Sevillanos, a las urnas: la consulta para ampliar la Feria que alimenta el tópico
  1. España
  2. Andalucía
colapsada la web durante las primeras horas

Sevillanos, a las urnas: la consulta para ampliar la Feria que alimenta el tópico

El referéndum para cambiar las fechas de esta fiesta en Sevilla desborda las previsiones y el ayuntamiento insiste en que es una cuestión importante y no una frivolidad

Foto: Un grupo de jóvenes a caballo pasea por el Real de la Feria de Abril de Sevilla. (EFE)
Un grupo de jóvenes a caballo pasea por el Real de la Feria de Abril de Sevilla. (EFE)

Sevillanos, a las urnas. Como si no fueran suficientes las cuatro veces que han sido llamados a votar en menos de dos años y mientras que el país sigue sin Gobierno, ahora toca referéndum sobre la Feria de Abril. “¡Arsa!”, canturrean bajito y con sorna desde la barra de un céntrico bar de la ciudad durante la hora del desayuno cuando ven entrar las cámaras que buscan testimonios para las cadenas nacionales. Algunos de los clientes se esconden tras el periódico y otros se ponen a usar el móvil para esquivar con cortesía el micrófono de la periodista.

Parece que la abstención no va a ser llamativa. Aunque nunca se sabe. A primera hora de la tarde, 6.000 sevillanos habían votado, según datos del ayuntamiento. El primer día de la consulta, el portal de internet donde puede opinarse sobre las fechas del evento se colapsó por la avalancha de visitantes. Buen comienzo. “No teníamos previsto tantas visitas, nos ha pillado por sorpresa”, admiten desde el equipo municipal. Se escuchan opiniones para todos los gustos. Algunos se quejan de que se realice una consulta sobre este tema cuando hay otros mucho más importantes. Otros lamentan que la ciudad vuelva a colocarse en el escaparate nacional por un tema que redunda en el tópico de ‘sevillano feriante y gracioso, habitante de una ciudad donde lo natural es estar de juerga’. Porque ni todos los sevillanos disfrutan de la Feria ni todos votarán con los ojos cerrados para tener más fiestas. El debate en realidad es dinero y negocio frente a tradición y costumbres. Así, con muchos matices, se está reflejando en la ciudad.

Sevilla, a las urnas por la feria

Las preguntas son dos. En primer lugar, se consulta sobre una modificación en las fechas tradicionales de la Feria. Siempre se ha arrancado el conocido como lunes del ‘pescaíto’, con el ‘alumbrao’ (se encienden todos los farolillos de la ciudad efímera) a las 12 de la noche. Ese día manda la tradición que en las casetas, la mayoría privadas, se sirve pescado frito en una cena con que los sevillanos inauguran una semana que toca a su fin el domingo, con los fuegos artificiales de la media noche.

Una cuestión económica

La propuesta ahora es que la Feria comience el próximo 2017 un sábado y que acabe ese mismo día una semana después. El calendario de este año permitiría una gran afluencia de público con ese cambio, porque coincide que el lunes de Feria es 1 de mayo, festivo nacional, lo que permitiría un importante desembarco de visitantes de todo el país. La Feria es un motor económico para la ciudad, con un impacto calculado de 722 millones de euros. El recinto recibe medio millón de visitantes al día (492.924) y el 12,8% llega de fuera de la provincia de Sevilla. El desembolso de los nos residentes es de 135,17 euros diarios per cápita. En realidad, pese a la guasa de las redes sociales, la Feria no se alargaría. Seguiría siendo una semana, pero de sábado a sábado, y la cuestión económica influye y mucho.

La otra pregunta es sobre si los sevillanos quieren disfrutar de un día festivo durante esta semana de Feria. Porque, aunque casi nadie lo sepa y a diferencia de otras fiestas como las Fallas o San Fermines, es una semana sin días oficiales de descanso, a no ser que cuadre el calendario. Por ejemplo, si cae el primero de mayo o el ayuntamiento decide suprimir otra fiesta local, por ejemplo el día del patrón de la ciudad, San Fernando, y llevarlo a esa semana. Si no, el sevillano va a trabajar aunque haya Feria y los más fervorosos se guardan días de vacaciones o de descanso para poder hartarse de rebujito, la bebida típica de manzanilla y gaseosa, sin tener que mirar continuamente el reloj.

La Feria seguiría siendo una semana, ahora de sábado a sábado, y se pregunta a los sevillanos si quieren un día festivo que ahora no tienen

La iniciativa de esta consulta sobre la Feria de Sevilla es del alcalde socialista, Juan Espadas. Lo propuso durante la última campaña electoral y lo llevó al pleno municipal el pasado mayo. PSOE, IU y Participa Sevilla —ligados a Podemos— votaron a favor del referéndum, mientras que Ciudadanos y PP se abstuvieron. Ahora, todos reniegan menos los promotores. Eso sí, el cambio de fecha cuenta con el aplauso y el apoyo de empresarios y hosteleros, que estiman que el negocio puede ser redondo. Según datos ofrecidos por el ayuntamiento, se calcula que este nuevo formato de sábado a sábado podría incrementar en 121 millones el impacto económico para la ciudad. Hasta 843 millones de euros en pocos días donde el lleno se repite en los hoteles y es casi misión imposible encontrar AVE con destino a la estación de Santa Justa.

La 'preferia' ya existe

¿De dónde salen esos cálculos? “En el fin de semana de 'preferia', la ocupación del Real es de un 41%”, dice el ayuntamiento con datos de Tussam, empresa municipal de autobuses, para hacer esa estimación. Hay que contar que en Sevilla se ha instaurado en los últimos años lo que se llama la 'preferia'. Si los días antes del lunes del ‘pescaíto’ se visita el Real, cualquiera se asombraría viendo que hay casetas que tienen mucho más público que el último sábado o domingo de la semana. En muchas casetas, esos días sus miembros se reúnen para rematar la decoración y se aprovecha para convivir entre amigos sin los ‘compromisos’ y visitantes que llegarán los días siguientes. Pero la fiesta está siendo mucho más multitudinaria en los últimos años. El alcalde considera que esta es una manera de institucionalizar una costumbre que ya existe y encima darle más garantías, porque los servicios públicos habituales, de limpieza, seguridad o transporte, estarían ya activados con antelación.

La encuesta popular, porque no es ni referéndum ni consulta popular en realidad, no es vinculante. Se realiza a través de una plataforma web que ya existía. La puso en marcha el anterior consistorio, del PP, para activar la participación, y se había utilizado para asuntos muy concretos y restringidos a barrios. Muy pocos sevillanos conocían de esta herramienta y muchos menos la habían utilizado. Fuentes del equipo municipal aseguran que la consulta sobre la Feria será la primera de muchas e insisten en que no es ninguna “frivolidad” sino una manera muy eficaz de implicar a los sevillanos y darles a conocer esta herramienta web. Es muy parecida, sostienen, a la que existe en la capital de España con Decide Madrid y que la alcaldesa, Manuela Carmena, ha utilizado para preguntar, por ejemplo, sobre los bancos que quieren los madrileños en sus calles y plazas.

Desde el ayuntamiento sevillano indican que es un sistema similar al instaurado por Carmena en Madrid para preguntar de 'asuntos domésticos'

El Ayuntamiento de Sevilla niega que esta consulta tenga un coste específico. Aseguran que la plataforma web ya fue pagada en su día y costó 100.000 euros. Ahora se ha puesto a punto por otros 14.000, explican, y servirá para futuras consultas a los sevillanos. Además de por internet, es posible votar de forma presencial en los centros cívicos en los horarios habituales y sin que se haya tenido que pagar a personal extraordinario para atender la consulta. Serán funcionarios del ayuntamiento los que el próximo viernes, a partir de las tres de la tarde, recopilen y difundan los resultados.

Sin coste específico

Podrán votar, dando su DNI, los sevillanos censados y mayores de 16 años. Unos 500.000 podrán participar, pero el ayuntamiento cree que el porcentaje será mucho menor, si se tienen en cuenta las experiencias previas. También admiten desde el equipo del alcalde que jurídicamente ha sido muy complicado encajar esta consulta a los sevillanos. Eso a pesar de una flamante ley de participación, donde se prevén consultas, y a que el Estatuto de Autonomía andaluz, tras su reforma, incluyó esta fórmula de participación directa. La realidad es que en grandes ciudades, llamar a las urnas es complicado legalmente.

Ya hubo un alcalde socialista, Alfredo Sánchez Monteseirín, que se hizo célebre una Feria con su mensaje a los sevillanos, a los que pidió que se fueran a la playa a partir del jueves para dejar el Real el fin de semana a quienes vinieran de fuera. Mucha gente que tenía como costumbre irse, se quedó y se vieron carteles y camisetas con eso de “sevillanos a la playa”. Quizás este “sevillanos a las urnas” salga también por la tangente. Porque ya se sabe, Sevilla es muchas veces incomprensible.

Feria de Abril Sevilla PSOE Referéndum Noticias de Andalucía
El redactor recomienda