Es noticia
Menú
El PP en Andalucía se resiste a publicar las cuentas de la etapa de Arenas
  1. España
  2. Andalucía
la publicación de datos está en manos de génova

El PP en Andalucía se resiste a publicar las cuentas de la etapa de Arenas

Silencio ante las acusaciones de Bárcenas de importantes donaciones de empresarios andaluces a la caja B. El líder andaluz sigue esquivando todas las balas del extesorero

Foto: El líder del PP Andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla (d), junto a Javier Arenas (i). (EFE)
El líder del PP Andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla (d), junto a Javier Arenas (i). (EFE)

No hay ninguna intranquilidad y las cuentas del Partido Popular ya están publicadas. Esta es la respuesta oficial desde el PP andaluz después de que su secretaria general, Loles López, haya mostrado la disposición de la dirección regional a publicar las cuentas del partido. Ese anuncio fue poco después aclarado. No hay intención de mostrar las cuentas anuales de Andalucía y toda publicación de datos seguirá centralizada y en manos de Génova. En su último escrito de defensa, el extesorero del PP, Luis Bárcenas, vuelve a poner en aprietos a Javier Arenas. Esta vez sostiene que durante su etapa como secretario general llegaron las grandes donaciones de empresarios andaluces a la caja del partido. La respuesta del PP andaluz vuelve a ser la misma. Ninguna. Las sombras sobre esa etapa siguen siendo respondidas con un sepulcral silencio.

Desde que estalló el caso Gürtel y la supuesta financiación ilegal del PP han sido muchas las ocasiones en las que Javier Arenas, que sigue ejerciendo su poder en Andalucía con permiso de Juan Manuel Moreno Bonilla, le han salpicado las acusaciones de Bárcenas. Recién premiado de nuevo como senador por la comunidad autónoma y después de que Mariano Rajoy dejara claro en los últimos cambios en la cúpula que el todopoderoso andaluz sigue siendo un intocable, Arenas sigue mostrando una calculada indiferencia sobre la mayoría de las acusaciones vertidas por el extesorero. Y el PP andaluz tampoco ha tenido hasta ahora nada que decir al respecto. Una estrategia que, de momento, les ha funcionado.

El PSOE, acuciado por escándalos como los ERE, los cursos de formación o las presuntas irregularidades en la mina de Aznalcóllar, y después de que la oposición en bloque haya anunciado comisiones de investigación en el Parlamento andaluz sobre estos últimos casos, intenta de nuevo enchufar el ventilador. Los socialistas han anunciado que pedirán una investigación en la Cámara autonómica sobre la presunta financiación ilegal del PP y las ramificaciones de la trama Gürtel en Andalucía. Confían en que Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida secunden su iniciativa y apliquen la misma vara de medir con socialistas que con populares. Es la bala que les queda para tratar de neutralizar sus propios escándalos.

Ante esta situación, el PP andaluz no tiene un plan diseñado. Se limitan a mostrar tranquilidad y desmentir la palabra de un imputado, como se refieren a Bárcenas. No está claro que esa huida hacia delante les vaya a servir esta vez en un Parlamento con nuevos actores políticos. Arenas, que declaró como testigo hace ya dos años, aseguró en agosto de 2013 que “jamás” supo de la contabilidad B del PP ni de donaciones ilegales. “Me llevé una gran sorpresa con los famosos papeles”, dijo entonces. Poco se ha movido desde esa declaración judicial en la que defendió, además, que todos los sobresueldos cobrados eran legales y declarados a Hacienda. El dirigente andaluz fue secretario general del partido desde 1999 a 2003 y durante décadas en Andalucía no se ha movido una hoja sin su consentimiento.

Las reuniones grabadas o los amigos imputados

No fue la única vez que se vio con el extesorero. Hay otra reunión misteriosa celebrada en diciembre de 2012 en un conocido restaurante de Sevilla, vecino de la sede del PP andaluz. Según Bárcenas, en aquel encuentro informó a Arenas de que tenía una cuenta en Suiza con 48 millones de euros. Incluso su abogado trató de inquietar al dirigente andaluz deslizando que existía una prueba de aquella conversación. La supuesta grabación de aquel almuerzo nunca ha visto la luz, pero fuentes del PP admiten que es “muy probable” que exista. Estas declaraciones han rozado de lejos a Arenas, que además de tener gran habilidad política cuenta con una especie de escudo protector que lo dota de total inmunidad dentro del partido. Nadie hasta hoy en Andalucía ha alzado la voz para pedir explicaciones por el papel del expresidente y el apoyo de Rajoy es también total.

No son las únicas informaciones comprometidas para el actual vicesecretario de Política Autonómica y Local. Un informe de la UDEF señaló que la trama Gürtel había operado en Andalucía bajo el paraguas de quien fue su jefe de prensa y uno de sus más estrechos colaboradores, Isidro Cuberos, imputado en la trama por supuestamente actuar como comisionista en los contratos del Ayuntamiento de Jerez en Fitur 2004 investigados por la justicia. La pieza de la exregidora jerezana, María José García Pelayo, sigue adelante tras las sospechas en la adjudicación de varios trabajos a las empresas de Francisco Correa por valor de 355.391 euros y donde el juez advierte de “groseras irregularidades”. La también senadora está ahora mismo pendiente de si la imputa el Supremo. Es la pieza que ha llegado más lejos tras investigarse ramificaciones de la trama Gürtel en Granada, Estepona o Alhaurín.

Álvaro Pérez, el Bigotes, solicitó por carta a Arenas en 2003 su mediación para que se abonaran las deudas pendientes con sus empresas. También los cabecillas de la trama se dirigieron a otro hombre muy cercano a Arenas, el diputado por Almería Juan José Matarí. Todo más allá de las fotos de los partidos de pádel en Marbella en los que el dirigente andaluz era habitual con Jesús Sepúlveda, Gerardo Galeote o el propio Bárcenas, que en el entorno de Arenas sigue rebajando a la categoría de “anécdota”.

Desde que el actual presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, llegó al poder sólo se ha movido una ficha en relación con las supuestas ramificaciones de la Gürtel en Andalucía. La exalcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso, fue retirada como candidata tras ser procesada por recibir un bolso de Loewe de un imputado en la trama y presunto testaferro de Correa. Su versión de que era “un regalo amoroso” no frenó la apertura de juicio para indagar si vendió su voto en una moción de censura que permitió que siguiera gobernando un partido independiente en esta localidad sevillana.

Todo lo demás sigue igual. Como estaba desde 2009 cuando la trama Gürtel comenzó a salpicar al PP andaluz y a su principal referente. Arenas ha logrado superar todos estos años casi impertérrito. Si cuando estalló el escándalo dio orden de responder a cada denuncia de la oposición con una querella, después la estrategia política pasó directamente por ignorar todos estos casos. Hasta ahora le ha servido. Si el Supremo decide finalmente imputar a María José García Pelayo, quizás algo cambie. El PSOE, acosado por sus propios escándalos, no ha logrado erosionar al presidente de honor del PP andaluz, que sigue departiendo con los presidentes provinciales a la vista de todo el mundo en los patios del Parlamento andaluz. Los socialistas llevan años pinchando en hueso. Ahora vuelven a repetir estrategia.

No hay ninguna intranquilidad y las cuentas del Partido Popular ya están publicadas. Esta es la respuesta oficial desde el PP andaluz después de que su secretaria general, Loles López, haya mostrado la disposición de la dirección regional a publicar las cuentas del partido. Ese anuncio fue poco después aclarado. No hay intención de mostrar las cuentas anuales de Andalucía y toda publicación de datos seguirá centralizada y en manos de Génova. En su último escrito de defensa, el extesorero del PP, Luis Bárcenas, vuelve a poner en aprietos a Javier Arenas. Esta vez sostiene que durante su etapa como secretario general llegaron las grandes donaciones de empresarios andaluces a la caja del partido. La respuesta del PP andaluz vuelve a ser la misma. Ninguna. Las sombras sobre esa etapa siguen siendo respondidas con un sepulcral silencio.

El redactor recomienda