Podemos Andalucía delega en los ciudadanos preguntas de control al Gobierno
  1. España
  2. Andalucía
La calle pregunta

Podemos Andalucía delega en los ciudadanos preguntas de control al Gobierno

La web registra 3.000 visitas en una primera fase piloto y a partir de la próxima semana se hará un ‘casting’ entre las cuestiones con valoraciones más positivas de los usuarios

placeholder Foto: Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía. (EFE)
Teresa Rodríguez, líder de Podemos Andalucía. (EFE)

Cuando el próximo jueves la secretaria general de Podemos, Teresa Rodríguez, se dirija en el Parlamento a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su careo de control al Gobierno la pregunta que formule será la de un ciudadano de a pie. La iniciativa, no exenta de polémica y que el resto de grupos miran con cierto desdén por considerar que se trata o bien una “ocurrencia” o una “dejación de funciones”, es “pionera” en todo el territorio nacional. A juzgar por el arranque, con 3.000 visitas de usuarios únicos en esta plataforma web, el recibimiento ha sido bueno.

Podemos piensa sacarle jugo y pondrá a circular un vídeo del elegido en las redes sociales, que además se sentará en la tribuna de invitados del Parlamento. El partido, que controla como nadie las herramienta de participación 'online', ha abierto esta nueva ventana con la que pretende que sea la calle quien pregunte. El formato no es nuevo. En la última campaña electoral hemos visto de todo, desde ciudadanos de a pie a niños interrogando a los candidatos. Pero sí es la primera vez que se hace en un Parlamento. Otros grupos, preguntados por esta iniciativa aseguran que “no es tan novedosa ni tan innovadora”. En realidad, explican fuentes de la Cámara andaluza, recoge en su filosofía la que se supone es la piedra angular del trabajo parlamentario. El diputado está obligado a llevar la voz de la calle y los problemas de los ciudadanos a la Cámara. Debe recorrer su provincia para estar en contacto con la gente y trasladar al hemiciclo aquello que preocupa, según la letra del reglamento. Justo eso, explica Podemos, es el espíritu de esta iniciativa.

Preguntas por puntos

El mecanismo es sencillo. Cualquiera puede registrarse y formular su pregunta. Incluso puede contextualizar la cuestión con documentos, informes o casos reales que sirvan para enriquecer la pregunta. Después, quien pase el trámite de inscribirse vota y puntúa las preguntas que más le interesen. Entre las cinco preguntas con más votos, la dirección del grupo parlamentario cribará y decidirá la que más interese.

La última decisión sigue estando en manos de la cúpula política. El criterio será la actualidad, que el tema no sea repetido o haya sido ya elegido por otros grupos, explican. Teresa Rodríguez lleva una trayectoria desconcertante en sus preguntas quincenales. Pasa del tono constructivo con temas de poca relevancia mediática pero de interés ciudadano al lenguaje de oposición más duro con asuntos muy políticos. Desde Podemos admiten que es difícil dar con el registro y la propia portavoz ha admitido que en ocasiones se siente como parte de “un teatro”.

Ahora mismo la pregunta más puntuada va de la sanidad pública. “Contrataciones deficitarias, cierre de camas y vacaciones sin cubrir de profesionales de la salud”. A este mismo tema ha dedicado este jueves el PP su pregunta a la presidenta. En segundo lugar, un ciudadano cuestiona directamente: “Señora Díaz, responda a los andaluces: ¿cómo es posible que en 35 años de Gobierno de su partido en nuestra tierra seamos la cola de España en empleo?”. La “inutilidad” del Servicio Andaluz de Empleo, los recortes a la ley de dependencia, las cuentas bancarias públicas, el número de desahucios en el último año en Andalucía, la calidad de la educación pública o la “manipulación” de Canal Sur son otras de las cuestiones más valoradas.

La pregunta más puntuada va de la sanidad pública: “Contrataciones deficitarias, cierre de camas y vacaciones sin cubrir de profesionales de la salud”

Las preguntas que no lleguen al pleno podrán ser repescadas y formularse en comisión parlamentaria o en el cupo de interpelaciones por escrito al Gobierno. Fuentes de Podemos niegan que esto sea una manera de ahorrar trabajo. Aseguran que las preguntas en la sesión de control no conllevan casi ningún tipo de esfuerzo previo y que nada tienen que ver con otras iniciativas como las proposiciones de ley, que sí que tienen una preparación más costosa. El perfil más común de quienes han participado en esta medida que todavía está en fase piloto es el de un varón entre 50 y 65 años. “Esto es algo que tendremos que resolver para que haya más actividad de otros perfiles y se equilibre también la participación de mujeres”, aseguran desde el grupo morado.

Nuevo, "el envoltorio"

Desde el Parlamento aseguran que esta medida de Podemos no colisiona con ninguna norma y no ha sido cuestionada por los servicios jurídicos. Es más, el mensaje oficial es que esta medida que es trasladada como novedosa y pionera por la formación morada, no es tan diferente al método de trabajo habitual de cualquier grupo parlamentario. Los diputados, explican, reciben correos electrónicos de ciudadanos, se reúnen con colectivos y recogen sus inquietudes. “No hay nada muy nuevo más allá del envoltorio”, aseguran fuentes de la Cámara.

Podemos se estrenó en Andalucía como grupo parlamentario más allá del Parlamento europeo. Su condición de partido novato sirvió a la Mesa de la Cámara para tumbar algunas de sus primeras proposiciones de ley por carecer de los requisitos mínimos para poderse tramitar. El arranque de la legislatura fue complicado más allá del bloqueo de 80 días que sufrió Susana Díaz en su investidura. La oposición acusó al PSOE de seguir manejando en la sombra los resortes del Parlamento para excluir sus iniciativas. El PP incluso recurrió al Constitucional y pidió “amparo” por la arbitrariedad de la Cámara. Un año después, con una legislatura continuamente interferida e interrumpida por las convocatorias de elecciones generales, las piezas van encajando.

El pasado miércoles Podemos sacó adelante su primera proposición de ley, en la que propone una regulación de los senderos en Andalucía. La iniciativa, que se convierte en la primera medida de la formación morada que ve luz verde, contó con el apoyo de todo el Parlamento menos el PSOE. El portavoz parlamentario, Mario Jiménez, habló con beligerancia de “un atentado contra la propiedad privada”. Desde el partido morado reconocen que podría ser una ley “aparentemente inocua” pero celebran el estreno y confían en lograr poco a poco más tramitaciones. Por supuesto la ley contaba con el informe en contra del Consejo de Gobierno, como todas las registradas por la oposición hasta el momento.

Susana Díaz Teresa Rodríguez Partido Popular (PP) Andalucía Noticias de Podemos
El redactor recomienda