POR CONTRATOS EN FITUR 2004

Cuberos, imputado en Gürtel: el alto cargo de Aznar que lo sabe "todo" de Arenas

Isidro Cuberos pasó en apenas seis años de ser la simpática mascota Curro de la Expo 92 a director general en el Gobierno de Aznar. Este íntimo de Javier Arenas está imputado en el caso Gürtel

Foto: El vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas. (Efe)
El vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas. (Efe)

Trabajaba en el equipo de comunicación de la Expo 92 de Sevilla y, muy dispuesto, se enfundó en algunos eventos el disfraz de la simpática mascota Curro. Cocinaba una riquísima tortilla de patatas en aquel apartamento de soltero del Ministerio de Trabajo de Javier Arenas y Manuel Pimentel. A Isidro Cuberos, exjefe de Prensa de Arenas en el PP andaluz, director general del Ministerio, director nacional de Comunicación del Partido Popular en Génova y hasta alto cargo en el Gobierno de José María Aznar (fue nombrado en 1998 director general de Economía Social y Fondo Social Europeo) lo acaba de imputar el juez Ruz por el caso Gürtel.

Este sevillano de nacimiento y convicción, con varios saltos profesionales en Madrid, vive ahora en un apartamento en Fuengirola, de donde es su mujer. Cuberos, de 58 años, no solo es un periodista con gran experiencia en la Comunicación política. Es una de las personas que más secretos conoce de Javier Arenas. “Lo sabe todo del campeón”, asegura un experto en la vida política del expresidente del PP andaluz.

“Isidro”, a secas, sin su apellido, como le conocen, es una persona muy afable en el trato y extrovertido; también “despistado”, admite él mismo. Cuberos se acercó sin disimulo al PP y cuando ya dejó de trabajar para el partido no dudó en afiliarse, asistir a mítines como el de Mariano Rajoy en Torremolinos en precampaña -como militante- y a reuniones de la directiva regional, como la del 23 de marzo en el hotel NH Collection de Sevilla, un día después de las elecciones autonómicas.

Desde febrero de 2011 trabaja como miembro del Consejo Audiovisual de Andalucía, a propuesta de su partido. Gana como un viceconsejero de la Junta: 55.860,24 euros anuales más dos pagas extraordinarias de 1.851,89 euros, según la Ley de Presupuesto de la Junta de 2015. Cuando deje el cargo no podrá trabajar hasta pasados un par de años en ninguna empresa del sector. La presidenta del consejo, Emelina Fernández Soriano, no quiso hacer declaraciones a este diario sobre las posibles consecuencias de la imputación y la pérdida de prestigio del Consejo.

El juez Pablo Ruz. (Efe)
El juez Pablo Ruz. (Efe)

El Consejo Audiovisual no pedirá su dimisión

Fuentes del Consejo sí precisaron a este diario que este órgano no pedirá la dimisión de Cuberos. “Es el partido a quien representa quien tiene que decidirlo”, apuntaron estas mismas fuentes. No se espera ninguna respuesta oficial del Partido Popular hasta que Cuberos declare ante el juez el próximo 28 de abril a las 11.15 horas. Asegura Cuberos a El Confidencial que aportará “cinco kilos de documentación” en su declaración judicial. El secretario de Política Institucional del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, ha exigido al PP que le pida su dimisión.

Cuberos se siente muy orgulloso (“fue mi mejor trabajo profesional”) de cómo organizó la promoción turística del Ayuntamiento de Jerez en Fitur 2004 para el Consistorio dirigido por María José García-Pelayo (PP) basados en tres conceptos: Esencia, Vivencia, Venencia. “La idea es mía, la tengo registrada y se hizo durante dos años seguidos. La Junta de Andalucía también siguió luego esa forma de promoción”, explica el señalado en este caso de corrupción. El juez apunta en su auto que se habría beneficiado de una comisión. Él lo niega de manera tajante: “Es absolutamente falso”. El fiscal, según el informe de la UDEF, señala que Cuberos cobró una comisión de 53.000 euros como intermediario.

Dos años antes de su labor para el Ayuntamiento de Jerez, dejó de trabajar con Arenas, aunque detrás de algunos puestos que luego consiguió como la dirección de comunicación del Ayuntamiento de Málaga o la dirección de Radio Televisión Marbella “siempre estaba la mano de Javier”, apuntan fuentes del PP consultadas por El Confidencial. El alcalde malagueño, Francisco de la Torre, fichó a Cuberos en noviembre de 2007. “Isidro no preparaba argumentarios, ni diseñaba planes de comunicación; lo que le gustaba era controlar la publicidad institucional de los medios. No controlaba los temas municipales y no conocía la realidad de la ciudad. Ni siquiera vivía en Málaga capital, algo inaudito para un director de comunicación municipal”, subrayan fuentes del PP.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, fichó a Cuberos en noviembre de 2007. (Efe)
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, fichó a Cuberos en noviembre de 2007. (Efe)

El detonante de la dimisión de Cuberos en febrero de 2009 fue el borrado, gracias al programa informático Photoshop, del logo de la Diputación de Málaga (controlada en esos momentos por el PSOE) en unos mandiles de cocina que lucían unas mujeres de una agrupación carnavalesca de la ciudad. La foto la distribuyó el gabinete de prensa del Ayuntamiento. La oposición municipal socialista exigió explicaciones y De la Torre hizo lo mismo a Cuberos, quien nunca sintió respaldado al 100% por el alcalde.

¿Alejado de la órbita de Arenas?

Cuberos recaló luego en Marbella. Y también tuvo encontronazos con la alcaldesa Ángeles Muñoz y con la entonces jefa de prensa municipal, Chela Figueira, y actual concejala de Comunicación. Siguió con su empresa (Cuberos Comunicación) que ha contado entre sus clientes figuran el propio PP, la Comunidad de Madrid e instituciones controladas por el PSOE como la Diputación de Sevilla o el Ayuntamiento de Zaragoza. También empresas privadas como Endesa y la ONCE.

Tanto el propio Cuberos como fuentes del PP resaltan que el periodista ya hace tiempo que se alejó de la órbita de Arenas. Pocos dudan que en el caso de que el PP-A hubiera gobernado en 2012 el dircom habría fichado como alto cargo de la Junta de Andalucía. Otros dirigentes populares subrayan que su relación es fluida con el propio exvicepresidente del Gobierno con Aznar, con García Pelayo y también con su vecina Esperanza Oña, exalcaldesa de Fuengirola, el municipio de la Costa del Sol donde reside Cuberos y desde el que se desplaza con frecuencia a Sevilla, Madrid y Málaga.

“Yo creo que Isidro rompió amarras con Javier porque era y sigue siendo muy difícil seguir el trajín de las 25 horas diarias de trabajo de Arenas, que tiene una locura de ritmo bestial. Quería volver a Andalucía”, cuenta a El Confidencial un exdirigente del PP andaluz, que lo tilda como “honesto” y “buen tipo”, tras resaltar que estar imputado “no significa que sea culpable; tendrá que demostrar su inocencia”. “No hice nada malo, ni yo, ni el Ayuntamiento de Jerez”, remata vía telefónica el Martes Santo, tras conocer por este diario que acababa de ser imputado en Gürtel.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios