HA REALIZADO 40 ACTOS EN UN AÑO

Las funciones del novio de Aído en la ‘Embajada’ andaluza en Madrid: gastronomía y poesía

Así se las gasta Julián Martínez, novio de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído: su labor en un año consistió en “apoyar y representar” a Andalucía

Foto: Las funciones del novio de Aído en la ‘Embajada’ andaluza en Madrid: gastronomía y poesía
Las funciones del novio de Aído en la ‘Embajada’ andaluza en Madrid: gastronomía y poesía
Así se las gasta Julián Martínez, novio de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído: su labor en un año consistió en “apoyar y representar” a Andalucía en 40 actos. Fitur, jornadas gastronómicas y entregas de premios de poesía se transformaron en el trabajo de este alto cargo del Gobierno andaluz que cobra 42.000 euros anuales (3.000 euros al mes) como delegado de la Junta en la capital de España.

Martínez reconoció que en una comisión del Parlamento andaluz que esta fue su función entre el 25 de noviembre de 2008 y el 17 de diciembre de 2009, aunque aún no ha precisado el volumen de dietas y gastos de viaje que conlleva su cargo. Tampoco ha informado del desglose de las actividades de la ‘Embajada’ andaluza en Madrid.

El novio de la ministra, funcionario del grupo A de la Junta, comanda una sede situada en el Paseo de la Castellana, 15, junto a la Fiscalía General del Estado. En el mismo edificio donde se ubica la sede del Gobierno Griñán también se aloja la Embajada de Finlandia y Qatar. El alquiler cuesta 171.000 euros anuales (14.326,85 euros al mes). “El precio de las oficinas es Madrid es alto”, justificó ayer a El Confidencial un alto cargo del Gobierno andaluz.

La Junta de Andalucía también mantiene una sede en Bruselas. En la capital europea trabajan cinco personas, igual número asalariados (personal laboral) que en Madrid. El desembolso por esta oficina, de unos 200 metros cuadrados, es de 130.493 euros (incluidos seguros y suministros), 40.000 euros anuales inferior al de La Castellana. “No creo que sea un gasto excesivo, ni desproporcionado. Lo que sí crearía controversia es que Andalucía no tuviera una sede representativa en Madrid y Bruselas”, destacaron a este diario fuentes de la Junta, que a finales de los noventa intentó una permuta con el Ministerio de Hacienda para que le concediera como sede institucional en la capital un palacete de la calle Zurbano.

El Gobierno andaluz intenta demostrar que Martínez es un empleado nada ocioso. “Tiene una cantidad de trabajo enorme. Se encarga de coordinar la agenda de los consejeros que viajan a Madrid y de las relaciones con el Gobierno Central”. También cuentan fuentes de la Administración socialista andaluza que la intención es “endiñarle” a Bibiana Aído. “Se utiliza lo personal para atacarla. Este tema no está en el debate político”.

Aguirre contra Aído

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, sí aceptó el rifirrafe político. Contestó Aguirre a las críticas de Aído sobre la desaparición del Consejo Asesor del Observatorio contra la Violencia de Género de Madrid. “Es una reacción para evitar que le pregunten sobre el salario que percibe su pareja de los fondos públicos de Andalucía”.

Teresa Ruiz, diputada del Partido Popular en el Parlamento andaluz, tachó ayer de “despilfarro y enchufismo” la ‘Embajada’ madrileña de la Junta de Andalucía. “Tampoco tienen una página web, ni se sabe el cauce de participación de los andaluces”, criticó Ruiz a El Confidencial.

Aído mantiene una relación estrecha con esta oficina del Gobierno andaluz. Su anterior jefe de Gabinete, José Antonio Espejo Gutiérrez, ex director general de Promoción Turística del Ejecutivo socialista, fue nombrado por la ministra en septiembre de 2008. Hasta ese momento trabajaba en esta delegación de la Junta.

Espejo ejerce ahora como coordinador de la Secretaría de Política Internacional y Cooperación a las órdenes de Elena Valenciano. ”Espejo siempre tuvo una conexión perfecta con el PSOE de Madrid. Es muy político”, relatan fuentes socialistas.

El primer responsable de la oficina fue Juan Lobato, actual vicepresidente de Greenpeace España. “Andalucía necesitaba inversiones en ese momento y teníamos muchas dificultades en la relación con los Ministerios con el Gobierno de José María Aznar. Se trataba de captar inversiones españoles y extranjeras”, cuenta Lobato a este diario.

El directivo de la ONG considera una “insignificancia” el sueldo de 3.000 euros mensuales de este cargo de la Junta. Sus homólogos de Cataluña y Galicia ganan el doble. “Ese puesto debería contar con una mejor retribución”.

Lo que sí admite Lobato es la lentitud burocrática de la Administración andaluza que arruina inversiones en la comunidad. “Hay que poner en marcha procedimientos más ágiles para no perder inversiones”, remata.
Andalucía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
203 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios