NINGUNA AERONÁUTICA DEL MUNDO LOS CONSTRUYE

La Junta levanta un aeródromo junto a Doñana para drones civiles... que no existen

Otro proyecto fantasma de la Junta. Gasta nueve millones en el “primer centro de drones de grandes dimensiones" que ninguna compañía construye

Foto: La presidenta de la Junta, Susana Díaz (c), recibe explicaciones sobre un prototipo en el centro de vuelos experimentales ATLAS inaugurado en Jaén. (EFE)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz (c), recibe explicaciones sobre un prototipo en el centro de vuelos experimentales ATLAS inaugurado en Jaén. (EFE)

Otro proyecto fantasma de la Junta de Andalucía. No existe ni una sola compañía aeronáutica del mundo que construya drones civiles de tamaño medio (a partir de 650 kilos), pero esto no impedirá que el Gobierno andaluz se gaste nueve millones de euros (40 millones cuesta todo el proyecto) en el “primer centro español de experimentación de aviones no tripulados de grandes dimensiones y tecnología avanzadas”. Está situado en Moguer (Huelva), dentro del Parque Natural de Doñana, y, como adelantó El Confidencial, en zona de tránsito de linces ibéricos.

“En el mercado no existe ningún avión tripulado para uso civil de tamaño medio o grande. ¿Para qué van a construir una pista donde no va a volar nadie? No tiene ninguna lógica”, resalta a este diario un experto aeronáutico español. La iniciativa carece de cualquier viabilidad económica posible: hasta dentro de diez años no está previsto que se desarrollen estos prototipos, que carecen de normativa y que sólo podrían operar –nunca ahora– apenas dos vuelos al mes, según el diseño del propio proyecto.

La Junta garantiza que la iniciativa, “de interés estratégico”, como ayer se aprobó en el Consejo de Gobierno, creará 250 empleos directos y 500 indirectos de alta cualificación. Estas cifras contrastan con las que ofrece el sector: para la obra civil de la pista, que podría durar seis meses, se necesitarían 50 personas y entre el director, personal técnico y efectivos de seguridad la plantilla no superaría los diez empleados. El proyecto CEUS lo lidera la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo que dirige José Sánchez Maldonado, en la picota tras las revelaciones de este periódico de la finca ilegal del ya exdirector general de la Energía, a través de la agencia IDEA, vinculada al escándalo de los ERE falsos. Nadie de la Consejería quiso hacer declaraciones a este diario.

Disparos y despegues

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), en cooperación con la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y el Ministerio  de Economía y Competitividad, impulsan esta iniciativa radicada en el paraje de El Arenosillo, donde se ubica un polígono de tiro del Ejército de Tierra incompatible con una pista de vuelo para aviones no tripulados. “Se pueden juntar disparos con el despegue de aeronaves”, denuncian fuentes del sector, que también se preguntan: “¿Se tiene que cerrar la base los días que hay tiros?”.

Ni la Junta, ni el Ministerio de Defensa, ni el Ministerio de Economía y Competitividad han consignado en sus presupuestos los 40 millones de euros necesarios. A pesar de ello, el Gobierno andaluz quiere empezar las obras este mismo año. La Junta acaba de poner en marcha el primer Centro de Vuelos Experimentales Atlas de reducido tamaño (menos de 650 kilos). Ubicado en el municipio jienense de Villacarrillo, el Gobierno andaluz ha invertido en esta infraestructura 4,5 millones de euros a través de los fondos FEDER.

El Ejército no colaborará con este proyecto, que gestiona el INTA, al contar con fondos públicos FEDER. Este organismo podría incluso ser denunciado por firmar un contrato para volar en una pista que no se puede utilizar, según fuentes del Ejército del Aire consultadas por El Confidencial. “INTA quiere participar en CEUS porque no tiene proyectos a largo plazo, está vacío de contenido. Y quieren meter la cabeza como sea”, señalan fuentes militares. Actualmente, todos los drones superiores a 650 kilos son militares y tienen que volar desde bases del Ejército.

Otro de los inconvenientes del proyecto, situado en 75 hectáreas de un monte público quemado hace 15 años en Doñana, es su proximidad a los aeropuertos de Jerez, Rota y Faro (en El Algarve portugués) y la base de Rota (Cádiz). El Arenosillo comparte un espacio aéreo común con estas instalaciones, sin contar con la reciente autorización para construir el aeropuerto de Huelva, situado a menos de 20 kilómetros de la zona.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios