Guerrero y el chófer de la cocaína piden a la desesperada salir de la cárcel
  1. España
  2. Andalucía
NO CONSIGUEN REUNIR LA FIANZA IMPUESTA POR LA JUEZ ALAYA

Guerrero y el chófer de la cocaína piden a la desesperada salir de la cárcel

No aguantan más. Llevan en la cárcel desde marzo y piden a la desesperada su puesta en libertad. Francisco Javier Guerrero, ex director general de Trabajo

Foto: Guerrero y el chófer de la cocaína piden a la desesperada salir de la cárcel
Guerrero y el chófer de la cocaína piden a la desesperada salir de la cárcel

No aguantan más. Llevan en la cárcel desde marzo y piden a la desesperada su puesta en libertad. Francisco Javier Guerrero, ex director general de Trabajo de la Junta de Andalucía y Juan Francisco Trujillo, más conocido como el chófer de la cocaína, han solicitado a la Audiencia Provincial de Sevilla que les libere de la fianza que les impuso la juez Mercedes Alaya por su presunta vinculación en la trama de los EREs falsos.

Guerrero se ha visto incapaz de pagar los 250.000 euros que les exigió Alaya. Por eso, el ex alto cargo de la Junta, que entró en prisión el pasado 10 de marzo, pide la libertad sin fianza. “Mi cliente no puede hacer frente a la cantidad fijada por la jueza”, destacó el abogado de Guerrero, Fernando de Pablo. El letrado argumenta “una cuestión de equilibrio y equidad" entre los distintos imputados en la causa. Alaya dejó en libertad con cargos tanto a los ex directores generales de Trabajo Juan Márquez y Daniel Alberto Rivera como al ex viceconsejero de Empleo Agustín Barberá.

El exdirector general de Trabajo salió de la cárcel el pasado mes de agosto para declarar en la comisión de investigación de los EREs falsos. En su intervención, en la que contestó a muy escasas preguntas de los diputados de los tres partidos políticos, declaró que él no era “ni un putero, ni un drogadicto, sino una persona jovial”. “Me tomo las copas donde me apetece y donde quiero, cosa que también se me cuestiona. He llevado la vida normal de cualquier persona normal”, destacó Guerrero.

También aseguró conocer “el precio de un Gin-tonic” y de un “paquete de Marlboro”, antes de ningunear las declaraciones de su exchófer, Juan Francisco Trujillo, que reconoció ante la juez Mercedes Alaya que habían utilizado dinero del fondo de reptiles dinero para juergas y cocaína. “Yo no voy a estar al pairo de quien me quiera poner a trapo, lo tendrá que demostrar él”, precisó. El exdirector general de Trabajo de la Junta de Andalucía indicó que no sabía si se había gastado “bien o mal” el salario de alto cargo del Gobierno andaluz. “Mi sueldo es lo único que he percibido en 23 años; mi familia no se ha quejado nunca y seguro que no lo he malgastado”.

Trujillo, mientras tanto, imputado por 22 delitos en el caso de las falsas prejubilaciones, reconoce que no tiene ni un euro. “Carece absolutamente de bienes para hacer frente a la fianza de 75.000 euros fijada por la juez Alaya”, destacó Antonio Aguilar, abogado de Trujillo, que en su declaración ante la magistrada reconocía que llegaron a utilizar 25.000 euros mensuales procedentes de ayudas públicas de los desempleados en juergas y en la compra de cocaína.

En un principio la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, en contra del criterio de la juez, estableció una fianza de 150.000 euros. El exconductor de Guerrero, que prestó sus servicios a la Dirección General de Trabajo de la Junta de Andalucía, elevó un escrito el pasado mes de julio en el que solicitaba su puesta en libertad sin fianza. La juez sólo admitió una rebaja a la mitad: si Trujillo quería salir de la cárcel tendría que abonar 75.000 euros.