CUESTA 37,7 MILLONES

Dragado del Guadalquivir: entre los 15.000 empleos de Sevilla y el peligro para Doñana

Una dura sentencia del Tribunal Supremo y la recomendación de la UE echan por tierra (de momento) el proyecto del dragado del río Guadalquivir. El Ministerio debe decidir si sigue adelante

Foto: Las marismas de Doñana. (EFE/Jose Manuel Vidal)
Las marismas de Doñana. (EFE/Jose Manuel Vidal)

Todavía no está enterrado. El Ministerio deberá decidir si sigue adelante o deja aparcado de modo definitivo el dragado en el río Guadalquivir a su paso por Sevilla que cuesta 37,7 millones de euros (el 80% de fondos Feder). Se trata de una infraestructura clave y decisiva para el futuro económico de la capital andaluza, según los políticos, empresarios y sindicatos sevillanos. Y una “barbaridad ambiental” para científicos y ecologistas por su posible impacto en el ecosistema de Doñana, ya en peligro por la pérdida de agua y contaminación.

Leandro del Moral, catedrático de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla, considera que la decisión del pasado jueves del dictamen de la Unión Europea por el impacto del dragado en el que le pide “prudencia” por la modernización del acceso marítimo al Puerto de Sevilla, supone la “puntilla final a cualquier defensa de este proyecto”, relata a El Confidencial. El Tribunal Supremo anuló el pasado 5 de marzo el dragado por los riesgos para Doñana, recogiendo informes del CSIC y de la Comisión Científica.

Juan Ignacio Zoido. (Efe)
Juan Ignacio Zoido. (Efe)

El dragado no venía –o viene– solo. Le acompaña la Zona Franca, impulsada de modo decisivo por el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, en competencia con la de Cádiz, que arroja un agujero de 24 millones de euros, y la esclusa, que costó 160 millones de euros tras cinco años de obras. Las tres actuaciones forman parte de la ampliación del puerto sevillano que podría acoger el acceso de buques de hasta 8,5 metros de calado y 40 metros de manga útil.

No sólo Del Moral o Miguel Losada, catedrático del Área de Ingeniería de la Universidad de Granada, son los más activos antidragadistas dentro de la Plataforma en defensa del río Guadalquivir. Los arroceros de las marismas y también ASAJA (Asociación de Jóvenes Agricultores) se oponen. La Junta de Andalucía mantiene una posición ambigua y la presidenta de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Carmen Castreño, número dos de la lista del candidato socialista Juan Espadas a la Alcaldía sevillana, sí se muestra a favor. 

El catedrático hispalense, que acaba de llegar de Bruselas donde ha participado en una conferencia internacional, explica que jefes de unidad de la UE especializados en Agua se han mostrado su “muy satisfechos” de la sentencia del Supremo. “Los técnicos están identificados con la normativa y la legislación europea en planificación hidrológica”, apunta Del Moral, para quien a su juicio “ya no se pueden destinar fondos europeos al proyecto”.

15.000 empleos

¿Qué hará el Ministerio? “Lo tendrá muy difícil para continuar”, subraya Del Moral. Miguel Rus, presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla, e impulsor de la Plataforma Sevilla por su Puerto confía en su viabilidad. Considera que podría emplear a 15.000 personas entre puestos de trabajo directos e indirectos. “Hay que atraer transportes menos competitivos que se conviertan en un atractivo para la logística y la industria. Sevilla es la provincia andaluza más castigada. Aquí no prima el sentido común y siempre se busca la confrontación política”, subraya Rus a este diario.

El Guadalquivir a su paso por la Torre del Oro de Sevilla. (Efe)
El Guadalquivir a su paso por la Torre del Oro de Sevilla. (Efe)

“Con este asunto del dragado”, cuenta el representante empresarial, “estamos viendo que se ha enviado a la Unión Europea una información parcial y extractada de lo que se quiere hacer en el río. No conozco una declaración de impacto ambiental más exigente para una obra que lo único que hace es incrementar la navegabilidad del cauce y proteger los márgenes”. Y añade: “Se está utilizando Doñana de una forma inadecuada para retrasar el dragado. Estamos en un debate falso y si no hay dragado, la Zona Franca de Sevilla sólo interesaría a una parte del sector empresarial”.

Para Juan José Carmona, responsable de la asociación ecologista WWF, uno de los principales activistas contra el dragado, “tan sólo hace falta un papel del Ministerio que diga que no se va a hacer”. “Sería algo increíble que fuéramos contra lo que dice la propia Unión Europea. Tal y como está planificado, ya no sólo es salvar a Doñana, sino de espacios naturales que colindan unos con otros. El río Guadalquivir no sólo es la capital: tenemos pesca, agricultura y arroz”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios