‘Señor Especial’: así clasificaba la aseguradora de los ERE a los intrusos de pólizas falsas
  1. España
  2. Andalucía
PARA DARLES UN “TRATO DIFERENCIADO”

‘Señor Especial’: así clasificaba la aseguradora de los ERE a los intrusos de pólizas falsas

Un intruso era un 'Señor Especial'. Con esta denominación, la aseguradora Apra Leven concedía “un trato especial y diferenciado de los demás” a los intrusos beneficiados

Foto: ‘Señor Especial’: así clasificaba la aseguradora de los ERE a los intrusos de pólizas falsas
‘Señor Especial’: así clasificaba la aseguradora de los ERE a los intrusos de pólizas falsas

Un intruso era un 'Señor Especial'. Con esta denominación, la aseguradora Apra Leven concedía “un trato especial y diferenciado de los demás” a los intrusos beneficiados con pólizas de renta colectivas. Estas personas carecían de derecho alguno a ello por no haber trabajado en las empresas que sufrían proceso de reestructuración de plantilla, como consta en el acta de la  declaración del pasado 21 de marzo ante la juez Mercedes Alaya de Eduardo Pascual, exdirectivo de la aseguradora-consultora Vitalia, una de las empresas vinculadas a la trama de las falsas prejubilaciones en Andalucía.

Según la documentación que obra en poder de El Confidencial, se especifica en el anexo de uno de los 51 tomos del sumario de los ERE falsos que lo de “señor especial” figura como “ejemplar del tomador” y que no se procedería a enviar a éste, sino que lo retenía la plantilla de Apra Leven: “Este original lo guardamos nosotras!!!..”. Luego, en asterisco, figura otro aviso: “Ojo!! Si alguien pidiera copia de este certificado primero comentar con Rosario”. El sumario no especificaba quién era Rosario.

Pascual entró en prisión dos días después de declarar ante la magistrada. Fue imputado por cohecho, prevaricación, malversación de caudales públicos, blanqueo de capitales, delito fiscal y falsedad documental. Es una figura clave para conocer más datos de Antonio Albarracín, también exdirectivo de Vitalia y puesto en libertad el pasado 23 de mayo tras pagar una fianza de 600.000 euros. Según Pascual, “Albarracín actuaba por iniciativa propia en Andalucía” siendo esta comunidad “el cortijo del señor Albarracín” en cuanto a las pólizas de renta colectiva investigadas. “Nadie más participaba en el negocio de la consultora”, apuntaba el exdirectivo de Vitalia, como figura en el sumario.

Las sobrecomisiones que cobraba Albarracín llegaron a alcanzar el 29% en el caso del matadero de Fuente Obejuna (Córdoba), cuando la media del mercado apenas se situaba en el 3%. Consta también un hecho relevante: contrariamente a lo que es normal en la actividad de mediación de seguros, la comisión del agente no era establecida por la entidad aseguradora, “sino que era el propio agente el que pactaba su comisión fuera de precios de mercado con la Junta de Andalucía”.

Borrando huellas 

Se trataba de no dejar huella. Fuera todas las pistas. Tras conocerse la existencia de intrusos existentes en pólizas de Mercasevilla intermediadas por Vitalia, el Holding Europeo Tindex llevó a cabo una serie de actuaciones tendentes a eliminar, (“precipitadamente”) de los sistemas informáticos de este conglomerado, el dominio radanet.com desde el que Albarracín intercambiaba los correos electrónicos con la Dirección General de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía y sus responsables (Francisco Javier Guerrero y sus secretarias). En este borrado participaron varios informáticos del grupo, así como la administradora de Vitalia Vida, Roser Massa Dalmau, que firmó un correo electrónico fechado a las 13.30 horas del 22 de noviembre de 2010.

La Guardia Civil piensa que el intermediario Juan Lanzas, el bufete Estudios Jurídicos Villasís y el holding Vitalia utilizaban empresas pantalla para "introducir en el circuito financiero" el dinero de las "sobrecomisiones" que la Junta pagaba a las aseguradoras que abonaban las pólizas de los expedientes de regulación de empleo, como ya publicó El Confidencial el pasado mes de enero.

Este diario ya ha adelantado que Lanzas pagó 35.000 euros en viajes de lujo para agradecer los favores de Guerrero por beneficiarse en la tramitación de ERE fraudulentos y cómo los 2.000 folios del sumario de la juez Mercedes Alaya dejan al margen a José Antonio Griñán, Manuel Chaves y José Antonio Viera.