Zapatero avisa de que los debates serán "decisivos" y pide "convicción" a Sánchez
  1. España
  2. Andalucía
durante un desayuno informativo

Zapatero avisa de que los debates serán "decisivos" y pide "convicción" a Sánchez

El expresidente, que tras meses de desencuentros ha rehecho sus malas relaciones con el secretario general, advirtió sobre "la escuela" de su partido, que obliga a salir a ganar "unidos"

placeholder Foto:  El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (i). (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (d), y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (i). (EFE)

José Luis Rodríguez Zapatero ha reaparecido hoy en Sevilla arropado por la presidenta de la Junta, Susana Díaz, midiendo sus consejos a Pedro Sánchez pero dejando claro que ante el próximo 20 de diciembre lo "más decisivo" serán los debates y "el contenido" del proyecto que defienda el candidato socialista.

Zapatero, que tras meses de desencuentros ha rehecho sus malas relaciones con el secretario general del PSOE, ha advertido sobre "la escuela" de su partido, que obliga a salir a ganar "unidos como una piña". "Esta es nuestra escuela, el PP tiene otra", ha ironizado al hilo de la crisis interna que sacude al partido de Mariano Rajoy, abierta en gran parte por Aznar. Preguntado sobre si la secretaría general de Sánchez es "revisable" si pierde las elecciones, ha escurrido el bulto y ha dejado claro que ahora no toca ese debate. La foto de Zapatero y Susana Díaz, que se han deshecho en elogios el uno con la otra, tiene muchas lecturas políticas dentro y fuera del PSOE. Sin embargo, ambos han evitado hoy agrandar fisuras internas.

El expresidente del Gobierno, que ha participado en un desayuno de Europa Press, ha eludido abrazar en el actual contexto político la máxima con la que salió al 'ring' electoral en 2004, cuando avisó de que solo sería presidente si era la lista más votada. Ahora cree que eso es lo recomendable, lo deseable, aunque admite que el actual escenario político y el Parlamento que salga de las urnas son distintos, "mucho más fragmentados".

"Determinación" y "convicciones" es lo que Zapatero le ha reclamado a su secretario general. A él lo puso en duda Felipe González, recordó entre bromas, y no quería hacer lo mismo con el actual secretario general, así que sus respuestas han estado medidas por más que nadie pueda ocultar que la relación entre ambos es fría. "Pedro Sánchez tiene todo el apoyo y las condiciones para ganar las elecciones, lo más decisivo va a ser el contenido del proyecto", ha sostenido. "Tal y como han evolucionado los últimos tiempos, los debates van a ser decisivos. Los ciudadanos tienen rayos X para analizar a unos líderes", ha advertido al hilo de estas reflexiones. Sobre las nuevas fuerzas políticas emergentes, ha considerado que cuando uno está "de moda", "se sube muy rápido y se baja también muy rápido".

La mayor parte de su intervención ha estado volcada en Cataluña. El expresidente del Gobierno ha reclamado que se abra "una agenda democrática de diálogo" con las fuerzas políticas catalanas "partiendo de la sentencia del Constitucional sobre el Estatut". Mientras que muchos, incluso dentro de su partido, han señalado precisamente su papel con Cataluña y sus promesas a Pascual Maragall como el origen del actual conflicto territorial, el expresidente ha reivindicado que él logró "un entendimiento de 20 o 30 años que se frustró después con la sentencia del Constitucional". Se mostró convencido de que la sentencia del Constitucional, que ha dejado claro que no comparte y que cree "absoluta y radicalmente injusta", "antes o después se revisará". Sobre el reconocimiento de Cataluña como nación, algo que divide internamente al PSOE, Zapatero ha defendido la fórmula que recogía el preámbulo del Estatut como una "fórmula inteligente" que cree que se recuperará para dar una solución al desafío soberanista.

El exdirigente socialista ha defendido "la política de los afectos" y ha reclamado a los partidos que recuperen "un relato político conjunto" como se hizo en la Transición española. El expresidente ha hablado de "lo peor de la crisis" en pasado y ha mostrado su confianza en que España como "nación democrática sólida sabrá levantarse". Como principal desafío para cualquier político actual ha situado el cambio climático y, en el caso español, la revisión del sistema de la Seguridad Social y las pensiones, además del modelo productivo y el debate territorial.

No se ha quedado corto al responder a los halagos que antes recibió de Susana Díaz. Ahora mismo, ha dicho, cualquiera necesita "sus elogios". Ha sido la secretaria general del PSOE andaluz quien lo ha presentado en su primer desayuno informativo, según ha dicho él mismo, desde que abandonó La Moncloa. El liderazgo de Zapatero, ha reivindicado Díaz, cuando algunos dentro del partido se preguntan si conviene que salga a escena precisamente ahora con unas elecciones a la vuelta de la esquina, tiene "sello propio, es inconfundible y distinto a los demás". "Salió a ganar con todas sus fuerzas y ganó", reivindicó la andaluza. Justo lo mismo que, preguntada por los periodistas, recetó para el 20-D al candidato socialista, Pedro Sánchez.

Elecciones Generales 2015 - 20-D Elecciones Generales 20-N José Luis Rodríguez Zapatero PSOE Andalucía Pedro Sánchez Susana Díaz
El redactor recomienda