ACOSADO POR AZNALCÓLLAR, PARO, FACTURAS UGT…

‘Pepín’, el consejero ‘minado’ de Susana Díaz

Al consejero andaluz de Economía, José Sánchez Maldonado, le ha acabado salpicando el escándalo de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar

Foto: El consejero andaluz de Economía, José Sánchez Maldonado. (EFE/Raúl Caro)
El consejero andaluz de Economía, José Sánchez Maldonado. (EFE/Raúl Caro)

- ¿Sabes lo que hace Pepín con este tema? Lavarse las manos.

Así habla del consejero de la Junta más polémico un amigo del campechano José Sánchez Maldonado, el consejero de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo quemado de Susana Díaz, minado por el escándalo de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar. ¿Y por qué Pepín se lava las manos? “¿No ves que no tuvo que salir a dar explicaciones? La dio su equipo de la dirección general de Minas de la consejería, pero no él”. En realidad ni Víctor Fernández, secretario general de Innovación e industria, ni María José Asensio, directora general de Minas, que estuvo imputada por prevaricación en la mina donde era apoderada la hija de Manuel Chaves, forman parte de su equipo de confianza. Sánchez Maldonado los mantuvo en el cargo al tomar posesión de consejero en septiembre de 2013.

Pepín, como todo el mundo le llama y a él le gusta que le denominen, gasta lentes de colores, y acento andaluz muy cerrado de la Axarquía, la comarca de Málaga de donde procede su familia. Este catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga, discípulo de Braulio Medel, presidente de Unicaja (heredó su cátedra), llegó a la consejería con un prestigio consolidado de huidizo. Especializado en dar espantadas, dejó dos veces su cargo electo de concejal del Ayuntamiento de Málaga. Sonado también fue cómo se despidió de presidente de la Autoridad Portuaria de Málaga tras apenas ocho meses en el cargo. Argumentó problemas de salud y estrés (ignoró un pufo de cinco millones de euros y él lo negó de manera rotunda: dijo que lo investigó), un juego de niños el que tenía en el puerto malagueño comparado con el que ha sufrido en una megaconsejería salpicada de problemas.

Reducir el paro era su principal objetivo. Hace un año anunció que Andalucía bajaría de la barrera psicológica del millón de parados antes del verano de 2014. El vaticinio no sólo no se cumplió, sino que el desempleo siguió aumentando en la región con mayor tasa de paro de toda Europa; 34,8%. Los últimos datos son esperanzadores, pero los planes de choque para reducir el número de parados no han surgido efecto, algunos suyos y otros heredados de los Gobiernos de Griñán. El expresidente andaluz tenía a Pepín como uno de sus ideólogos de cabecera. Griñán valoraba del actual consejero sus conocimientos técnicos en financiación autonómica y balances fiscales. Sánchez Maldonado dirigía la Revista de Estudios Regionales, editada por las Universidades Públicas de Andalucía.

Susana Díaz, minutos antes de comenzar un mitin electoral. (Efe)
Susana Díaz, minutos antes de comenzar un mitin electoral. (Efe)

El consejero fue el parachoques de Susana Díaz cuando reclamó a UGT 15,3 millones de euros por las facturas falsas del sindicato. Sánchez Maldonado compareció varias veces en el Parlamento de Andalucía por este asunto que para él era especialmente incómodo al haber sido un destacado militante de UGT (continúa en el sindicato) y participar junto a su íntimo amigo Luciano González en manifestaciones del 1 de mayo. Eso sí, ideológicamente a Pepín no se le puede considerar un socialista “muy de izquierdas”, como llegó a definirse Susana Díaz en julio de 2013, sino como un socialdemócrata en la línea de José Antonio Griñán.

La casa de su amigo Luciano

El caso Luciano, la vivienda ilegal que tiene en Yunquera Luciano González, director de la Agencia Andaluza de la Energía, fue destapado por El Confidencial el 17 de marzo de 2014. La presidenta Díaz exigió la dimisión de González y Pepín no tuvo más remedio que desprenderse de Luciano, cerebro de los fondos de formación en la UGT de la década de los noventa, para sobrevivir como consejero. Sánchez Maldonado también ha tenido problemas con otro de sus hombres de confianza: mantiene al imputado Francisco Triguero como director general de Universidades, “por respeto a la presunción de inocencia” La imputación de Triguero es por un supuesto desvío de fondos públicos.

José Sánchez Maldonado, junto a Luciano González.
José Sánchez Maldonado, junto a Luciano González.

Sánchez Maldonado también sigue defendiendo el aeródromo de El Arenosillo en Huelva, en el entorno de Doñana, en zona de tránsito de linces ibéricos, donde volarán drones inútiles. El propio plan de gestión económica plantea sólo un par de vuelos al mes. “Los gestores son unos auténticos máquinas en vender humo e ilusiones”, resalta a El Confidencial un experto del sector aeronáutico.

En clave orgánica, Sánchez Maldonado, siempre un superviviente que tuvo muy claro desde su época de estudiante que lo fundamental era “hacer la pelota” a los poderosos para sobrevivir y prosperar, según relata otro amigo que le conoce desde hace décadas, conserva una estrecha relación con el PSOE de Málaga. Sigue manejando los hilos de la poderosa Agrupación Centro junto a Marta Rueda, la delegada de su consejería en Málaga, y José Luis Cámara, exgerente del Consorcio Provincial de Bomberos. Cuando Pepín fue nombrado consejero lo celebraron todos en uno de los restaurantes de la cadena La Mafia ubicado en el casco histórico de Málaga.

“Fuera de juego” con los cursos de formación

Al estallar el escándalo de los cursos de formación Sánchez Maldonado declaró a este diario: “No tengo ni idea del tema, estoy en fuera de juego. Me tengo que informar bien del asunto, pero sí sé que el fraude es sobre todo en Sevilla; en Málaga las ayudas son muy pequeñas”, dijo. Sánchez Maldonado intentó echar balones fuera para no vincularse con este fraude al estar ahora las competencias de Formación en la Consejería de Educación y Cultura, desde septiembre de 2013, a cargo del también malagueño Luciano Alonso, compañero y sin embargo no aliado en luchas del aparato del partido en Málaga. Ahora están en una etapa de tregua.

El consejero, que almuerza y le gusta salir por la zona de la calle Larios y la Catedral malagueña, acude con regularidad a actos del partido. El pasado lunes estuvo en la merienda del Fórum Nueva Economía donde participó la candidata del PSOE a la Alcaldía de Málaga, María Gámez, que fue presentada por Susana Díaz. Sánchez Maldonado tuvo que aguantar, en la puerta del hotel NH Málaga, duras reprimendas de extrabajadores de la fábrica textil Hitemasa (antigua Intelhorce) que culparon al político de no hacerles caso en sus reivindicaciones. Sánchez Maldonado salió y entró varias veces de la sala para atender llamadas telefónicas urgentes. Ni ayer ni el viernes atendió las llamadas de este diario.

Fuentes próximas a Díaz no dudan que si la presidenta hubiera conseguido formar Gobierno Pepín no continuaría. Sus más próximos opinan al revés

Los dos últimos temas que han ocurrido en Andalucía afectan de modo directo a su consejería. La industria aeronáutica andaluza es clave para el intento de despegue del PIB de la comunidad autónoma. “El consejero está muy preocupado por cómo puede afectar el accidente del A400M a la economía andaluza y en concreto sevillana”, señalan fuentes próximas a la Junta de Andalucía, que están muy pendientes de la investigación judicial y técnica de las causas del accidente.

Ninguneado por Díaz en el caso Aznalcóllar

… Y Aznalcóllar, por supuesto. El pasado miércoles Sánchez Maldonado fue expuesto de manera pública por la presidenta, quien le ordenó paralizar el concurso que adjudicaba a Magtel y el grupo México la mina de Aznalcóllar. El consejero, ninguneado por la presidenta, (“he mandatado al consejero”, admitió Díaz) al menos consiguió que sus subordinados en la Dirección General de Minas dieran explicaciones y evitar comparecer antes los medios de comunicación. Y este gran escándalo, el primer caso claro de presunta corrupción del Gobierno de Díaz, ha pasado por sus manos.

Fuentes próximas a Díaz no dudan que si la presidenta hubiera conseguido formar Gobierno Pepín no continuaría. Sus más próximos opinan al revés. “Es un intocable; no creo que esté tocado para nada. Está más tranquilo que la leche. Junto al consejero de Presidencia y el de Justicia es un fijo en el próximo Gobierno”, proclaman muy seguros. “Sabe que es un problema entre empresas y en todo caso son los técnicos los que tienen la culpa…”, remata un buen amigo de Pepín, que insiste: “Por eso se lava las manos”…

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios