FIN DE SEMANA CRUCIAL

Podemos rechaza la contraoferta del PSOE pero se reunirán para negociar la investidura

La dirección andaluza rechaza la respuesta de los socialistas sobre la reducción de altos cargos y la presión a los bancos, pero la puerta del diálogo sigue abierta para salvar a Díaz

Foto: La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)
La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. (EFE)

En pleno terremoto en Podemos por la dimisión de Juan Carlos Monedero y sin saber qué consecuencias internas puede tener este movimiento, la división andaluza del partido sigue dándole vueltas a su posición ante la investidura de Susana Díaz. El sábado hay prevista una reunión entre los negociadores de Podemos y los del PSOE andaluz para seguir buscando salidas que convenzan a los 15 diputados del partido de Pablo Iglesias de una abstención que salvaría a la socialista y le permitiría formar gobierno. Tras el documento que llegó a manos de Podemos, una contraoferta del PSOE sobre las condiciones que quedan en la mesa, la respuesta sigue siendo un no rotundo.

“El PSOE no da respuesta a las propuestas de Podemos”, informó este partido. La contraoferta no ha acercado posiciones. La dirección de Teresa Rodríguez acepta el paso atrás de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, pero deja claro que aún queda pendiente su reivindicación de que los partidos asuman una responsabilidad subsidiaria en los casos de corrupción y a la hora de devolver los fondos públicos defraudados.

Respecto a la petición de que se retiren los depósitos públicos de la Junta de aquellos bancos que no se comprometan con el cese de los desahucios, tampoco hay acuerdo. El PSOE no acepta esta medida. “El cambio de las cuentas corrientes de la Administración Pública no requiere de ninguna ley que lo autorice, de la misma manera que no hay ninguna ley que le haya dicho a la Junta donde tiene que tener abiertas las cuentas bancarias que actualmente existen. Si no lo hacen es porque no quieren”, asegura Podemos en su comunicado.

La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

La tercera condición que queda por resolver se refiere a la reducción de altos cargos en la Administración andaluza. Podemos acepta los datos aportados sobre los recortes de personal directivo y eventual en la Junta en los años de crisis económica, pero sigue exigiendo que se hagan públicos “los datos de personal directivo en la Administración paralela”, su número y los sueldos. Subraya en negrita que “tampoco el PSOE acepta esta medida”.

Los socialistas remitieron al mediodía del jueves dos documentos que suman once folios y con los que supuestamente respondían a las reivindicaciones exigidas por Podemos para propiciar una abstención que permitiría la investidura de Susana Díaz la próxima semana. En el apartado de personal, el PSOE defiende que deben existir altos cargos y que “estos puestos no pueden estar restringidos a quienes sean funcionarios”. A partir de ahí, los socialistas contraatacan la condición de Podemos repasando los planes de reducción puestos en marcha en los últimos cinco años. Aseguran que se ha pasado de 316 altos cargos en la Administración a 218, con un ahorro de 8,1 millones de euros. Defiende, además, que se ha despedido a 42 eventuales y 263 directivos en las empresas públicas.

En ningún momento señalan cuántos directivos quedan aún en los entes instrumentales de la Junta. Igualmente, aportan datos sobre los recortes en las retribuciones de altos cargos en la Administración y empresas públicas. No hay un catálogo de cargos y remuneraciones en el sector público, como exigía Podemos y manda la ley de transparencia andaluza. Por último, el equipo de Susana Díaz aporta un cuadro comparativo de las comunidades autónomas con el número de altos cargos en relación al total de los empleados públicos. Figura también el compromiso de reponer las plantillas de la sanidad y la educación públicas.

Susana Díaz y Teresa Rodríguez. (EFE)
Susana Díaz y Teresa Rodríguez. (EFE)

Sobre la exigencia de Podemos frente a los bancos, los socialistas replican asegurando que “hay que cumplir las normas vigentes” y defienden sus medidas aprobadas para frenar los desahucios, principalmente la norma frenada en el Constitucional por el Gobierno del PP, que permitía la expropiación de viviendas a los bancos. Ofrecen “códigos de buenas prácticas” y medidas para proteger a los consumidores en la firma de hipotecas. Como novedad, anuncian la prohibición de la venta de inmuebles del parque público a fondos buitres.

Según un portavoz de Ciudadanos, este partido no ha recibido ningún documento del PSOE para negociar. En el caso del partido de Albert Rivera, la condición impuesta es que los socialistas suscriban su decálogo anticorrupción. Tampoco, según informaron, tienen fecha para reunirse con los negociadores de Susana Díaz.

El tiempo corre y este próximo fin de semana será crucial para que los socialistas acerquen posiciones con los nuevos partidos. Fuentes de Podemos aseguraron que el documento recibido del PSOE vuelve a ser “decepcionante” y se mantuvieron firmes en su negativa a dar paso a Díaz para que pueda formar gobierno. Las negociaciones seguirán abiertas hasta el lunes, cuando la candidata socialista debe presentar su programa de gobierno al Parlamento. En su discurso seguirá incluyendo medidas para propiciar un acuerdo, según fuentes socialistas. Si, como es previsible, no hay mayoría absoluta en primera vuelta, Díaz se someterá a una segunda votación el próximo jueves.

A partir de ahí, el presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, sostuvo que su “obligación ineludible” es convocar nuevas votaciones tantas veces como sea posible para conseguir la investidura. El PSOE plantea esta estrategia como medida de presión con el convencimiento de que, en plena campaña de las municipales, la abstención de los partidos de la oposición acabará ocurriendo. Es lo que algunos socialistas han bautizado como “la teoría de la fruta madura”, convencidos de que la investidura acabará cayendo por su propio peso. El canal de comunicación con el Partido Popular, según fuentes socialistas, también seguirá abierto a pesar de que la corriente interna mayoritaria en esta formación sigue optando por un no rotundo. Al menos, admiten, hasta que pasen las municipales. El escenario de nuevas elecciones en septiembre no es deseado por ningún partido de la oposición.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios