Emigrantes andaluces

Ada Colau y Susana Díaz, a la gresca por la Feria de Abril de Cataluña

La Federación de Entidades Andaluzas denuncia que el endurecimiento en el contrato público del recinto obligará a suprimir el evento, y la Junta exige a la alcaldesa que reciba a estos andaluces

Foto: Susana Díaz pasea por la Feria de Abril de 2014. (EFE)
Susana Díaz pasea por la Feria de Abril de 2014. (EFE)

La polémica está servida. La Federación de Entidades Andaluzas en Cataluña ha denunciado en un comunicado que el endurecimiento de los requisitos por parte del Ayuntamiento de Barcelona a la Feria de Abril que desde hace 45 años celebran en la ciudad condal puede conllevar su supresión. El Gobierno andaluz de Susana Díaz ha intervenido públicamente para pedir a la alcaldesa Ada Colau que reciba a los miembros de esta organización, y ha considerado “sintomático” que "en estos momentos" se dé la espalda a un evento que lleva años celebrándose sin problemas. Además de recordar que hay un millón de emigrantes andaluces en Cataluña, el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha animado a la alcaldesa de Barcelona en Comú a que “no dé la espalda a miles de personas” y le ha recordado que esta Feria de Abril es también “una seña de identidad que debe proteger”. Se ha preguntado si es la “intolerancia” marca de esa “nueva forma de hacer política” que preconizan desde Podemos.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE)

Esta misma mañana, la Federación de Entidades Andaluzas en Cataluña ha colgado un comunicado en su página web en el que amenaza con llevarse la Feria de Abril de Barcelona ante las nuevas exigencias impuestas por el ayuntamiento. La Fecac “prácticamente descarta” que esta 45ª edición del evento se pueda celebrar en el Parque del Fórum de Barcelona, que la acoge desde 2005. La razón principal es que el consistorio les obliga a reducir a la mitad las atracciones de esta feria, lo que reduciría drásticamente los ingresos, y les insta a un desembolso económico adicional al que no pueden hacer frente de 140.000 euros. “Son dos hechos que avalan la sospecha de que el Ayuntamiento de Barcelona no tiene ningún interés en celebrar la Feria de Abril de la mano de Fecac”, sostienen desde este organismo.

El presidente de la Fecac, Daniel Salinero, explicó a El Confidencial que desde junio, cuando solicitaron una reunión con el equipo municipal, “no les han dado ninguna explicación política” y consideró que las nuevas condiciones son “inviables” y suponen “una invitación clara a que nos marchemos”. Al margen de la organización de la Feria de Abril de Cataluña, un evento que dura 10 días y reúne a un millón y medio de personas, Salinero insistió en que la federación cultural andaluza reúne a más de 115 entidades y representa al “movimiento andaluz en Cataluña”. “Hay razones más que de sobra para que por lo menos nos hubiéramos podido sentar a dialogar e intercambiar propuestas”, subrayó el responsable de la federación. Salinero aseguró que la Feria no dejará de celebrarse y se trasladará a otro lugar, asegurando que tienen ofertas de varias ciudades para acoger este evento, que se ha convertido “en uno de los acontecimientos más multitudinarios” de Cataluña. “Son muchas las entidades andaluzas afincadas en Cataluña que dedican su tiempo y su dinero para contar con una caseta en esta Feria”, cuenta Salinero, que considera que este evento ya no es solo una forma de preservar las raíces andaluzas de estos emigrantes sino que se ha convertido en una seña de identidad de la propia Cataluña.

La Federación de Entidades Andaluzas en Cataluña asegura que el evento no recibe ayudas públicas directas, aunque su presidente sí admite que la Fecac opta a subvenciones públicas de ayuntamientos, la Diputación, la Generalitat y la Junta de Andalucía. La cantidad de recursos públicos recibidos este año no fue facilitada por este organismo. “Recibimos ayudas públicas que se han ajustado a la realidad de precariedad de los últimos tiempos. Nosotros no pedimos más que nadie pero tampoco queremos menos que cualquier otra asociación cultural”, defendió Salinero. El presidente de la Fecac asegura que no habían informado al Gobierno andaluz de la polémica aunque agradecen sus muestras de respaldo. Las relaciones tanto con la Junta de Andalucía como con la Generalitat, admite este portavoz, son “muy buenas”. Preguntado sobre si cree que el endurecimiento del pliego de condiciones para el espacio público tiene algo que ver con el momento político y el desafío independentista, Salinero asegura tener dudas. “Las relaciones con la Generalitat son muy fluidas. Tenemos una muy buena relación con el Gobierno de Cataluña a pesar de que defienden lo que defienden, pero siempre nos han respetado muchísimo”, asegura. “El problema es que el Ayuntamiento de Barcelona no tiene una idea clara de lo que quieren hacer, no saben cómo gobernar, se dedican a tomar medidas populistas y se niegan a hablar o negociar cosas importantes. La Feria no le hace daño a nadie. Este sería su 45 aniversario y todavía no sabemos ni siquiera por qué no quieren que la celebremos”, concluye.

Un millón y medio de visitantes

Una de las principales quejas de esta federación de emigrantes andaluces reside en la “cerrazón” del equipo de gobierno de Ada Colau. Denuncian que han intentado varios contactos políticos que han llegado a cerrarse y han sido desconvocados en el último minuto. “Parece que la señora Colau quiere perder la Feria de Abril, igual que ha hecho con la pista de hielo, los nuevos hoteles, la Ryder Cup y, si no vigila, los cruceros, el Mobile Congress y la Fórmula 1. Barcelona está perdiendo oportunidades”, ha denunciado el presidente de la Fecac. La federación recuerda que es propietaria de la marca de esta feria, que no podría celebrarse bajo esa denominación sin su permiso. Cualquier “sucedáneo” que quiera celebrarse con el favor del ayuntamiento no tendrá nada que ver, advierten. Denuncian además como “sintomático” que “el contrato cite la celebración de un acontecimiento de tipo cultural” o “en el marco de la cultura andaluza”, sin referirse específicamente a la Feria de Abril.

Feria de Abril. (Reuters)
Feria de Abril. (Reuters)

La federación andaluza recuerda que es una asociación sin ánimo de lucro y se queja de las duras condiciones impuestas por la empresa municipal Barcelona Serveis Municipals (BSM) que gestiona el recinto donde se celebra la Feria. Exigen reducir el horario de apertura y asumir gastos como generadores eléctricos, consumo de gasoil y de agua, hilo musical común para todas las atracciones y personal adicional, como un ingeniero que revise diariamente la zona de atracciones, y otras personas que controlen el aforo del recinto y de cada una de las casetas, aseguran los organizadores. “Aparte de este sobrecoste, evaluado en unos 140.000 euros más respecto a la pasada edición, el contrato de cesión obliga a reducir el área de atracciones en la zona de la Plataforma del Zoo Marino a prácticamente la mitad”, añade la Fecac. El canon pagado por los feriantes era una de las principales fuentes de ingresos, reconocen.

La Feria de Abril en Barcelona se celebra desde hace 45 años de la mano de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña, una organización que nació en febrero de 1982 uniendo a diferentes asociaciones culturales andaluzas, mayoritariamente del cinturón industrial de Barcelona. En el mes de marzo de 1983, la Dirección General de Asociaciones y Fundaciones de la Generalitat de Catalunya resolvió inscribir a la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña, y la adscripción a la Junta de Andalucía fue resuelta en abril de 1988.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios