OBSERVATORIO DE MEDIO AMBIENTE (omau)

El Ayuntamiento de Málaga gasta 400.000 € en contratar ‘falsos’ autónomos

Realizan el trabajo de personal laboral o el de funcionario en el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) regido por Pedro Marín Cots

Foto: Panorámica del OMAU (Observatorio de Medio Ambiente Urbano)
Panorámica del OMAU (Observatorio de Medio Ambiente Urbano)

El Ayuntamiento de Málaga se ha gastado al menos 400.000 euros en dos años en contratar a falsos autónomos que hacen el trabajo de personal laboral o funcionarios en el servicio de programas europeos ubicado en el OMAU (Observatorio de Medio Ambiente Urbano). Este centro lo rige el urbanista Pedro Marín Cots desde la etapa como alcaldesa de Celia Villalobos (1995-2000). Marín Cots procede de la Gerencia de Urbanismo. El interventor municipal está investigando “la anómala situación de la plantilla”, que podría sufrir “una inspección de trabajo”, según fuentes de la corporación consultadas por El Confidencial.

Como consta en los contratos formalizados por el ayuntamiento del tercer trimestre de 2014, las técnicas del OMAU Alejandra Marín Herbert (economista) y Begoña Oliva Pérez (licenciada en Ciencias Políticas) han conseguido 126.091,51 euros como “prórroga del servicio de gestión de los proyectos europeos”. Otra técnica, Natasha Delgado Bermúdez, obtuvo una prórroga del servicio “para la gestión, apoyo y realización de labores de verificación externa e interna y asesoría financiera para el Programa Iniciativa Urbana”, cifrada en 91.838,72 euros. Estas cifras son bianuales y se publican exclusivamente en el portal del Ayuntamiento de Málaga, pero no en ningún boletín oficial. Además, no existen más licitadores.

Marín, Oliva y Delgado llevan trabajando más de cinco años para el OMAU (Oliva, una década) y cuentan con horario fijo, vacaciones pagadas, correo electrónico corporativo, teléfono fijo y mesa y ordenador propio. Se pagan de la cantidad que perciben la Seguridad Social y el IVA. Fuentes municipales alertan del poder de estas autónomas y el director conoce esta situación. “Si las echan tienen claro que denunciarían al ayuntamiento. Pedro Marín no quiere funcionarios. Confía en ellas y no quiere que trabaje con él nadie del Área de Urbanismo”, subrayan fuentes municipales consultadas por este diario.

Pleno del Ayuntamiento de Málaga. (Efe)
Pleno del Ayuntamiento de Málaga. (Efe)

El organismo también cuenta con autónomos extranjeros sin titulación reconocida en España, como el caso de la arquitecta argentina Silvia Nélida Bossío, mujer de Carlos García, exvicepresidente de la Diputación Provincial de Málaga con el Partido Popular. A pesar de ello, coordina estudios y publicaciones sufragados por el OMAU y asiste a jornadas y congresos internacionales en representación del Ayuntamiento de Málaga. Bossío no tiene contrato de arquitecta con el OMAU: figura como asesora de patrimonio. Su título lo está intentando convalidar en la Escuela de Arquitectura de la UMA.

El servicio de programas europeos no cuenta con un presupuesto definido. “Depende de lo que hablemos como tal, si el que está destinado a nuestras actividades o si contemplamos el dinero destinado a urbanizar calles o recuperar edificios. En nuestro entorno podría ser de 700.000 euros, pero si hablamos de todos los proyectos europeos ejecutados en Málaga en los últimos años son muchos millones de euros”, explica Marín Cots en conversación telefónica con El Confidencial.

16 personas y sólo dos funcionarios

En el OMAU trabajan 16 personas. Y sólo hay dos funcionarios: Montserrat Blanco y el propio responsable, que es jefe de servicio de la Gerencia de Urbanismo, ahora en el programa de servicios europeos. El resto del personal es autónomo, cobran por la prestación de unos servicios. Cuando viajan al extranjero, también se les paga por adelantado el hotel y el avión. No reciben dietas y pasan sus gastos a la dirección. “Ojalá tuvieran su puesto como funcionarios. Queremos contratos a largo plazo, como se ha hecho en la Diputación de Málaga con las contrataciones laborales”, relata el director del OMAU.

El interventor municipal está investigando 'la anómala situación de la plantilla' que podría sufrir 'una inspección de trabajo'

Marín Cots, que niega una investigación del inspector municipal (“la mesa de contratación, intervención y la asesoría jurídica han visto que todo está en orden”), explica que los contratos son bianuales porque la legislación lo permite. “No podemos estar perdiendo el tiempo haciendo contratos y concursos. Lo ideal sería que los pudiéramos firmar como mínimo por cuatro años o fueran laborales para tener una estabilidad en el trabajo. Aquí no hay ninguna ilegalidad, tenemos todos los parabienes del ayuntamiento”.

¿Por qué no se derivan funcionarios de la Gerencia de Urbanismo al OMAU y así se evitaría contratar a autónomos. “Nosotros no tenemos un horario habitual. Trabajamos más horas que en otras áreas municipales, no de 8 a 3. Muchos se quedan más allá de las 4 o trabajan en su casa o los fines de semana. Más de la mitad viaja continuamente. Eso a mucha gente le quema”, razona Marín, que mantiene disputas internas con el concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda, Francisco Pomares, y con el jefe de Gabinete de la Alcaldía, Manuel Jiménez.

Existe un caso como el del italiano Filippo María Contenti, que en su perfil de LinkedIn especifica que lleva trabajando para el Ayuntamiento de Málaga “ocho años y cinco meses”, además de los contratos menores de Jon Matthew Switters, que ha conseguido un contrato del primer trimestre de 2014 valorado en 21.750 euros por “servicio de apoyo a la coordinación de proyectos europeos ELIH-MED y proyecto Urbact”.

IU: “Es un fraude de ley”

Martín Cots también se refiere a los idiomas. “Son gente especializada en desarrollar proyectos europeos. El tema de los idiomas es una deficiencia en el ayuntamiento. Elaboramos propuestas en inglés. Para cubrir los puestos de trabajo tienen que tener el B2 o el C1. Queremos contratar a gente que sepa, no que vaya a aprenderlos aquí. Yo ya no tengo paciencia en formar a nadie. Los que trabajan cuentan con un prestigio internacional muy elevado”.

Eduardo Zorrilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga, califica en declaraciones a este diario como “fraude de ley” la contratación de autónomos de personal que en realidad sería laboral. “Es algo no sólo que ocurre en el OMAU, sino en otras áreas municipales. Así se fomenta la vía del enchufe. Esas personas hacen tareas propias de la Administración y el problema es que se va imponiendo de forma generalizada. Es totalmente irregular”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios