LA CRISIS DE LOS SOCIALISTAS TRAS EL 20-d

El PSOE andaluz elude apoyar que Pedro Sánchez repita como candidato

Los socialistas andaluces insisten en tensar la cuerda con Podemos ante las negociaciones de investidura y advierten “por experiencia propia” de que Pablo Iglesias “no es de fiar”

Foto: El candidato a la Presidencia del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
El candidato a la Presidencia del Gobierno por el PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

La calma tensa que se vive en el PSOE, a la espera de que se despeje el escenario político y el partido decida el próximo 30 de enero cuándo celebra su congreso y si prorroga o no el liderazgo de Pedro Sánchez, permite adivinar todavía muchas grietas internas. Aunque el PSOE de Susana Díaz se ha replegado en su ofensiva primera contra Pedro Sánchez, hay cosas difíciles de tapar. Los socialistas andaluces, por ejemplo, se niegan a respaldar, ni en público ni en privado, que el líder del PSOE vuelva a ser candidato si se repiten las elecciones generales.

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, se aferró a la fórmula de Julio César, muy empleada por el expresidente José Antonio Griñán cuando se le cuestionaba sobre su futuro político, preguntado sobre si ve a Sánchez de candidato en caso de que haya que repetir comicios: “Cuando lleguemos a ese río, cruzaremos ese puente”. No es ningún secreto que preferirían optar por otro cartel electoral, aunque Susana Díaz no deja de repetir ahora en su entorno que optar a la secretaría general del PSOE podría ser en caso de emergencia, pero que como candidata no se ve. Sobre todo porque ese paso la obligaría a dejar una atalaya privilegiada como es la Junta de Andalucía, el Gobierno autonómico más importante ahora mismo en manos del PSOE.

El PSOE andaluz dejó muy claro que no piensa mantenerse al margen de las negociaciones emprendidas por su líder para tratar de conformar un Gobierno de izquierdas en caso de que Mariano Rajoy no logre su investidura. La voz de la federación más importante del partido seguirá colándose e interfiriendo en los mensajes del secretario general. Sobre todo en relación con Podemos y los nacionalistas.

Reunión de la ejecutiva del PSOE-A. (EFE)
Reunión de la ejecutiva del PSOE-A. (EFE)

Poco después de que Pedro Sánchez tratara de abrir canales de diálogo con Pablo Iglesias, pidiéndole que deje “las pataletas” y se avenga a negociar un Gobierno a la portuguesa, los socialistas andaluces introducían su propio mensaje. “Si Pablo Iglesias dice que no se fía del PSOE, nosotros de quien no nos fiamos es de él”, aseguró el número dos de Susana Díaz. ¿Y con estas arremetidas no dificultan el diálogo en Madrid con Podemos? Ante esta cuestión, el secretario de Organización del PSOE andaluz insistió en que fue el líder de la formación morada quien golpeó primero, y añadió que pueden hacer este tipo de advertencias por “experiencia propia” en Andalucía. Aquí, el diálogo con Podemos es inexistente, este partido mantuvo su rechazo frontal a la baronesa socialista hasta el último minuto y las relaciones son nulas.

Las advertencias del PSOE andaluz pueden interpretarse claramente como obstáculos a Pedro Sánchez en sus negociaciones con Podemos. Los socialistas de Susana Díaz han ido modulando sus posiciones. Desde la noche electoral, cuando la baronesa andaluza salió a dejar claro que no permitiría un Gobierno con el partido de Pablo Iglesias o con el PP y rechazó que se iniciaran negociaciones con Podemos, han existido matizaciones.

Ahora, preocupados por que cale la idea de que Díaz está a la derecha del partido y es la que impide un Gobierno de izquierdas alternativo a Rajoy, se aferran a las líneas rojas pactadas por el partido en el comité federal del pasado diciembre. Insisten en que Pedro Sánchez tiene el aval para tratar de formar Gobierno siempre que se retiren las exigencias que pongan en riesgo la unidad de España, y a la vez dejan claro que “la aritmética no ayuda”. Los socialistas andaluces niegan en privado que estén remando a la contra de Sánchez y aseguran que con estas advertencias solo quieren poner el foco en Podemos. Sin embargo, las lecturas pueden ser ambas. Desde luego, la voz de Andalucía atacando con dureza a Iglesias escasamente una hora después de que Sánchez pidiera diálogo no allana la negociación.

No vale dialogar con los nacionalistas

Sobre el apoyo de los nacionalistas de ERC o Bildu, que sería necesario en caso de un Gobierno de PSOE con Podemos y siempre que PP y Ciudadanos votaran en contra, los socialistas andaluces también son bastante explícitos. Si Sánchez dejaba claro en una entrevista esta mañana en TVE que no iniciaría negociaciones con estos partidos, pero no hablaba de una posible abstención de estas fuerzas, desde Sevilla le pusieron una línea roja más.

“El propio secretario general ha descartado las negociaciones con ninguna fuerza nacionalista o independentista. Queda descartado. Con estos partidos no se puede contar”, insistían desde San Vicente, sede del PSOE andaluz.

El discurso del partido bajo la batuta de Susana Díaz sigue conduciendo a un callejón con una única salida: la celebración de nuevas elecciones generales. El PSOE andaluz insiste en que en ningún escenario cederán a un Gobierno de Mariano Rajoy. Ni siquiera cuando se redoble la presión del poder económico o la Unión Europea para una abstención que permita gobernar al PP y en pleno desafío del soberanismo catalán. A la vez, dan por imposible un acuerdo con Podemos.

Aunque el discurso oficial asegura que repetir elecciones sería “un fracaso” y no es aconsejable, en privado los socialistas andaluces admiten que lo más probable es que haya nuevos comicios. Eso sí, para preparar el terreno dejan recaer la responsabilidad en sus contrarios, acusan ya directamente a PP y Podemos de trabajar en ese escenario y estar pensando en nuevas elecciones.

Desde el equipo de Susana Díaz tratan ahora de convencer de que no han estado en ninguna maniobra interna y acusan de todo a la oposición

Los socialistas andaluces acusan además a la oposición de tratar de erosionar a Susana Díaz acusándola de estar perdiendo el tiempo en cuestiones internas de su partido en lugar de dedicarse a pleno rendimiento al Gobierno autonómico. Algo que niegan que se corresponda con la realidad pese a todas las maniobras internas capitaneadas por la andaluza al frente de los principales barones del PSOE. Para combatir ese mensaje de PP y Podemos contra la presidenta, se dedican a desplegar una batería de medidas sociales y de creación de empleo que aseguran que se han puesto en marcha en los últimos meses.

“Mientras que el PSOE no ha estado en los temas internos, los demás partidos han estado en los temas internos del PSOE, que si Susana Díaz coge el tren o lo deja de coger, que si sigue en el AVE o se vuelve”, abundó su número dos, manteniendo públicamente que ellos no han puesto en marcha ninguna operación interna para tratar de atar en corto a Sánchez y hacerse con las riendas del partido. En privado, aseguran que la culpa es de la oposición y, cómo no, de los medios de comunicación. El nuevo argumento es que Susana Díaz, como presidenta de Andalucía, “tiene que tener presencia en cualquier debate nacional”, defienden, porque esta comunidad “se juega mucho”.  

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios