Es noticia
Menú
Los comunistas quieren que los turistas paguen impuestos por visitar Andalucía
  1. España
  2. Andalucía
EL PC DE SEVILLA PROPONE CUATRO IMPUESTOS MÁS

Los comunistas quieren que los turistas paguen impuestos por visitar Andalucía

Sólo día después de que el consejero de Turismo de la Junta, Rafael Rodríguez, de IU, pidiera un pacto para salvar el sector, los comunistas de

Foto: Los comunistas quieren que los turistas paguen impuestos por visitar Andalucía
Los comunistas quieren que los turistas paguen impuestos por visitar Andalucía

Sólo día después de que el consejero de Turismo de la Junta, Rafael Rodríguez, de IU, pidiera un pacto para salvar el sector, los comunistas de su coalición han planteado que los turistas paguen un impuesto por visitar Andalucía. La propuesta ha sido aprobada por la ejecutiva provincial del Partido Comunista de Sevilla, el sector que más poder tiene dentro de la coalición, y va unida a otros cuatro impuestos más. Con el dinero que se recaude, se quiere evitar el despido de los miles de enchufados de la Administración autonómica, cuyo mantenimiento ha provocado el ajuste en el sueldo de los funcionarios.

Los socios de Griñán en la Junta quieren conseguir una recaudación de 50 millones con un nuevo impuesto sobre estancia en establecimientos turísticos, similar al que se aprobó en Cataluña. La propuesta ha dejado atónitos a los empresarios del sector, que recientemente han mostrado su temor de que la crisis provoque una caída del turismo este verano, sobre todo del nacional.

Además del impuesto a los turistas, los comunistas de la coalición plantean el gravamen de Protección Civil, el canon eólico, un recargo sobre las cuotas mínimas del IAE y sobre los premios del Bingo, además de subidas en los impuestos sobre Patrimonio y en el de Sucesiones y Donaciones. Con todo ello se conseguiría un incremento de ingresos de 145 millones, y se trataría así de utilizar la carga fiscal para mantener la estructura de una Administración pública que cuenta con más de cien empresas, fundaciones y agencias casi todas deficitarias, y en las que se cobijan los más de veinte mil empleados públicos que han sido objeto de la batalla política de los últimos meses.

En una comunidad autónoma cuya carga fiscal está a la cabeza de las españolas, la contradicción no sólo radica en el impuesto al turismo sino en el de la energía eólica. Este sector ha sido emblemático en la política energética de la Junta, hasta el punto de que el Gobierno andaluz criticó duramente la decisión del Ejecutivo de Rajoy de eliminar las subvenciones que recibía, y ahora, los comunistas de IU quieren aumentarle los impuestos.

Más suaves con la corrupción

Este tipo de propuestas tiene como objetivo salvar la cara ante las bases del partido. El sector comunista de IU, el que más poder organizado tiene dentro de la coalición, está asistiendo en las últimas semanas a un fuerte malestar de las bases, y no sólo en lo referente a los fuertes recortes que la Junta va a aplicar para poder asumir el límite de déficit, sino por la “normalidad” con que desde los cargos de la coalición en el Gobierno se asumen las novedades del caso ERE, sobre todo en lo referente a la posible relación de Griñán con el escándalo.

A raíz del atestado de la Guardia Civil, en el que se apunta a que Griñán pudo tener conocimiento del caso cuando era consejero de Economía, el vicepresidente del Gobierno andaluz, Diego Valderas, líder de lU, se ha limitado a decir que espera que el asunto se quede en los cargos medios. En la pasada legislatura, Valderas era más contundente, hablaba de “caiga quien caiga” y no tenía reparos en admitir que Griñán podría pagar las consecuencias, si estaba implicado.

En este mismo sentido, no es gratuito el hecho de que Griñán, con el apoyo de IU, quiera abrir la comisión de investigación sobre los ERE en el Parlamento andaluz este verano, tratando así de que la dispersión propia del estío deje pasar de puntillas un asunto en el que el PP va a pedir la comparecencia del actual presidente y de su antecesor en el cargo, Manuel Chaves.

Sólo día después de que el consejero de Turismo de la Junta, Rafael Rodríguez, de IU, pidiera un pacto para salvar el sector, los comunistas de su coalición han planteado que los turistas paguen un impuesto por visitar Andalucía. La propuesta ha sido aprobada por la ejecutiva provincial del Partido Comunista de Sevilla, el sector que más poder tiene dentro de la coalición, y va unida a otros cuatro impuestos más. Con el dinero que se recaude, se quiere evitar el despido de los miles de enchufados de la Administración autonómica, cuyo mantenimiento ha provocado el ajuste en el sueldo de los funcionarios.