falta de liderazgo y un signo de debilidad y otros atribuyen a su propio carácter, con un talante conciliador y dialogante. Ya le ocurrió con las listas de las municipales y de las generales.

Sanz (Cádiz), Nieto (Córdoba) y Fernández de Moya (Jaén) deberían dejar sus cargos orgánicos. La gran batalla está en Sevilla y hay temor por Almería

Si Rajoy aplaza la renovación del partido hasta su sucesión y deja en la secretaría general a la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ni siquiera habrá debate sobre la compatibilidad de cargos, vaticinan en las filas del partido. Si Cospedal mantiene intacto su poder además el club de críticos en Madrid que capitanea el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, será intocable, auguran en el partido. “Juanma no va a impulsar una enmienda para limitar cargos pero sí es seguro que esto se discutirá y él defenderá sus posiciones”, advierten fuentes próximas al líder regional.

La 'llave' de Cospedal

Esto además puede tener especial influencia en otra de las plazas más complicadas en Andalucía, el PP de Sevilla, que ha congelado su batalla interna a la espera del congreso provincial en el que se adivina un dura pugna con dos bandos. Frente a quienes arropan al presidente del PP sevillano, Juan Bueno, apoyado por Zoido y Cospedal, están los que abogan por la renovación, con la exsecretario general Virginia Pérez o Beltrán Pérez como rostros visibles, todos más próximos a Javier Arenas y a la dirección del PP andaluz. No obstante, ante la guerra abierta, Moreno optó por mantenerse al margen. Una decisión que muchos siguen sin entender. El futuro del partido en Sevilla, con el debate de fondo también sobre quién será candidato a la alcaldía de la capital andaluza, se dirimirá en un congreso muy caliente la próxima primavera. De momento, en la elección de compromisarios ha ganado la actual dirección sevillana, aunque con los críticos pisándoles los talones.

Moreno debe decidir si impone la renovación de Gabriel Amat , un factótum del partido con una estrecha relación con Arenas

La otra provincia que dará más de un quebradero de cabeza es Almería. Moreno debe decidir si impone la renovación del presidente del PP almeriense, presidente de la Diputación y alcalde de Roquetas de Mar desde hace 22 años, Gabriel Amat. El popular almeriense es un factótum del partido con una estrecha relación con Arenas. Diversos asuntos judiciales cercan a Amat desde hace años, aunque hasta ahora siempre en el último momento sortea su imputación. En los últimos episodios, la Fiscalía ha denunciado a Amat por fraude y tráfico de influencias en una trama que investiga si dio contratos a su yerno, su socio en numerosas empresas, por 1,2 millones de euros.

El líder almeriense, que ha sido miembro de la Junta Directiva Nacional, avanzó hace ya un año que dará un paso atrás en el próximo congreso tras más de una década al frente del partido en su provincia. Sin embargo, ya hay voces que se preguntan si esa retirada no será un regalo envenenado y su marcha puede desencadenar una grave hemorragia del partido en Almería, uno de los feudos clave del PP andaluz. Moreno Bonilla aún no se ha pronunciado abiertamente sobre este relevo aunque fuentes cercanas al presidente del PP-A dan por hecho que Amat debe salir sin falta, sobre todo después de la investigación judicial abierta sobre el entramado societario de su familia.

Andalucía decide en enero

Aunque nadie quiere anticipar batallas, las cartas para jugar una partida definitiva para Moreno se repartirán en los próximos meses, ante el congreso nacional que el PP celebrará del 10 al 12 de febrero. En enero, el PP andaluz tiene prevista una conferencia política donde, entre otros asuntos, se abordarán las modificaciones en los estatutos del partido. Entonces se cumplirán ya tres años desde que Rajoy eligiera, contra pronóstico y sin el apoyo de Cospedal, al actual presidente del PP-A. Si no hay cambios en el calendario él se convertirá en el primero que deberá enfrentarse a las urnas en las elecciones autonómicas que tocarán en marzo de 2018, tras el descalabro de 2014.

Encuestas favorables

Después del desastre autonómico, el PP ganó las últimas generales en Andalucía a Susana Díaz y desde entonces los pronósticos en las encuestas son favorables para los populares andaluces tras 40 años de socialismo en el Gobierno autonómico. Un último sondeo del partido, con 1.500 encuestas, señala un empate en diputados con el PSOE a 41 escaños en Andalucía de los 109 en liza. Según esta encuesta, baja Podemos y sube Ciudadanos a 13 diputados. El partido naranja, socio fiel de Susana Díaz en Andalucía, ya ha advertido de que si gana el PP le dará paso en la Junta. Lo más destacado por los populares en este trabajo de campo es que la presidenta andaluza por primera vez no consigue el aprobado. En las próximas se espera el CIS andaluz, el Egopa del Centro de Documentación Política y Electoral de Andalucía. Su tradicional encuesta de verano se abortó misteriosamente y, según trascendió en su día, los resultados favorecían también a los populares.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios