Es noticia
Menú
Báñez traslada en Andalucía el mensaje de Rajoy de que hay que “ganar la calle”
  1. España
  2. Andalucía
OFENSIVA POLITICA

Báñez traslada en Andalucía el mensaje de Rajoy de que hay que “ganar la calle”

La ministra de Empleo se reunió esta semana con el núcleo duro de Moreno Bonilla y varios alcaldes y asumirá la voz andaluza en Madrid ante las municipales

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversa con la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (Efe)

La ministra de Empleo, la onubense Fátima Báñez, será la encargada de reforzar la voz del PP andaluz en Madrid y el Consejo de Ministros y asumirá de primera mano la interlocución con los populares andaluces ante las próximas elecciones municipales de mayo de 2015. Así lo han trasladado fuentes del partido, que confirmaron que el pasado miércoles Báñez celebró una reunión con Juan Manuel Moreno Bonilla y su número dos, Dolores López, a la que también fueron convocados varios alcaldes de capitales así como el presidente de una diputación andaluza. En el cónclave popular, en la sevillana calle San Fernando, Báñez se encargó de trasladar el mensaje que el presidente Mariano Rajoy lanzó días antes en el Comité Nacional, cuando conminó a los suyos a tomar los medios y salir a la calle. Ese fue el principal encargo que hizo la ministra andaluza, que prometió que servirá como altavoz para los problemas y demandas que tengan los dirigentes andaluces en Madrid y subrayó la necesidad de mantener al partido tensionado y activo hasta los próximos comicios locales. Habrá más coordinación entre los intereses de Andalucía y el Gobierno de Rajoy, aseguran.

La preocupación de los alcaldes andaluces del PP, que tienen la titánica tarea de revalidar las mayorías absolutas en las ocho capitales que cosecharon en 2011 en plena ola antiZapatero, existe. Las encuestas indican que el PP ha perdido mucho músculo tras una legislatura complicada, con medidas muy duras desde el Consejo de Ministros, una crisis económica asfixiante, recortes sociales, datos de paro dantescos y una situación interna en el partido difícil. La retirada de Javier Arenas dejó al PP andaluz huérfano de un hiperliderazgo y el mando ha sido muy complicado de recomponer. La interinidad durante un año y medio de Juan Ignacio Zoido en la presidencia del PP andaluz hizo perder mucho tiempo. El aterrizaje de Juan Manuel Moreno Bonilla tampoco ha estado exento de problemas. Nada tiene que ver este escenario con el de hace cuatro años, cuando todas las encuestas al unísono proclamaban el momento de mayor fortaleza del partido en Andalucía, dándole mayoría absoluta en las autonómicas por primera vez en 30 años y con unos resultados en las municipales históricos, batiendo por vez primera en votos al PSOE. Aquel sueño hace mucho que se desvaneció.

placeholder Juan Manuel Moreno y Fátima Báñez. (Efe)
Juan Manuel Moreno y Fátima Báñez. (Efe)

El equipo de Moreno Bonilla es consciente del cambio de escenario y Génova también. El PP reforzará su maquinaria en Andalucía y Moreno Bonilla tendrá en Báñez una interlocutora directa y una defensora de los intereses andaluces en Madrid. Ese es el plan. La ministra de Empleo sorprendió a muchos de los asistentes a la reunión por su armado discurso político más allá de la cartera del Ministerio de Empleo. Aseguró que se esperan “muy buenos datos” económicos y de empleo desde ahora hasta primavera, pese a algún momento negativo en enero, mes tradicionalmente malo en las estadísticas. “Mucha calle”, fue la consigna. Génova quiere convencer a sus candidatos de que la recuperación económica se palpará en los próximos meses y les allanará el camino.

Confrontación por el paro

Los populares saben que aferrarse a este discurso de “brotes verdes” y “raíces vigorosas” en una comunidad con un millón de parados puede acarrear muchas contradicciones. El argumentario del PP andaluz pone el acento en la necesidad de contraponer los modelos del Gobierno de Rajoy y los ayuntamientos andaluces a la gestión de la Junta. Manejan una batería de números para denunciar que el Gobierno andaluz está en una “parálisis brutal”, no ejecuta los planes de empleo ni gasta los fondos previstos y es una “máquina de propaganda al servicio de Susana Díaz”. Habrá choques importantes con los planes de empleo aprobados por la Junta que gestionan y ejecutan los ayuntamientos. Los alcaldes se quejaron de que el dinero, que procede en su mayor parte de fondos europeos y transfiere el Estado a la comunidad, no les está llegando a tiempo. En el otro lado, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha vuelto a pedir una reunión con Rajoy para cerrar un plan de empleo conjunto para la región. La confrontación está servida. Gobierno y alcaldes harán pinza frente a la Junta y defenderán que es su gestión la que está sacando a Andalucía de la crisis.

El otro eje en el discurso que marcará Moreno Bonilla versará sobre la garantía de “estabilidad” que ofrece el PP frente al “cóctel de los líos” de la izquierda, PSOE, IU, Ganemos, Podemos... El presidente de los populares andaluces ha asumido en su discurso la oferta de una gran coalición a los socialistas para gobernar en la comunidad y ganar estabilidad política en la región. Las encuestas y sondeos indican que ahora mismo en unas autonómicas ninguno de los partidos tendría mayoría absoluta para gobernar en solitario y la alianza PSOE e IU, que ahora mismo se sienta en San Telmo, podría verse amenazada por la irrupción de Podemos. El PP seguirá tendiendo la mano a Susana Díaz para gobernar. La dirigente socialista trata de desmarcarse de ese discurso y niega una alianza con el PP o con Podemos. Se aferra la equidistancia. Esta realidad podría trasladarse a los principales ayuntamientos de Andalucía en las próximas elecciones de mayo de 2015. Aunque quedan aún muchos meses, la demoscopia electoral alerta de que el PP no revalidará muchas de sus mayorías absolutas y se abre la puerta a pactos y alianzas de izquierda que podría arrebatarles el bastón de mandos de ciudades importantes. El PP tratará de apuntalar sus votos vendiendo que no hay alternativa: o ellos o el caos de una izquierda fragmentada e inmersa en peleas fratricidas.

Quejas por frenar la reforma electoral

Este análisis ha motivado que muchos dirigentes y alcaldes del PP andaluz hayan reprochado al Gobierno de Rajoy que haya dado marcha atrás en su anunciada intención de reformar la ley electoral para obligar a que gobierne la lista más votada y cerrar la puerta a alcaldes nacidos de pactos postelectorales. El encargo de reforma estuvo bajo la batuta de Javier Arenas pero finalmente ha quedado escondida en un cajón. Y ello a pesar del desgaste político por haberla anunciado y después haberse retractado. Hay incomprensión en las filas del PP andaluz por cómo se ha gestionado este asunto.

El PP andaluz jugará además la baza, según fuentes del partido, de señalar las municipales como la prueba de fuego de la socialista Susana Díaz en las urnas. Consideran que los socialistas no lograrán ganar en ninguna de las capitales -no dicen lo mismo las cábalas del PSOE- y tratarán de erosionar a la dirigente con estos resultados. Sobre todo, admiten, en Sevilla, una plaza clave en manos de Zoido donde creen que la candidata virtual será la propia Díaz. Claro que esta lectura tiene su efecto bumerán. Sería casi imposible que Moreno Bonilla apuntalara los resultados de 2011, lo que puede hacerle mucho daño en un liderazgo que todavía no está conseguido.

Sobre el papel de Rajoy en las municipales, nadie en el PP andaluz sabe todavía cómo actuará el presidente del Gobierno. Fuentes del partido niegan que los alcaldes hayan advertido de que no quieren actos con el líder popular. “Rotundamente falso”, indican desde San Fernando. Desde luego la marca Rajoy no está al alza, aunque el último mensaje sea que el presidente retomará su ofensiva política y la calle. Los populares andaluces asisten con expectación al debate sobre si finalmente será la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría quien asumirá ser candidata en las generales. Lo que sí tienen claro en el entorno de Moreno Bonilla son dos cosas y así lo traslada el propio dirigente andaluz ante cualquier conversación, muchas en el último mes, sobre este asunto. Primero: “Soraya no va a estar en ninguna maniobra ni va a hacer ningún movimiento que suponga una deslealtad a Rajoy”. Segundo: si la vicepresidenta asciende, el PP andaluz cerrará filas con su liderazgo “sin dudas”. De hecho Moreno Bonilla es del círculo de confianza de la vicepresidenta y ella, como el gallego Alberto Núñez Feijóo, son sus puntales y grandes valedores en el partido.

La ministra de Empleo, la onubense Fátima Báñez, será la encargada de reforzar la voz del PP andaluz en Madrid y el Consejo de Ministros y asumirá de primera mano la interlocución con los populares andaluces ante las próximas elecciones municipales de mayo de 2015. Así lo han trasladado fuentes del partido, que confirmaron que el pasado miércoles Báñez celebró una reunión con Juan Manuel Moreno Bonilla y su número dos, Dolores López, a la que también fueron convocados varios alcaldes de capitales así como el presidente de una diputación andaluza. En el cónclave popular, en la sevillana calle San Fernando, Báñez se encargó de trasladar el mensaje que el presidente Mariano Rajoy lanzó días antes en el Comité Nacional, cuando conminó a los suyos a tomar los medios y salir a la calle. Ese fue el principal encargo que hizo la ministra andaluza, que prometió que servirá como altavoz para los problemas y demandas que tengan los dirigentes andaluces en Madrid y subrayó la necesidad de mantener al partido tensionado y activo hasta los próximos comicios locales. Habrá más coordinación entre los intereses de Andalucía y el Gobierno de Rajoy, aseguran.

Susana Díaz Paro Recuperación económica Mariano Rajoy Fátima Báñez
El redactor recomienda