por todas las revelaciones de el confidencial

Díaz exigió al consejero de Economía la cabeza de González por su finca ilegal

Encima de la mesa. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, exigió la dimisión fulminante de Luciano González García, director general de la Agencia Andaluza de la Energía, tras las revelaciones de El Confidencial

Foto: La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. (EFE)

Encima de la mesa. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, exigió la dimisión fulminante de Luciano González García, director general de la Agencia Andaluza de la Energía, tras las revelaciones de El Confidencial sobre su finca ilegal en Yunquera (Málaga)“La presidenta está dispuesta a cumplir su lema de tolerancia cero contra la corrupción, pero 0,0 como la cerveza sin alcohol”, señala a este diario, con sorna, un alto miembro del Gobierno andaluz.

En realidad, lo que no quería la presidenta es que el caso le acabara salpicando, mucho más después de la publicación de una foto de familia en la que González aparece justo detrás de ella. “Luciano siempre se pone en las fotos al lado del más importante. Es su fijación”, apunta un veterano político que le conoce muy bien. La exigencia de la jefa de la Junta se la trasladó personalmente al consejero de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo de la Junta,José [Pepín] Sánchez Maldonado, íntimo amigo de González, quien forzó la entrada del ya ex alto cargo en su consejería tras su fracaso en su fichaje para el Puerto de Málaga cuando Sánchez Maldonado fue presidente de la Autoridad Portuaria durante apenas ocho meses.

“La responsabilidad del equipo es de cada consejero. La presidenta no puede estar al tanto de las propiedades de cada alto cargo de la Junta; eso no depende de Susana”, señalan fuentes de la Junta de Andalucía que contrastan con el interés mostrado por Díaz en controlar los nombramientos de los cargos intermedios del Ejecutivo (viceconsejeros y directores generales). Estos son los que llevan en realidad el día a día de la gestión de la administración autonómica y la presidenta de la Junta no quería tener sorpresas de directores generales implicados en casos de corrupción como el caso de los ERE Francisco Javier Guerrero en la Consejería de Empleo de la Junta o su exviceconsejero en Presidencia e Igualdad, Antonio Lozano.

En el centro de la imagen, Susana Díaz; detrás de ella, Luciano González. (Efe)
En el centro de la imagen, Susana Díaz; detrás de ella, Luciano González. (Efe)
La explicación oficial de “la puesta a disposición de Luciano González de su cargo de director general” es la importancia que para el consejero tiene el proyecto de la construcción sostenible que ayer se presentó y que consta de una inversión de 200 millones de euros entre 2014 y 2015. González era uno de los máximos responsables de esta iniciativa y se trataba de evitar cualquier cortocircuito, “que la oposición y los medios de comunicación no aprovecharan el asunto de la casa de Yunquera para echar leña al fuego al proyecto”, confirman fuentes oficiales del Gobierno andaluz.

El poder de la Agrupación Centro

El consejero de Economía, que reconoció a El Confidencial en los pasillos del Palacio de San Telmo que conocía la casa de Luciano González (“¡como muchos del PSOE que han estado allí!”), se excusó indicando que él no exigía a sus amigos las escrituras de las propiedades, algo que sí se plantean socialistas de la Agrupación Centro de Málaga capital, la más grande de Andalucía, y que controlan con mano férrea González y Sánchez Maldonado.

La cuota de poder en esta agrupación es vital para los intereses de Miguel Ángel Heredia, secretario general del PSOE de Málaga, y número 4 del PSOE en el Congreso de los Diputados, para mantenerse en el poder orgánico de Málaga. Díaz estaría ahora mucho más próxima a los intereses de Luciano Alonso, consejero de Educación y Cultura, que a Heredia. Alonso mantiene una relación cordial e institucional con Heredia pero nada cercana, según confirman varias fuentes del PSOE.

Sánchez maldonado (i) y Luciano González. (Facebook Sánchez Maldonado)
Sánchez maldonado (i) y Luciano González. (Facebook Sánchez Maldonado)
“Yo sé que Pepín está muy asustado y preocupado con este tema. Susana ha hecho bien porque si quería hacer limpieza de verdad no podía seguir como director general. El problema es que el consejero debería haberlo pensado mucho más cuando lo eligió. Pepín no calibró que Luciano tenía muchos enemigos dentro del partido. A Pepín le ha cegado la amistad y lo malo es que al final le puede acabar pasando factura: yo soy amigo de los dos y pienso que esto beneficia al partido. El PSOE está ahora más fuerte; a la larga, aunque no lo parezca ahora, esto será bueno para nosotros”, relata a El Confidencial un exdelegado de la Junta de Andalucía en Málaga.

¿Otro cargo para Luciano?

¿Qué hará ahora Luciano González? “Hay que estar muy atento porque yo estoy seguro que su amigo Sánchez Maldonado intentará darle otro cargo, aunque ya estará manchado. Para Luciano es una faena irse así, de esta manera, de la Agencia Andaluza de Energía y estoy seguro que ahora se volcará otra vez en el poder orgánico”, señala un socialista andaluz con amplia experiencia en el partido.

Los críticos de la Agrupación Centro ya han empezado a moverse. Barajan la posibilidad de pedir una asamblea extraordinaria para que González dé explicaciones sobre su casa ilegal. “Luciano sigue vivo y como le dejen, volverá otra vez, como ya hizo dos veces cuando fue expulsado del PSOE y luego de UGT”, apunta un veterano miembro del partido. Otro voz crítica con conexión con el actual poder en el partido remata: “Pepín lleva una racha con sus amigos… Es un tío válido y muy preparado [es catedrático de Hacienda Pública] como para depender de nadie, pero es lo que tiene la esclavitud orgánica. La actual dirección del PSOE de Málaga tiene gran culpa de todo esto”.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios