CONTINÚA LA REBELIÓN EN MÁLAGA

Bajas masivas de afiliados de Ciudadanos en la Costa del Sol por el dedazo de Albert Rivera

Tras la medida de la dirección del partido de imponer sin primarias a Guillermo Díaz como número dos de la lista de la provincia de Málaga al Congreso de los Diputados

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante un acto celebrado el pasado 27 de mayo. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante un acto celebrado el pasado 27 de mayo. (EFE)

La rebelión continúa. Y se acelera. La medida de la dirección de Ciudadanos de imponer sin primarias a Guillermo Díaz como número dos de la lista de la provincia de Málaga al Congreso de los Diputados ha provocado bajas masivas de afiliados en agrupaciones del partido naranja en la Costa del Sol. Es su forma de mostrar su contundente rechazo “a la falta de democracia interna en el partido”, según aseguran varios dirigentes del partido.

Fran Hervías, secretario de Organización de Ciudadanos, hombre de máxima confianza de Albert Rivera, se reunió a principios de semana en Málaga con José Calle, exnúmero dos de la lista al Congreso, que dimitió “por razones personales” de la candidatura al Congreso, para intentar calmar el avance de la rebelión de críticos en el partido. “Quería que él aclarara que a mí nadie me ha expulsado. Simplemente ha sido una renuncia personal y voluntaria. Es un paréntesis en mi vida política y no sé si me reengancharé”, argumenta Calle en declaraciones a El Confidencial.

El secretario de Organización de C's, Fran Hervías. (EFE)
El secretario de Organización de C's, Fran Hervías. (EFE)

El ya exparlamentario sí que ha pedido a Hervías que el partido explique, de manera pública, no en privado, las razones de Calle para no continuar en el Congreso. Si no lo hace la dirección, él mismo lo hará días antes de las elecciones. Incluso ha puesto fecha: el 24 de junio. “De momento, no voy a dejar el partido. Y si la gente se queja, por algo será. Lo menos gravoso era correr la lista, pero no se ha hecho”, lamenta a este diario.

La Agrupación Local de Ciudadanos en Torremolinos, de las más activas en la Costa del Sol, ha quedado reducida a la mitad: más del 50% de sus componentes han pedido darse de baja del partido. Y lo hacen por la imposición desde la entonces dirección provincial que lideraba Juan Cassá, actual portavoz municipal en el Ayuntamiento de Málaga, de un concejal (Juan Machío), ya expulsado del partido por contratar a su cuñado electricista en una empresa municipal, y de Ángeles Vergara, portavoz municipal en el Ayuntamiento de Torremolinos, “que nos hace pasar vergüenza en los plenos”. Cassá no quiso hablar de asuntos del partido con El Confidencial. Hay instrucciones de la dirección nacional para que los cargos no orgánicos no hablen con los medios de comunicación, al menos hasta que pasen las elecciones, según fuentes próximas a este representante de Ciudadanos en el Ayuntamiento malagueño.

Guillermo Díaz. (Twitter)
Guillermo Díaz. (Twitter)

“Algunos se han ido ya decepcionados por el comportamiento de nuestros concejales y por los cargos institucionales de la provincia. He dedicado al partido esfuerzo y tiempo. Mi ilusión la habéis agotado con el nombramiento de Díaz para ser diputado al Congreso. Alguien que nunca ha ganado una votación entre los afiliados y uno de los responsables de la lista impuesta en las municipales de Torremolinos”, señala a El Confidencial Luis Miguel Medina, que acaba de dimitir como miembro de la Agrupación de Ciudadanos en Torremolinos, donde era su cabeza visible. Se afilió en marzo de 2015. Desde febrero de 2014 estaba como simpatizante.

Niegan el "divorcio"

Vergara niega que exista “ningún divorcio” entre la agrupación y el grupo municipal. Es más, rechaza que se hayan producido bajas. Este diario comprobó el pasado jueves el documento de solicitud de renuncia como afiliado de al menos una veintena de firmas de esta agrupación. “Como portavoz en el Ayuntamiento de Torremolinos, puedo decir que estamos bien y hacemos una oposición responsable. Va todo estupendamente y vamos hacia delante”, explicó Vergara, una de las primeras afiliadas al partido en Málaga, defensora acérrima del ‘aparato’ de Ciudadanos: “Todo lo que haga el partido lo voy a apoyar”.

Hay instrucciones de la dirección nacional para que los cargos no orgánicos no hablen con los medios, al menos hasta que pasen las elecciones

Vergara aterrizó en Torremolinos de ‘rebote’. Antes perteneció a la Agrupación de Málaga, luego a Cártama y más tarde a la de Alhaurín de la Torre. Al final la ‘colocaron’ en Torremolinos. Vive en Málaga capital y asegura que “jamás” vivirá en Torremolinos. “No hace falta”, asegura. “Trabajo 24 horas para Torremolinos”, precisa.

La situación en Benalmádena también es conflictiva. “Hay peticiones masivas de bajas”, subraya Bernardo Jiménez, que fue expulsado por Ciudadanos por cobrar el mismo sueldo que los concejales del equipo de gobierno pese a estar en la oposición. Jiménez sigue dando la batalla interna y se manifiesta “contra el dedazo del partido por no haber organizado primarias”.

Un relevante militante del partido en Mijas, donde gobierna Ciudadanos, indica que los afiliados continúan “descontentos”. “Existe una deserción generalizada. La gente se desencanta cuando ve que todo es lo mismo. Los que nos afiliamos a Ciudadanos queríamos hacer otras cosas y empieza la desilusión. No somos como los del PP y PSOE, que hagan lo que hagan lo aceptan. Aquí somos gente crítica, con criterio”. 

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios