Es noticia
Menú
Un 'First dates' de diputados con científicos: "No supe que era de Vox hasta que la conocí"
  1. España
INICIATIVA PIONERA DEL CONGRESO

Un 'First dates' de diputados con científicos: "No supe que era de Vox hasta que la conocí"

Un nuevo programa empareja a parlamentarios de todos los partidos con científicos durante una semana. A los investigadores no se les revela quién es su 'match' para no condicionarlos

Foto: Flor Álvarez Taboada y Mireia Borrás en los pasillos del Congreso. (Cedida)
Flor Álvarez Taboada y Mireia Borrás en los pasillos del Congreso. (Cedida)

Este mes, Flor Álvarez Taboada, profesora de Ingeniería en la Universidad de León, acudió a Madrid para una cita a ciegas con un diputado del Congreso de los Diputados. Meses atrás, en julio, le mandaron un correo contándoles acerca de la creación de una nueva oficina científico-técnica en el Parlamento, que se encargaría de asesorar a sus señorías en temas de investigación o innovación, y que, además, preparaba un pionero programa de emparejamientos llamado Semana C, realizado en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

"La idea del emparejamiento es que nosotros les contásemos lo que se hacía en ciencia, que les contásemos nuestro trabajo y que ellos nos contasen a nosotros el suyo", dice Álvarez Taboada. "Considero que la transferencia de investigación y de lo que se hace en la universidad no solo debe hacerse a la empresa o a la sociedad, también es clave hacerla a los políticos para que la ciencia pueda desarrollarse".

Foto: Cientos de personas piden la ley trans ya para luchar "contra el fascismo".

Una vez seleccionada, tendrían la oportunidad de pasar una semana conociendo a un miembro del Congreso. De esta forma, los políticos podrían comprobar de primera mano cómo se hace la ciencia en nuestro país y las necesidades que tienen los investigadores. Ellos, por su parte, tendrían acceso al día a día de los diputados, más allá de los titulares y las intervenciones en los telediarios, y comprobarían cómo se legisla en áreas que les tocan muy de cerca.

Nunca le dijeron quién iba a ser su emparejamiento. Para su sorpresa, no resultó ser un hombre encorbatado de mediana edad, sino una chica joven. Más concretamente, Mireia Borrás, diputada de Vox. Borrás fue invitada al programa por la Oficina de Ciencia y Tecnología del Congreso en su condición de portavoz de Ciencia e Innovación del partido verde. "Pero, aunque no hubiese sido la portavoz, me habría encantado participar igualmente", confiesa.

placeholder

"Yo llegué allí y no me dijeron con quién tenía el emparejamiento", recuerda la ingeniera. "No nos lo quisieron decir porque no querían que fuésemos con prejuicios; desde la oficina nos incidieron mucho en que nuestro papel no era otro que tender puentes entre la política y la ciencia, todos tenemos nuestras filias o fobias, pero ahí estábamos como científicos y había que dejar eso a un lado".

Quedaron lunes, miércoles y jueves. Borrás llevó a Álvarez de acompañante a alguna de las comisiones en las que participó.

"Desde Vox hace unos meses lanzamos una proposición no de ley para crear esta oficina científico-técnica precisamente con la misma finalidad: acercar la ciencia a los políticos, que a veces parece que siempre vamos un paso por detrás", explica Borrás. En realidad, la propuesta viene de más atrás. Fue en la primavera de 2020 cuando el partido de Abascal lo puso sobre la mesa. En aquel entonces estábamos en pleno confinamiento y con la polémica de los comités que decidían sobre las normas a seguir. La idea de esta propuesta era que fuera una oficina con profesionales contrastados y alejados de cualquier partido político los que informaran al Gobierno a la hora de tomar estas decisiones. "No es solo entender cómo funciona el ecosistema científico y de innovación", añade la diputada, "sino nutrirse de esa evidencia científica que nos permita legislar lo más rigurosamente posible".

