PREVEÍA INGRESAR 104 MILLONES TRAS INVERTIR 6,6

El Gobierno guarda en un cajón desde 2008 un ‘Plan Renove’ para La Almoraima

Las 14.000 hectáreas de La Almoraima podrían ser ya rentables y no pasar a manos privadas: eso dice un estudio de 2008 encargado por Agricultura y Medio Ambiente

Foto: La Almoraima (www.laalmoraimahotel.com )
La Almoraima (www.laalmoraimahotel.com )

Las 14.000 hectáreas de La Almoraima podrían ser ya rentables y no pasar a manos privadas. Un estudio de 2008 encargado por el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente proponía un completo Plan Renove en el mayor latifundio español para que se mantuviera como finca pública. El Gobierno ha puesto precio para su venta: 300 millones de euros. Con una inversión de 7,4 millones de euros, la explotación y desarrollo sostenible de La Almoraima contemplaban unos ingresos esperados de 104,8 millones de euros  (de media, 5,2 millones por año). Seis años después, apenas se ha hecho nada del plan.

En la síntesis del estudio se resalta la “insostenibilidad ecológica alarmante” ya que el alcornocal, el principal activo ambiental, no se regenera a causa de una excesiva carga de especies cinegéticas (“3,3 veces superior a su cabida y con especies inadecuadas”). El alcornocal también sufre la denominada “seca”, que conduce a la muerte de 1.000 ejemplares al año. Así, el futuro de este árbol en La Almoraima no se prolongará “más allá de 40 años para los más optimistas y 20 para los pesimistas”.

Para evitar su extinción, el plan destacaba la necesidad de reducir drásticamente la carga cinegética (eliminar el gamo y el muflón), hasta una cabeza de cervuno equivalente por cada 10 hectáreas y convertir la finca en un coto de excelencia de corzo andaluza mediante la práctica intensiva de la caza de gestión.

Con la finalidad de conseguir la sostenibilidad económica se pretendía ensayar en parcelas piloto una serie de cultivos energéticos durante los cuatro primeros años para sustituir los cultivos actuales. También se contemplaba la reconversión de la ganadería actual a la ecológica, sobre todo tras conocer las pérdidas que arrojan el corcho, la ganadería y el vivero, actividades estas dos últimas que gozan de subvenciones públicas.

Un hotel de 120 plazas

De lo que sí tomó nota la dirección de Parques Naturales, el organismo dependiente del Ministerio, es la indicación de aumentar la categoría del hotel, ubicado en un convento construido en 1603, pasando a una categoría de cuatro estrellas. Para rentabilizar La Almoraima hay un apartado fundamental que planteaba el estudio y aún no se ha materializado: pasar de las 23 habitaciones actuales del establecimiento a las 120 plazas. El planteamiento pasaba por rehabilitar, “uno después de otro, tres de los cinco cortijos de que dispone la finca”.

Tras subrayar que este estudio continúa estando vigente, fuentes ecologistas consultadas por El Confidencial lamentan cómo el Gobierno quiere privatizar la finca. “Si La Almoraima deja de ser pública, se van a primar otros intereses económicos frente a los ambientales. Los intereses de los privados serán exclusivamente ganar dinero y siempre estaría mejor con la custodia del Estado”, subrayan estas mismas fuentes.

La Almoraima desató la pasada semana la guerra entre de las fincas entre el Gobierno y la Junta de Andalucía. Por la vía de urgencia todo el latifundio formará parte del Parque Natural de Los Alcornocales (Cádiz-Málaga). Ignacio Trillo, que fue delegado en Málaga de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía entre 1996 y 2008, precisó que la nueva propiedad tendría que saber que compraba “un territorio lleno de incertidumbre sobre su uso”. “El Estado tendrá más dificultades para encontrar un inversor desarrollista. Si lo quiere vender por 300 millones de euros, no creo que lo pueda venderlo ya por esa cantidad”, explicó Trillo.

Petición en change.org para salvar “la joya”

En paralelo, el colectivo Quercus Suber, formado por un grupo de ingenieros agrónomos, ha solicitado una petición en change.org para defender la titularidad pública de la finca. “La pretensión del ministro Arias-Cañete y del Gobierno de enajenar la finca La Almoraima que actualmente detenta el Estado Español y dejar, muy probablemente, su propiedad en manos extranjeras es pura y simplemente hacer dejación de funciones y admitir la incapacidad de hacer algo positivo con una joya entre las manos”.

Quercus Suber recalca que existen otras fórmulas que no suponen la pérdida de la propiedad y la titularidad patrimonial de la finca. A saber: “La puesta en marcha de las correspondientes fórmulas concesionales para cada una, o grupos, de actividades, por plazos determinados que pueden variar según la naturaleza de cada actividad, concesiones que las autoridades. Parque Nacionales, actual gestor de la finca, deberá vigilar por su cumplimiento y adecuación a la normativa del PN y la propia concesional pactada”.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios