CARTA ENVIADA A SU SANTIDAD

Piden al Papa la renuncia del obispo de Córdoba tras dos denuncias por homofobia

El polémico prelado andaluz calificó de “aquelarre químico de laboratorio” la fecundación artificial y negó la Confirmación a un transexual. La denuncia se ha presentado en la Fiscalía

Foto: El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, el día de su toma de posesión. (EFE)
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, el día de su toma de posesión. (EFE)

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, se enfrenta a dos denuncias presentadas ante la Fiscalía provincial por sus “declaraciones homófobas y vergonzantes que provocan indignación en muchas personas que nos sentimos violentados y afectados en nuestro honor y dignidad”, según subraya Antonio Hurtado, diputado del PSOE en la provincia de Córdoba y autor de una campaña en Change.org que lleva recogidas casi 1.400 firmas.

En otra denuncia presentada el pasado 17 de agosto ante la Fiscalía de Córdoba y firmada por Rafael Bueno, exdirectivo de Cajasur que denunció ante la Fiscalía Anticorrupción la gestión del Cabildo Catedralicio de Córdoba en la entidad, reitera cómo el prelado cordobés ofrece “continuas muestras de LGTBfobia y falta de respeto a las instituciones y a las leyes que emanan de los parlamentos democráticos en pro de la identidad, expresión de géneros, igualdad social y no discriminación”. “El obispo”, añade en el escrito presentado ante el Ministerio Fiscal, “se pone de parte de los verdugos en lugar de las víctimas”.

El asunto ha llegado incluso a manos del papa Francisco. Hurtado envió ayer una carta a su santidad exponiéndole cuatro puntos principales de la denuncia. El primero: la calificación en una carta episcopal como "aquelarre químico de laboratorio" a la fecundación artificial “sin tener en consideración a las muchas parejas que no tienen más remedio que acudir a la fecundación artificial para ser padres”. El segundo: Fernández  también manifestó que la UNESCO tenía un plan para "hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual", según declaró el obispo. “Como si la sexualidad de las personas fuese una elección u obedeciera a un plan dirigido”, expresa Hurtado.

Hay otra manifestación polémica del obispo, esto es, la constancia de que la homosexualidad constituye una auténtica “plaga”, criticando la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. La última de las denuncias recuerda que el Observatorio Español contra la LGTBfobia (Stop LGTBfobia) consideró “éticamente reprobable” que el obispo y el párroco del municipio de Posadas, Juan José Romero, “no permitan hacer la confirmación a un joven transexual de 28 años que pretendía ejercer como padrino de su sobrina”.

“La libertad de expresión tiene un límite y es el derecho al honor y a la dignidad de las personas. Este límite se ha de respetar aún más cuando se tiene una posibilidad de acceso a los medios de comunicación por ser un dignatario eclesiástico. Las manifestaciones del obispo superan el derecho a la libertad de expresión puesto que falta al honor y a la dignidad de muchas personas. Hacemos un llamamiento a monseñor Demetrio Fernández para que acaben las provocaciones, que la Iglesia católica tome medidas correctivas y que la Fiscalía actúe de oficio, por si hay que considerarlas como delito de incitación al odio”, subraya la iniciativa de Hurtado.

“Cuanto más varón sea el varón, mejor”

“Nadie se atrevía a dar el paso y denunciar ante la Fiscalía. Ningún partido lo había hecho hasta ahora. Todo viene de aquellos pactos ocultos e intereses en Cajasur. Dicen que nos representan, pero no es así. No tengo ningún tipo de confianza en la Justicia, pero recurro a ella buscando a la persona honrada dentro de un sistema corrupto”, subraya Bueno en declaraciones a El Confidencial. Fuentes del Ministerio Público en Córdoba confirmaron la recepción de la denuncia interpuesta y explicaron que, como ocurre con cualquier procedimiento, se abrieron las diligencias de investigación para dilucidar si existían indicios de delito, según Efe.

“Cuanto más varón sea el varón, mejor para todos”. “Cuanto más mujer y más femenina sea la mujer, mejor para todos en la casa”. Los hijos proceden del “abrazo amoroso” de los esposos y “no puede sustituirse nunca por la pipeta de laboratorio”, en alusión a la fecundación in vitro. Estas fueron algunas de las perlas del obispo de Córdoba en su carta de Navidad. Y añadía: “El hombre de la casa aporta la cobertura, la protección y la seguridad. Es el signo de fortaleza y representa la autoridad que ayuda a crecer. El papel de la mujer es dar calor al hogar, acogida, ternura”. El Obispado de Córdoba no quiso atender a este diario. 

El protegido condenado por pederastia

El Confidencial también publicó en diciembre de 2014 que la diócesis de Córdoba mantenía a José Domingo Rey Godoy, cura condenado por pederastia, en el 'staff' de su archivo. Rey Godoy ha sido respaldado por tres obispos de Córdoba: Francisco Javier Martínez, actual arzobispo de Granada; Juan José Asenjo, actual arzobispo de Sevilla, y por el hoy obispo, Demetrio Fernández.

Rey Godoy, de 61 años, expárroco de la Iglesia de San Salvador de Peñarroya-Pueblo Nuevo (Córdoba), fue condenado en 2004 a 11 años por abusos sexuales a seis niñas y entró en prisión tras sentencia firme. Martínez conoció los hechos por los que se acusaba al sacerdote cordobés. Y es que el hoy arzobispo siempre ha intentado esquivar y ocultar los casos de pederastia que se ha encontrado en su labor pastoral.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios