Es noticia
Menú
Interior apela a la relación con Marruecos para justificar su actuación en Melilla
  1. España
La respuesta de Gabilondo, íntegra

Interior apela a la relación con Marruecos para justificar su actuación en Melilla

El Defensor del Pueblo eleva a Marlaska sus reproches sobre las devoluciones en caliente el día de la tragedia y agrava el pulso con el ministerio: “No se alcanza a entender la relación que pudiera tener”

Foto: El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE/Mariscal)
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE/Mariscal)

El Ministerio del Interior apela a sus relaciones con Marruecos para argumentar por qué rechazó en la frontera a 470 migrantes el día de la tragedia de Melilla. Así lo recoge el Defensor del Pueblo en un duro escrito de respuesta al que ha tenido acceso íntegro El Confidencial y que supone un paso más en el enfrentamiento que mantienen ambas instituciones a cuenta de la catástrofe del pasado 24 de junio. La institución que preside el socialista Ángel Gabilondo rechaza el argumento de Interior y denuncia que no ha aceptado ninguna de sus recomendaciones tras lo sucedido en la valla donde murieron decenas de personas. Es por ello que ha decidido elevarlas en persona al ministro Fernando Grande-Marlaska.

No se alcanza a comprender la relación que pudiera tener el principio de no devolución con el mantenimiento de relaciones diplomáticas por parte de España y la Unión Europea con Marruecos. De hecho, se mantienen relaciones diplomáticas con los países que mayor número de solicitantes y beneficios de protección internacional son acogidos en España. Tales como Colombia, Venezuela, Honduras y el propio Marruecos”, replica el Defensor del Pueblo, para cuestionar la actuación y la explicaciones de las fuerzas de seguridad en el puesto fronterizo de la ciudad autónoma.

Foto: Una nueva investigación acusa a Marlaska de mentir con Melilla: hubo muertos en España.

Este documento lleva fecha del pasado lunes y es el último intercambio después de una serie de comunicaciones que empezaron con la Secretaría de Estado de Seguridad tres días después la tragedia. Decenas de personas murieron aquel día en Melilla tratando de acceder a España. En octubre, el Defensor formuló al ministerio una serie de recomendaciones y la Secretaría de Estado contestó a ellas el 10 de noviembre negativamente. “Se comprueba que las citadas resoluciones no han sido aceptadas. A juicio de esta institución, las razones expuestas para su no aceptación no son suficientes”, protesta el escrito firmado por Gabilondo.

Interior: "Marruecos es un país soberano con el que España y la UE mantienen relaciones"

Uno de los puntos que censuró el Defensor fue la devolución de casi medio millar de subsaharianos aquel día sin cumplir los procedimientos legales. Son las llamadas devoluciones en caliente o rechazos en frontera, aprobados en su día por el PP y avalados por una sentencia del Tribunal Constitucional en 2020. Según recoge el Defensor en su escrito, la Secretaría de Estado de Seguridad dice que, “en referencia al principio de no devolución, Marruecos es un país soberano con el que tanto España como la Unión Europea mantienen relaciones diplomáticas”.

Se dirige a Marlaska

En vista del nulo entendimiento con la Secretaría de Estado de Seguridad, Gabilondo se dirige directamente al máximo responsable del ministerio, asediado en el plano político por toda la oposición. Los grupos parlamentarios le acusan de mentir sobre lo que pasó en Melilla y piden su dimisión. “Se ha estimado necesario elevar a usted el contenido de las resoluciones remitidas a la Secretaría de Estado de Seguridad el pasado 14 de octubre, así como las consideraciones más arriba formuladas, como máxima autoridad de ese departamento, al objeto de que se consideren”.

Esas consideraciones formuladas evidencian la falta de entendimiento en más aspectos de lo sucedido en Melilla. Cuando se produjo la tragedia, España y Marruecos habían dejado atrás meses de crisis diplomática con el inicio de una nueva fase de relaciones. Este acuerdo tenía como punto fundamental el control de los flujos migratorios. El 24 de junio, en Melilla, no solo se devolvieron en caliente a 470 migrantes, sino que también se produjo una avalancha que cayó sobre suelo español. Decenas de cuerpos quedaron apilados y hay imágenes de gendarmes marroquíes arrastrando cuerpos a su territorio. También hay testimonios de supervivientes que afirman que hubo migrantes que murieron en suelo español. Interior lo niega. El ministro y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, elogiaron el proceder de Marruecos.

Gabilondo: "No se dispone de una secuencia completa de lo sucedido"

Uno de los comentarios del Defensor del Pueblo tiene que ver con las imágenes que hay de ese momento. Acepta el argumento del ministerio sobre los cortes en las grabaciones de la Guardia Civil, pero reitera su preocupación por “la imposibilidad de supervisar la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado durante el incidente, ya que no se dispone de una secuencia completa de lo sucedido”. "Se aprecia que un número indeterminado de personas se amontonaban en el vallado fronterizo, varias de ellas aplastadas unas contra otras", añade, al tiempo que recuerda que se ve cómo agentes de la Guardia Civil lanzaron piedras a las personas extranjeras, que previamente se las habían lanzado a ellos. Por ello pide a Interior que revise sus protocolos de actuación.

Foto: Premios de la fundación Víctimas del Terrorismo.

“Tiene que estar prevista por la Administración —dice Gabilondo— la atención de las personas extranjeras acorde con los derechos humanos y los valores propios de un Estado social y democrático de derecho, garantizando, entre otras cuestiones, la vida, la integridad y la atención sanitaria”. Según dice el escrito, la Secretaría de Estado contestó que a quienes saltan la valla “no le son aplicables las garantías constitucionales” salvo “el respeto a la dignidad personal”. Pero el Defensor tampoco está de acuerdo con este argumento: “Parecería que las personas que intentan superar los elementos de contención fronteriza no disponen de derechos fundamentales (...) la dignidad personal supone una serie de derechos inherentes”.

El texto acusa a Interior de atribuir al Tribunal Constitucional unas tesis que no incluyó en su sentencia, sino que forman parte de las alegaciones que realizó la Abogacía del Estado. La institución que preside Gabilondo sostiene que, dos años después de la publicación de esa sentencia, “se ha de desarrollar sin más demora” un procedimiento que regule el rechazo en frontera con control judicial. A su entender, el puesto fronterizo de Beni Enzar, la embajada o los consulados no están siendo una opción real para los migrantes que quieren pedir protección.

El Ministerio del Interior aprecia aspectos positivos en la carta de Gabilondo. Fuentes de Interior destacan que no realice "queja ni observación alguna sobre el despliegue realizado por la Guardia Civil para la contención de las personas que trataban de entrar en España, especialmente en lo relativo a la no existencia de personas fallecidas en territorio nacional o al auxilio de aquellos migrantes que se encontraban al alcance de los agentes". También valora que el Defensor del Pueblo reconozca que tenía a su disposición la totalidad de los archivos de vídeos que fueron captados por los medios de la Guardia Civil. En lo referente a las divergencias técnicas sobre los preceptos a aplicar para los rechazos en frontera, el Ministerio del Interior dice que "muestra su disposición a estudiar en profundidad las aportaciones" del Defensor del Pueblo.

El Ministerio del Interior apela a sus relaciones con Marruecos para argumentar por qué rechazó en la frontera a 470 migrantes el día de la tragedia de Melilla. Así lo recoge el Defensor del Pueblo en un duro escrito de respuesta al que ha tenido acceso íntegro El Confidencial y que supone un paso más en el enfrentamiento que mantienen ambas instituciones a cuenta de la catástrofe del pasado 24 de junio. La institución que preside el socialista Ángel Gabilondo rechaza el argumento de Interior y denuncia que no ha aceptado ninguna de sus recomendaciones tras lo sucedido en la valla donde murieron decenas de personas. Es por ello que ha decidido elevarlas en persona al ministro Fernando Grande-Marlaska.

Melilla
El redactor recomienda