La polémica de Roser Sabater

La madre expulsada de un centro comercial en Marbella levanta la ira de las 'tetistas'

Otras mujeres comparten en las redes su indignación por lo que denominan el 'efecto Roser' al haber sido expulsadas de lugares públicos por dar de mamar a sus hijos

Foto: Mujeres amamantan a sus hijos en plena calle. (EFE)
Mujeres amamantan a sus hijos en plena calle. (EFE)

Ya le han denominado “el efecto Roser”. Y cunde como la pólvora, como llamada para otras mujeres que también han pasado por situaciones similares y han sido expulsadas de lugares públicos por dar de mamar a sus hijos. Las redes están que echan humo sacando casos idénticos al de Roser Sabater acaecido en el centro comercial de Marbella. Véase  el caso en Jerez, Murcia y Almería y Sevilla. Este caso de la joven fitoterapeuta que daba de mamar a su bebé en una zapatería en el centro comercial La Cañada cuando “la echaron a cajas destempladas” –según sus palabras–  ha destapado la caja de los truenos, de nuevo, ante los defensores de la lactancia en libertad.

Según la narración de Roser, “su hija comenzó a llorar porque tenía hambre y ella se sentó en uno de los bancos de la tienda y decidió darle de mamar”. Pero lo hizo de una forma pudorosa, según sus palabras: “Porque yo soy muy discreta y no voy enseñando nada". Al poco de empezar de dar de comer a su pequeña, una dependienta "invitó" a la madre a que se marchara al baño, donde le indicó que había una zona de lactancia, pero Roser se negó: “Parece denigrante y discriminatorio que tenga que encerrarme en una sala para alimentar a mi hija cuando hay personas que llevan escotes, que enseñan más que yo”.

Roser, expulsada de una zapatería mientras daba de mamar a su bebé: "Está muy bien que haya zonas de lactancia pero hay libertad para hacer uso de ellas"

Las reivindicaciones de las organizaciones 'lactivistas' apelan al derecho del bebé a ser alimentado, a demanda, en cualquier lugar y situación. Ante el vacío legal que existe en España, las asociaciones toman como referencia acuerdos internacionales que se han desarrollado para proteger la lactancia en países en vías de desarrollo. Como Gran Bretaña o Estados Unidos sí han aprobado leyes que describen específicamente la prohibición de amamantar en público como discriminación a la mujer.

Una denuncia el museo Picasso

Asociaciones como la Liga de la leche, que pretende normalizar la lactancia materna en público, explican a El Confidencial que esta situación, “se da un día sí y otro también. Que una madre se saque el pecho para amamantar a su hijo y la expulsen de un centro comercial es lo habitual”, nos comenta Victoria, miembro de este colectivo de Málaga. “Nosotros tenemos contratado a un equipo de abogados para que, cuando ocurra algo así, se pongan en contacto con el comercio que ha expulsado a la madre e intenten resolver la situación. No se puede tolerar que nos discriminen”. Victoria censura que ella misma se "ha visto en más de una ocasión en esta situación" y que "no se ha movido de la tienda, y ha seguido dando de mamar a su hijo”.

La 'tetada popular' a las puertas del Museo Picasso de Málaga. (EFE)
La 'tetada popular' a las puertas del Museo Picasso de Málaga. (EFE)

Este tipo de denuncias suelen ser fructíferas. La última que se formuló fue contra el Museo Picasso de Málaga, este mismo año, cuando a una madre  se le impidió amamantar a su bebé en una sala de exposiciones. Sandra Gutiérrez puso su reclamación y el Museo Picasso contestó "que no estaba permitido comer ni beber en las salas de exposición, incluyendo a los bebés y niños pequeños”. Pero la repercusión de esta demanda fue tal que la misma delegada de Cultura en Málaga, Monsalud Bautista salió al paso diciendo que “fue una tremenda equivocación” y pidió disculpas por este hecho. “No volverá a suceder", fue su respuesta final.

La pinacoteca dictó instrucciones por escrito desde ese día autorizando la lactancia natural incluso en los espacios en los que se exponen obras de arte. El caso de Sandra Gutiérrez ya era el quinto incidente de ese tipo en el citado museo de Málaga, aunque en solo dos de ellos se presentó reclamación. De hecho, estas restricciones motivaron una 'tetada popular', en junio pasado, ante el edificio, para reivindicar el derecho a dar de mamar en todo ese espacio. Hace más de un año, el IVAM de Valencia también rectificó debido a una queja similar.

Caso de Roser en Marbella

La ultima mujer afectada, Roser Sabater, expulsada en un centro de Marbella, señala: “Está muy bien que haya zonas de lactancia pero hay libertad para hacer uso de ellas; yo tengo que estar cada media hora amamantando y, en ese caso, estaría todo el día encerrada. Si no pudiera dar el pecho a mi bebé en cualquier lugar, no podría salir de casa".

Tras su expulsión, muchos colectivos como el área de Podemos se han solidarizado con la madre. Victoria Mendiola, concejal de Podemos, recalca a El Confidencial que en cuanto se enteraron de cómo la habían tratado le "habían ofrecido nuestro apoyo desde el departamento de igualdad". "Lo que sucedió a Roser Sabater es síntoma de una sociedad enferma, que nos sorprendamos e incomodemos ante los pechos que amamantan, y a fin de cuentas ante las corporalidades y los afectos no producidos para el consumo masculino, los cuales son rechazados, repudiados, ocultados, expulsados”. La concejal del Ayuntamiento marbellí nos explica que es un derecho “vivir una maternidad libre de habitar, de transitar, y por supuesto, porque queremos vivir una maternidad respetada y digna. Nuestro grupo parlamentario ya vivió cómo machacaron y atacaron a nuestra compañera Carolina Bescansa cuando amamantó a su hijo en el escaño. Era solo una reivindicación más, de las que cada día tenemos que hacer las mujeres”.

Carolina Bescansa acude con su bebé al hemiciclo del Congreso. (EFE)
Carolina Bescansa acude con su bebé al hemiciclo del Congreso. (EFE)


Lactancia en Libertad

Madres de distintos puntos de Andalucía quieren unirse al desagravio de Roser y dicen que acudirán este sábado al centro comercial para defender sus derechos. La afectada no tiene claro si estará. Ha dejado mensajes ambiguos en redes sociales que han molestado a algunos colectivos que aseguran a este periódico “que ha sido contactada por el propio centro para que no la arme, y no sabemos de qué forma se le ha compensado”. 

La propia Roser comunica a El Confidencial que “lo importante no es lo que pasó, sino el hecho de que debemos cambiar la conciencia sobre la lactancia y eso no se consigue ni con una manifestación ni con una 'tetada'. Además, el establecimiento me ha pedido disculpas recientemente”. Las demás mujeres aseguran que seguirán adelante con su protesta de este sábado. Otro de los últimos centros comerciales donde se hizo la fiesta de "mamis" dando el pecho fue en el de Vialia: "Una 'tetada' para reivindicar la lactancia materna", así es como definió una joven embarazada a un visitante del establecimiento lo que tenía ante sus ojos, un grupo de jóvenes madres amamantando a sus críos a la vista de todos los que pasaban por allí.

Un vigilante del centro comercial Vialia en Málaga le espetó al marido de una de las afectadas: "A mi mujer yo no la dejaría enseñar sus partes en público"

Entre las concentradas estaba Estela Plasencia, de 32 años, que denunció que intentaron prohibirle dar el pecho en público a su bebé en el centro comercial Vialia, donde un vigilante espetó a su marido: "A mi mujer yo no la dejaría enseñar sus partes en público", comentario que asumió "como si hiciésemos algo indecente o impúdico". En este caso, también la gerencia del centro se disculpó por el lenguaje de los guardias y dijo que no prohibían dar de mamar en público. Ella y su marido están contentos con la respuesta de las madres y explicaron que les asesoraron desde la Liga de la Leche y asociaciones relacionadas con la crianza natural, como el foro dedicado a esta filosofía, que difundió la protesta en internet.

Silvia, otra de las integrantes de derechos de la mujer reitera que "esto no es nada malo, es lo más natural y bonito del mundo, quien quiera ver algo sucio es porque lleva la suciedad en los ojos". La lactancia "es bellísima, lo han hecho nuestras madres y abuelas", añade, para luego preguntarse: "¿Qué puede haber de sucio o de indecoroso en ello?”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda lactancia materna exclusiva el primer semestre de vida y, después, "hasta que madre y niño quieran". La asociación Mamilactancia de Granada defiende esta postura.

Las 'tetadas' y las fotos de los periodistas

La asociación Lactancia en libertad surgió a raíz del caso Primark. En Agosto de 2013, una madre fue expulsada de una tienda de ropa por amamantar a su bebé de ocho meses. Esto causó una indignación brutal en las redes sociales. Rabia, impotencia, sentimientos de injusticia y desamparo. Tanto es así, que la empatía entre las madres lactantes creó en Facebook un grupo de apoyo a esta madre con más de 1.000 miembros, y se organizaron distintas concentraciones a nivel nacional, para apoyarla y defender su derecho, el derecho de todas las mujeres a la lactancia en público.

Esta asociación cada vez es menos proclive a las 'tetadas' y explican a este portal: “Ahora preferimos llamarlo 'reunión' de familias con madres lactantes, bebés, niños y niñas. Nos juntamos  para entregar una queja al establecimiento y una recogida de firmas para el Defensor del Pueblo. De esta manera –prosiguen– los medios de comunicación se centran más en la noticia en sí y la razón de la concentración, no en las tetas de las madres”.  “Hasta la virgen María daba de mamar a Jesús en publico”, concluyen.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios