"a mí nadie me marca la agenda"

El frenazo de Rajoy al ‘casting’ del PP-A revive la guerra entre Cospedal y Arenas

Golpe en la mesa. Mariano Rajoy no quiere ninguna injerencia. Y lo que más detesta es que le marquen la agenda y desvelen unos tiempos que no son suyos

Foto: El expresidente del PP-A Javier Arenas y la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal. (EFE)
El expresidente del PP-A Javier Arenas y la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal. (EFE)

Golpe en la mesa. Mariano Rajoy no quiere ninguna injerencia. Y lo que más detesta es que le marquen la agenda, que le digan que ya tiene tomada una decisión, cuando él aún no lo sabe. Mucho más si se trata del frenazo al casting del PP andaluz. En el Comité Ejecutivo de ayer en Génova sorprendió la claridad que mostró el presidente del PP: “Sobre los plazos, el calendario y las personas nada es cierto”. ¿Consecuencia? Javier Arenas y María Dolores de Cospedal se pelean por lanzar a sus propios candidatos.

Cospedal creía que la propuesta que pondría encima de la mesa a Rajoy sería aceptada por este. Por eso, daba por hecho que su candidato ideal -José Luis Sanz, secretario general del PP-A y alcalde de Tomares (Sevilla)- sería finalmente quien sucedería a Juan Ignacio Zoido como presidente y candidato a la Junta de Andalucía. Zoido ya anunció el sábado en el Consejo de alcaldes de los populares andaluces que dejaría el cargo, aunque no especificó cuándo.

La secretaria general del PP ha intentado al proponer el nombre de Sanz ningunear a Arenas, su enemigo interno, ya sin una relación tan estrecha con el número 2 del PP de Andalucía ni con Zoido. Arenas, que sí mantiene la confianza de Rajoy, sobre todo en los temas andaluces, maneja sus propios candidatos en el cada vez más complicado casting interno.

Javier Arenas, Mariano Rajoy y Juan Ignacio Zoido en una imagen de archivo. (EFE.)
Javier Arenas, Mariano Rajoy y Juan Ignacio Zoido en una imagen de archivo. (EFE.)
Al expresidente del PP-A le gustaría como candidata Carmen Crespo, delegada del Gobierno en Andalucía, y exalcaldesa de Adra (Almería), sin descartar a José Antonio Nieto, alcalde de Córdoba, uno de los grandes favoritos; ni tampoco al malagueño Juan Manuel Moreno Bonilla, secretario de Estado de Igualdad, respaldado -cómo no- por el PP de Málaga, pero sin tantos apoyos en otros territorios, mucho menos en Sevilla.

La rivalidad entre las dos principales provincias andaluzas lo dificulta todo aún más. Esa es una de las razones por las que Crespo y Nieto mantienen sus opciones. La ventaja del alcalde de Córdoba es que es parlamentario andaluz, pero ni la delegada del Gobierno, ni Sanz, ni Moreno Bonilla lo son y no podrían enfrentarse a Susana Díaz en los debates en la Cámara autonómica.

Ninguno con respaldo absoluto

El gran problema es que ningún aspirante consigue atraer la confianza y el respaldo absoluto, sin fisuras, ni de Génova ni de San Fernando, la sede del PP andaluz. Rajoy lo sabe y pide tiempo antes de decidir el nombre. Mientras tanto, Arenas, crecido tras la intervención del presidente del PP en el Comité Ejecutivo, se enfrenta a Cospedal para seguir influyendo en Rajoy, que siempre reconoce “lo que le debe a Javier por su entrega y trabajo” para que el PP recuperara la mayoría absoluta en las elecciones de noviembre de 2011.

“En el partido”, ya apuntaron el pasado sábado a este diario fuentes del PP andaluz, “existe una honda preocupación si al final se nombra a Sanz. El PSOE se frota las manos. Es un disparate porque José Luis es un buen tipo, un excelente secretario general, vale para muchos puestos, pero no se le puede nombrar candidato. Es justo la antítesis de Susana Díaz: callado, retraído, no teatraliza y apenas sonríe; no genera empatía. Si al final es él, esto será la crónica de una muerte anunciada”.

Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios