Banderas: “Es una ruina que el 74% de los universitarios andaluces quieran ser funcionarios”
  1. España
  2. Andalucía
DISCURSO DEL HIJO PREDILECTO DE ANDALUCÍA EN EL DÍA DE LA COMUNIDAD

Banderas: “Es una ruina que el 74% de los universitarios andaluces quieran ser funcionarios”

“Esto es una ruina humana”. ¿A qué se refiere Antonio Banderas? A que el 74% de los universitarios andaluces quieran convertirse en funcionarios. Lo certificaba una

Foto: Banderas: “Es una ruina que el 74% de los universitarios andaluces quieran ser funcionarios”
Banderas: “Es una ruina que el 74% de los universitarios andaluces quieran ser funcionarios”

“Esto es una ruina humana”. ¿A qué se refiere Antonio Banderas? A que el 74% de los universitarios andaluces quieran convertirse en funcionarios. Lo certificaba una encuesta de hace un par de años. El flamante Hijo Predilecto de Andalucía conoció este dato por un consejero de la Junta de Andalucía, del que no quiso facilitar el nombre. “En Estados Unidos es exactamente al contrario: el 74% quieren ser emprendedores, crear sus propias empresas y desarrollar su proyectos”.

Banderas desconoce si este porcentaje tan elevado de jóvenes del Sur de España se debe a la crisis económica y al boom del ladrillo inmobiliario. “Ahí no se va a volver”, precisó. Para el actor malagueño hace falta “tiempo y largo” para volver a los años de la bonanza. “Yo sé lo que pasa en mi tierra, huelo mi tierra a tope. Nunca perdí el contacto del todo”, señaló el intérprete. “Optimista y estúpidamente romántico”, como él mismo se definió, lamenta que la situación actual haya pasado, como dice su madre, “de castaño a oscuro”. “Las cosas se están volviendo muy agrias, pero hay que ser capaces de aprender de esta crisis tan agria”.

El director de El camino de los Ingleses no desaprovechó la ocasión para opinar sobre la actualidad nacional. El caso Bárcenas es un ejemplo. Dice respaldar sin fisuras las declaraciones de Felipe González. “En España existe la presunción de inocencia, no se ha probado nada. No vamos a estar linchándolo, no voy cortando cabezas por la vida”. “Lo malo”, precisó en una clara referencia a las revelaciones periodísticas, “sería que no se supiera nada de todo esto. Es bueno que se sepa”.

También habló de su casa de Marbella, situada en la urbanización Los Monteros. Adelantó que no recurrirá a un hipotético revés judicial que podrían suponer perder 1.200 metros de su jardín. “No voy a protestar, no le voy a hacer daño a mi tierra y que luego venga un diario británico hablando de inseguridad jurídica en mi país. No. Y si fallan en contra, me lo comeré. Pase lo que pase, lo acataré”, anunció. 

El “yo” es “muy feo”

Abrumado, en su discurso reconoció que el “yo” era “muy feo”, aunque admitió que la concesión del Hijo Predilecto de Andalucía (en 1994 ya se convirtió en Medalla de Andalucía), le ofrecía un “subidón para el ego”. “Hay que tomárselo con cierto humor y respeto a un título que tienen José Saramago o Caballero Bonald”. También recalcó el sentido de la responsabilidad. “Ahora tengo miedo de tener un patinazo. Trato de ser mejor y no fallar”, confesó.

Antonio Banderas fue el encargado de pronunciar el discurso en nombre de las Medallas de Andalucía y de los Hijos Predilectos Carmen Laffón (artista sevillana) y José Manuel García Caparrós, fallecido en Málaga en la manifestación del 4 de diciembre de 1977 (el reconocimiento lo recogió su hermana). El actor, que tenía 17 años, preparaba una obra de teatro con su grupo Dintel cuando el director suspendió aquel día los ensayos.

Continuó el relato. Banderas y su amigo Antonio Meliveo acudieron a la manifestación y muy cerca de donde murió García Caparrós estaban esos dos jóvenes apasionados por el teatro. “Para mí ha sido algo sobrenatural. Sin saberlo, estaba tan cerca… Para mí ha sido muy difícil hablar: era un marrón”.

El director de cine tuvo un recuerdo en su emotivo discurso (al que casi se le quiebra la voz) a los que más están sufriendo. “Hay seres humanos que sufren, individuos con nombres y apellidos que pelean por mantenerse a flote, por no hundirse en este océano confuso de números macro-económicos, despiadados mercados y primas de riesgo”.