Es noticia
Menú
La Universidad de Sevilla paga 10 millones por una obra ilegal en plenos recortes
  1. España
  2. Andalucía
LA JUSTICIA TUMBA UN PROYECTO QUE AVALÓ LA JUNTA

La Universidad de Sevilla paga 10 millones por una obra ilegal en plenos recortes

No toda la culpa de los males de la educación universitaria la tienen los recortes. La Universidad de Sevilla tendrá que pagar más de diez

Foto: La Universidad de Sevilla paga 10 millones por una obra ilegal en plenos recortes
La Universidad de Sevilla paga 10 millones por una obra ilegal en plenos recortes

No toda la culpa de los males de la educación universitaria la tienen los recortes. La Universidad de Sevilla tendrá que pagar más de diez millones por una obra ilegal que puso en marcha y mantuvo frente a un rosario de decisiones judiciales, y que finalmente le acaba de tumbar el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Se trata del proyecto de Biblioteca que la Hispalense estaba construyendo en los jardines del Prado de San Sebastián, zona singular y uno de los pulmones de la capital sevillana.

El edificio, una enorme mole que contrasta con el entorno paradisíaco del Prado de San Sebastián, se empezó a construir a partir de un diseño de la arquitecto iraquí Zaha Hadid, y estaba llamado a ser la biblioteca central de la universidad sevillana. Desde el comienzo de las obras, una asociación de vecinos le plantó cara, a pesar de que la Universidad Hispalense contaba con el apoyo decidido del Ayuntamiento socialista de Monteseirín, y de la propia Junta de Andalucía. Tanto es así, que el consistorio sevillano trató de adaptar la normativa al edificio desde su Gerencia de Urbanismo.

Obras, derribo, restauración e indemnización

El coste de este frustrado proyecto puede ser superior a los diez millones de euros. De un lado, lo ya construido ha supuesto casi cinco millones de euros, a lo que hay que sumar el coste del derribo, que tendrá que iniciarse como máximo en un mes de plazo; la restauración del paisaje con el mismo tipo de vegetación que se ha destruido erosionando un entorno de la riqueza de los jardines del Prado de San Sebastián, y a todo ello habrá que sumarle la indemnización que habrá que pagarle a la empresa constructora, que puede elevarse a seis millones de euros.

Entre las razones que el Alto Tribunal andaluz esgrime para cargarse un proyecto al que se le venían poniendo reparos desde que se inició su construcción, está la necesidad de preservar el medio ambiente, un argumento que pone en evidencia a una institución como la universitaria.

El golpe económico que este desliz de la Universidad de Sevilla va a suponer para la institución se produce en unos momentos en los que la Hispalense se está distinguiendo por sus denuncias y protestas frente a los recortes impuestos por el Gobierno central en materia educativa. Desde la Hispalense se ha llegado a proponer incluso boicotear el inicio del próximo curso académico si el Gobierno no da marcha atrás en su política de recortes, de los que se derivarán, entre otras consecuencias, el hecho de que tres mil alumnos puedan perder sus becas para el próximo curso académico.

No toda la culpa de los males de la educación universitaria la tienen los recortes. La Universidad de Sevilla tendrá que pagar más de diez millones por una obra ilegal que puso en marcha y mantuvo frente a un rosario de decisiones judiciales, y que finalmente le acaba de tumbar el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Se trata del proyecto de Biblioteca que la Hispalense estaba construyendo en los jardines del Prado de San Sebastián, zona singular y uno de los pulmones de la capital sevillana.