Álvarez Taboada investiga en las posibilidades que las imágenes por satélite o vehículos aéreos no tripulados pueden tener para la monitorización de la calidad del agua o la salud de los bosques. Nada más conocerse, Borrás le preguntó si diferentes especies de árboles podían capturar más o menos dióxido de carbono. En general, la investigadora descubrió todo un mundo en aquellos pasillos. Los políticos que habitualmente vemos enfrentados en las sesiones parlamentarias resultaban mucho más cordiales en las distancias cortas, y también más preparados. "Todos nos vamos con una visión más diferente que la que teníamos, y mucho más positiva", confirma.

"Para que la gente entienda los prejuicios que tenemos", dice Álvarez Taboada. Uno de los días acompañó a su nueva amiga a una sesión con expertos sobre hidrógeno verde. "Allí estaba la gente que más sabe del tema: el director del centro nacional que está en Puertollano, el representante de la Agencia Internacional de la Energía en España... Todos primeros espadas". Frente a ellos estaban los diputados encargados de asuntos de Transición Ecológica o Energía.

"Intenté adivinar de qué partido era cada diputado y me equivoqué estrepitosamente"

"Tras sus intervenciones se pusieron los diputados a hacer preguntas, vi que todos estaban tomando muchísimas notas y me quedé impresionada por el nivel técnico que manejaban los diputados. Entonces, hice un ejercicio que debería hacer mucha gente: intentar adivinar de qué partido era cada uno", explica. "Me equivoqué estrepitosamente y solo acerté uno, que por el acento vasco que tenía me dio más pistas".

Para la diputada de Vox, "ha sido muy bonito conocerla y poder intercambiar conocimientos, muy gratificante", pero, además, espera que la iniciativa aporte calidad a las intervenciones parlamentarias de todos los partidos. "La idea es que estos científicos nos puedan ayudar, y, si ellos no tienen las respuestas, que nos pongan en contacto con quienes puedan tenerlas".

Así comenzó esta inesperada amistad que ahora amenaza con prolongarse más allá de los límites del programa. Como en toda relación, lo primero es ponerse cara, luego presentar a sus amigos... ahora ambas planean cuándo volver a verse. La científica, de hecho, la ha invitado a visitar Ponferrada, el lugar donde trabaja, en cuanto haya ocasión.

Científicos ❤ Políticos

No fueron la única pareja en este particular baile de citas a ciegas. Aquella semana por los pasillos del Congreso se pudo ver a Isabel Márquez, investigadora en Física Extragaláctica del Instituto Astronómico de Andalucía, con Pedro Navarro del Partido Popular; Miguel Ángel Presno, catedrático en Derecho Constitucional de la Universidad de Oviedo, seguro que tuvo temas de conversación con su emparejamiento, Javier Alfonso del PSOE; María Crespo, catedrática en Psicología Clínica de la Universidad Complutense, con Isidro Martínez, diputado asturiano del Grupo Mixto; Alba Paños, profesora en Derecho Civil de la Universidad de Almería, con Juan Ignacio López-Bas de Cs; Juan Diego Ramos, profesor de Enfermería en la Universidad de Huelva, se encontró con José Luis Bueno de Unidas Podemos; Asier Mañas, investigador en Ciencias del Deporte en la UCLM, estuvo con Joan Margall de ERC; Andrés Alba, ingeniero en Biomateriales de la Universidad Politécnica de Valencia, fue emparejado con Iñaki Ruiz de Pinedo, diputado de Bildu; Gemma Álvarez, profesora en Gestión Pública en la Universidad de Barcelona, se vio con Josune Gorospe del PNV, y, por último, José Miguel Campos, del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica del CSIC, tuvo su cita con el valenciano Joan Baldoví.

Este mes, Flor Álvarez Taboada, profesora de Ingeniería en la Universidad de León, acudió a Madrid para una cita a ciegas con un diputado del Congreso de los Diputados. Meses atrás, en julio, le mandaron un correo contándoles acerca de la creación de una nueva oficina científico-técnica en el Parlamento, que se encargaría de asesorar a sus señorías en temas de investigación o innovación, y que, además, preparaba un pionero programa de emparejamientos llamado Semana C, realizado en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

Ciencia