intoxicación en águilas: "FUE ESPANTOSO"

Las imágenes de la despedida de soltera en un barco... que acabó en auténtica odisea

Natalia Pérez Sánchez cuenta desde un hospital de Málaga y en exclusiva a 'El Confidencial' el desastre de su despedida. Terminaron ingresados por una intoxicación alimentaria en un barco

Natalia y Jaime se van a casar el próximo mes de septiembre. Sus amigos quisieron darle una sorpresa a “Nata” el pasado fin de semana y juntaron dinero para organizarle una despedida de soltera como regalo. Sin escatimar nada y con una fiesta por todo lo alto en un barco a tutiplén. Para ello prepararon todos los detalles minuciosamente. Pero lo que prometía ser uno de los mejores días de la joven acabó postrándola en un hospital a ella y a sus amigos.

El centenar de personas que viajaban en el 'Don Pancho' terminaron ingresados por una intoxicación alimentaria. Los síntomas se hicieron perceptibles poco tiempo después de haber ingerido la comida incluida en el bono de la empresa 'Boat party Mojácar' que les daban en el barco. Natalia Pérez Sánchez cuenta desde un hospital de Málaga y en exclusiva a El Confidencial el desastre de su despedida: “Ha sido espantoso. La ambulancia no daba abasto para recoger a la gente en el puerto. Mis amigas haciéndose las necesidades encima. Había una chica embarazada que estuvo punto de perder el bebé. Es una canallada lo que nos han hecho porque aún seguimos en hospitales ingresados, a pesar de que digan que ya estamos bien. Es mentira”.

Natalia Pérez y uno de los invitados.
Natalia Pérez y uno de los invitados.

En el 'Don Pancho', que así se llama el barco elegido para el festejo, además de la despedida de soltera de Natalia había gente de distintas provincias: Valencia, Jaén y Murcia. Natalia Pérez nos cuenta que “la empresa organizadora de las despedidas de solteros nos recogió en Mojácar para llevarnos en autobús hasta Águilas. Allí embarcamos, en el Puerto Comercial. Hasta ahí todo normal. Risas, buen rollo, baile mientras hacíamos el recorrido costero...”

Según cuenta la afectada, “la travesía incluía la comida, un menú que estaba servido en bandejas envueltas en plástico sin etiqueta alguna y consistía en pollo, pasta, empanada de carne y fruta. Según me contó un amigo de los que venía a la despedida, la comida estuvo expuesta más de veinte minutos al sol. Con el calor que hacía eso no es normal".

Al poco de tomar la empanada y la ensalada, comenzaron a percibir los síntomas. Algunos pensaron que se habían mareado por el “trajín del barco”, pero ya de regreso a Mojácar en el mismo autocar que los había trasladado a Águilas, algunos, los más graves, fueron atendidos en Urgencias. “Cuando llegamos los medios médicos no daban abasto. Los servicios de Urgencias de los Centros de Salud de Vera y Mojácar quedaron colapsados por todas las personas afectadas. Era horrible. Vómitos por todos sitios, dolor bestial en el estómago y deshidratándonos por la diarrea”.

El barco volvió a salir al día siguiente

Natalia no entiende cómo los responsables del barco 'Don Pancho', después del “fatídico suceso, volvieron a salir al mar al día siguiente como si nada pasara”. Los responsables de este negocio dicen estar colaborando con los técnicos de Salud Pública. El portavoz de la empresa, Pedro Lozano, emitió un comunicado en el que lamentaba lo sucedido y se comprometía a "tomar medidas".

“¿Pero qué medidas? Yo sigo en un hospital y a mí nadie me ha llamado ni se están preocupando por nosotros”, aduce la afectada. La Consejería de Sanidad de Murcia tiene la sospecha de que la ensalada de pasta que se ofreció en el barco de Águilas ha sido la causa de la intoxicación alimentaria. “Todo lo que sabemos lo sabemos por la prensa, pero también pudo ser la empanada la causante porque llevaba huevo. Lo que no es normal es que ese barco siga prestando servicios y no lo precinten para que lo que nos pasó a nosotros no le pase a nadie. Creo que es muy grave”.

Los 126 pasajeros que subieron a 'Don Pancho' se embarcaron en la primera de las dos rutas festivas que el barco ofrece los sábados. “Como podéis ver en las fotos, bebimos, comimos y bailamos sin ningún contratiempo durante las tres horas de navegación. El 'Lunch Boat Party' incluía barra libre de cerveza y sangría, así como un menú individual con ensalada de pasta, un trozo de pizza, una empanada y una pieza de pollo al curry”. Según explica la homenajeada, “cuando ya íbamos para Mojácar es cuando empecé a sentirme fatal. Creía que era un mareo por el autobús, pero vomité varias veces. No era yo sola. Mis amigos y mi hermana Raquel también vomitaron y tuvieron diarrea. El autocar tuvo que parar". 

Ahora Natalia se recupera en la clínica de Málaga esperando que “no nos queden secuelas de esta intoxicación. De momento no levanto cabeza. Y mis invitados están igual de mal”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios