CONEJO ES CONCEJAL DE MÁLAGA

El 'número 3' de Susana Díaz, imputado por prevaricación por su piscina ilegal

Francisco Conejo tendrá que declarar como imputado por prevaricación el próximo 10 de septiembre por la piscina ilegal que tiene en su casa de Rincón de la Victoria (Málaga)

Foto: El dirigente socialista Francisco Conejo. (EFE)
El dirigente socialista Francisco Conejo. (EFE)

Francisco Conejo, secretario de Política Institucional del PSOE de Andalucía, y mano derecha de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, tendrá que declarar como imputado por prevaricación el próximo 10 de septiembre por la piscina ilegal que tiene en su casa de Rincón de la Victoria (Málaga), desvelada por El Confidencial el pasado 9 de febrero.

En el auto al que ha tenido acceso en exclusiva este diario, el Juzgado de Instrucción número 8 de Málaga ha admitido a trámite la querella por inducción a la prevaricación contra Conejo, número 3 del PSOE de Andalucía, al señalar la existencia de una posible “infracción penal”. Fuentes jurídicas próximas al caso señalaron a este diario que el próximo paso tras esta decisión judicial será la imputación de Conejo que ha pedido la querellante (la abogada Paloma Ayllón) “con carácter urgente”. “¿Cómo es posible que un responsable de un partido se ahorre dinero para su piscina abusando de su cargo? Él siempre pide ejemplo como adalid contra la corrupción, pero se ha saltado las normas urbanísticas”, indicaron estas mismas fuentes.

Imagen de la piscina de Francisco Conejo.
Imagen de la piscina de Francisco Conejo.
Conejo, número tres del socialismo andaluz y concejal del Ayuntamiento de Málaga, solicitó en 2007 una licencia para instalar una piscina prefabricada en el municipio malagueño. “Es clamoroso y patente que en 2008, a pesar de ser obligación legal la necesidad de proyecto técnico, certificado de instalaciones y final de obra, el señor Conejo realiza las obras de su piscina sin licencia por lo que estaríamos ante una presunta prevaricación administrativa”, indica la querella.
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)
Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. (EFE)

El dirigente socialista, aspirante a presidir la Diputación Provincial de Málaga, se ahorró “la nada despreciable cifra de 7.000 euros que le hubiera costado el proyecto técnico y certificados necesarios en esa fecha”. En el escrito judicial se adjunta una ortofoto de la Junta de Andalucía de 2008 donde queda acreditado que la piscina de su casa de la urbanización Añoreta Golf estaba ya terminada.

Conejo, que en esos momentos era secretario de Organización del PSOE de Málaga, organizó en julio de 2009 una fiesta ibicenca a la que invitó a cargos y empleados del partido, un mes antes de conseguir la licencia de manos de su subordinada orgánica en el partido, Encarnación Anaya, entonces alcaldesa de Rincón de la Victoria, y que ha vuelto a ser elegida alcaldesa tras desbancar al candidato del PP, Francisco Salado, tras un pacto de la oposición. 

“En tiempo récord y sin presentar proyecto”

“En un tiempo récord y sin presentar ningún tipo de proyecto ni nada que se le parezca, el denunciado consigue licencia para su piscina con el correspondiente ahorro en la redacción de la documentación necesaria para beneficiarse del otorgamiento de la autorización municipal”, señala la querella, que hace referencia a la sentencia del 12 de abril de 2012 del Tribunal Supremo refiriéndose a los presuntos delitos de prevaricación administrativa.

También se explica que en el pleno del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria del 31 de julio de 2008 aprobó la adaptación parcial a la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), del texto refundido del PGOU municipal. En este acuerdo, publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de 15 de abril de 2009, se especifica que se considerarán obras “precisando proyecto técnico la construcción de muros, pozos o fosas sépticas y piscinas”.

El concejal malagueño, que también ha sido denunciado por tráfico de influencias, admitió que había entrado en su parcela “una excavadora” para crear el agujero que necesitaba la instalación de la piscina prefabricada, que costó 10.000 euros, según la licencia. “El promotor me autorizó a hacer las obras de una manera verbal y las máquinas tuvieron que entrar en la casa de al lado para hacer las obras”, explicó Conejo a este diario.  

El promotor (José Luis García Chillón, de Vistaazul Proyectos S.L.) también era el dueño de la parcela vecina. “Yo quería hacer las cosas y no tener ningún tipo de problemas. No es una piscina sin papeles”, se justificó. La licencia de primera ocupación, que sigue a nombre de García Chillón, se remonta al 21 de noviembre de 2007.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios